OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 28 de marzo de 2008 - 22:18 GMT
Hillary abajo, Obama arriba
Lourdes Heredia
Lourdes Heredia
BBC Mundo, Washington

Hillary Clinton
Sus declaraciones sobre el peligro que pasó en Bosnia perjudicaron la campaña de Clinton.

Por la boca muere el pez. Ésta es la lección que la aspirante demócrata a la presidencia Hillary Clinton tendrá que recordar al finalizar una dura semana para ella, que marcará lo que queda de la contienda electoral.

Según los últimos sondeos, la imagen de la senadora de Nueva York cayó fuertemente, mientras que su contrincante Barack Obama logró superar la crisis relacionada con su ex pastor Jeremiah Wright sin muchos rasguños.

Una encuesta publicada por NBC/Wall Street Journal a mediados de la semana dice que son más los electores que tienen una percepción negativa de la ex primera dama, que positiva.

Sólo el 37% de los posibles votantes tiene una buena opinión de Clinton, mientras que el 48% la ve con malos ojos.

Los datos contrastan con un sondeo de principios de marzo, cuando el 51% de los entrevistados dijo tener una opinión favorable de la senadora.

Bosnia

Uno de los factores que han hecho mella en su imagen fueron sus declaraciones sobre el supuesto peligro que, según ella, experimentó en Bosnia durante un viaje en 1996.

Casa Blanca
La incógnita es si los superdelegados seguirán el voto popular que favorece a Obama.
"Aterrizamos bajo el fuego de francotiradores; no hubo ceremonia de recepción y nos hicieron correr hacia nuestros vehículos", aseguró como muestra de su "experiencia" en conflictos internacionales cuando vivía en la Casa Blanca con su esposo, el entonces presidente Bill Clinton.

Las imágenes de la época, repetidas sin cesar por todas las cadenas de televisión, muestran que no hubo tal balacera. Por el contrario, Hillary Clinton y su hija Chelsea fueron recibidas por una niña.

Ni las excusas de la ex primera dama sobre los "errores que todos cometemos" lograron convencer a los críticos que piensan que este episodio demuestra que su experiencia es una exageración.

Obama y Wright

Según la misma encuesta, la imagen de Obama entre los electores está menos dañada y el 49% tiene una percepción positiva, frente al 32% negativa.

El senador de Illinois demostró que podía hacer frente a tal tipo de escándalos y en lugar de perjudicarlo, parece que este episodio lo fortaleció en la carrera contra Clinton
Para la campaña de Clinton, lo más frustrante debe ser que el escándalo por las declaraciones polémicas y racistas del reverendo Wright perjudicaron poco a Obama.

El episodio de Wright fue uno de los que causó más interés durante toda la campaña.

Se especuló sobre el "fin" del apoyo de los blancos a Obama después de que Wright, su pastor por más de dos décadas, hablara crudamente de discriminación y odio.

Pese al mal momento, el senador de Illinois demostró que podía hacer frente a tal tipo de escándalos y en lugar de perjudicarlo, parece que este episodio lo fortaleció en la carrera contra Clinton.

Tras un discurso donde habló claramente sobre las tensiones raciales, el 32% de los encuestados expresó que Obama "trató eficientemente la cuestión".

Frente a McCain

Además de la imagen, tanto Clinton como Obama siguen empatados en su batalla hacia la Casa Blanca.

Barack Obama
Según los sondeos, Obama tiene más posibilidades de ganarle a McCain.

La encuesta de esta semana mostró que los dos aspirantes a la candidatura presidencial demócrata cuentan con el respaldo del 45% de los votantes demócratas registrados.

Es evidente que ambos tienen un fuerte apoyo, pero para muchos lo importante es saber quién de ellos, Obama o Clinton, le podría ganar al candidato republicano John McCain, en noviembre.

En este sentido, la ex primera dama está por debajo del senador en sus aspiraciones.

Según la encuesta de NBC-Wall Street Journal, Obama podría derrotar a McCain (44% vs. 42%), mientras que Clinton no lo lograría, con sólo el 44% de intención de voto frente al 46% del aspirante republicano.

Superdelegados

De todos modos, nada está escrito sobre piedra.

Faltan diez elecciones primarias en distintos estados, pero la última palabra la tendrán los "superdelegados", los miembros privilegiados del Partido Demócrata que tendrán que elegir al ganador.

La cuestión es si los superdelegados seguirán el voto popular, que favorece a Obama con un estrecho margen o si apoyarán a Clinton.

Si las cosas siguen como van, Obama tiene una gran posibilidad de lograr el apoyo final de los superdelegados, de la misma forma que ya lo respaldó su ex rival por la candidatura presidencial demócrata, el gobernador de Nuevo México Bill Richardson.

Además, por ahora cuenta con una victoria moral al demostrar transparencia cuando dio a conocer su declaración patrimonial, algo que Hillary Clinton todavía no ha hecho.



NOTAS RELACIONADAS
Clinton: críticas por anécdota bosnia
25 03 08 |  Internacional
Richardson apoya a Obama
21 03 08 |  Internacional
Michigan no tendrá nueva elección
21 03 08 |  Internacional
Demócratas en Florida: no a primarias
18 03 08 |  Internacional
Proponen nuevas primarias en Florida
13 03 08 |  Internacional
Obama ganó en Mississippi
12 03 08 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen