OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 23 de abril de 2008 - 13:21 GMT
Francia: huelga de indocumentados
Daniela Fernandes
BBC, París

Café parisino
Los empleadores dicen que falta mano de obra en el sector de servicios.

En Francia, varios restorantes y empresas de limpieza se hallan paralizados a raíz de una huelga de inmigrantes indocumentados que piden una regularización de su estatus legal en el país.

Según la Confederación General de Trabajadores de Francia, la CGT, el movimiento ya reúne cerca de 500 huelguistas en más de 20 empresas de París y la periferia capitalina.

La mayoría de los huelguistas proviene de África y muchos aseguran que trabajan en varios empleos y que, incluso, pagan impuestos.

Algunos afirman que sus empleadores no sólo están al corriente de su situación, sino que hasta se aprovechan para pagar salarios bastante inferiores al mínimo legal francés, que es de poco más de 8,5 euros por hora.

Según las denuncias, el salario de un inmigrante en situación irregular podría alcanzar niveles tan bajos como de los 3,8 euros por hora.

Empleadores

Por su parte, los empleadores alegan que los inmigrantes utilizan documentos falsos para fingir que tienen regularizada su situación en Francia.

La contratación de personas sin permiso de trabajo les puede significar costosas multas a las empresas.

Éstas deben verificar junto a Seguridad Pública la autenticidad de las tarjetas de residencia de los trabajadores extranjeros.

Las estadísticas no oficiales indican que la gran mayoría de las centenas de miles de indocumentados que viven en Francia, ejerce una actividad profesional regular.

Brazos caídos

La huelga se ha extendido a lo largo de quince barrios periféricos de París. En Val-de- Marne, decenas de trabajadores se tomaron las instalaciones de la Federación de Empresas de Limpieza.

En el restaurante Chez Papa, de un elegante barrio parisino, dieciséis huelguistas ocupan el local desde la semana pasada. Hace pocos días, un café de Neuilly-sur- Seine, suburbio de clase alta donde el presidente Nicolás Sarkozy fue alcalde por diecinueve años, cerró definitivamente a causa de la paralización.

Los huelguistas han ido ganando apoyo por parte de organizaciones defensoras de los derechos humanos, de partidos de izquierda y hasta de grupos patronales.

De hecho, dos sindicatos del sector de hotelería y de restorantes pedirán la regularización de los inmigrantes y aducirán que falta mano de obra en estas actividades.

Un decreto de gobierno, dado a conocer a principios de este año, anticipa la regularización de trabajadores donde falte mano de obra "de manera excepcional", lo que incluye construcción, limpieza y restoranes.



NOTAS RELACIONADAS
Sarkozy al "rescate" de los suburbios
08 02 08 |  Internacional
Francia evalúa impacto de disturbios
28 11 07 |  Internacional
Política y ADN: coctel a la francesa
04 10 07 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen