Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 26 de febrero de 2008 - 03:53 GMT
Zapatero vs. Rajoy: ¿quién miente?
Redacción BBC Mundo

José Luis Rodríguez Zapatero (izq.) se da la mano con Mariano Rajoy
Los candidatos prefirieron protegerse con acusaciones de errores del pasado.

En el primer debate presidencial en España en 15 años, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, candidatos por el Partido Socialista (PSOE) y el Partido Popular (PP), se tildaron de mentirosos, prefirieron protegerse con acusaciones de errores del pasado y dejaron poco espacio para el futuro.

Más de trece millones de personas siguieron el debate televisado que, según diferentes encuentas realizadas por diarios como El País y cadenas de televisión, ganó Rodríguez Zapatero, aunque los márgenes varían.

En un estudio de televisión en que hasta el más mínimo detalle estaba pactado -desde los minutos de intervención hasta los planos que deberían tomarse de los aspirantes a La Moncloa- Zapatero y Rajoy fueron fieles al discurso acusatorio que los ha caracterizado durante la última legislatura.

Desde el banquillo de la oposición, el líder del PP definió la política antiterrorista de los socialistas como un "fracaso importante", al mismo tiempo que acusó al Presidente de Gobierno de España de haber "complicado las cosas" con el proceso de regularización de inmigrantes durante los dos primeros años de su mandato.

"Orden y control"

En cuanto al tema de la inmigración, Rajoy ofreció unos datos que mostraban que España había recibido en 2005 a unos 700.000 extranjeros, "más de 670.000 que Francia, Alemania y el Reino Unido juntos".

Pero no aclaró si se trataba de extranjeros regularizados en el continente europeo o de estimaciones de inmigrantes sin los permisos debidos de residencia y trabajo.

"He propuesto prohibir la regularización masiva por ley, el contrato de integración, la igualdad de derechos, oportunidades y obligaciones", advirtió Mariano Rajoy.

"Aquí hay que poner orden y control, que es lo que no quiere hacer", sentenció el líder del PP.

Zapatero sólo se limitó a recordarle que, cuando llegó al gobierno, había 700.000 extranjeros sin permiso de trabajo ganando dinero en España.

Inmigrantes que ahora cuentan con un documento de identificación, están registrados en la seguridad social y pagan impuestos.

Aún cuando Rajoy continuó mostrándole cifras que vinculan a la inmigración con la delincuencia, el líder del partido oficialista decidió torearlo con temas como educación y política social.

El duelo sobre ETA

En cuanto a la política antiterrorista llevada a cabo por el gobierno de Zapatero, que a mediados de su mandato inició un proceso de paz que terminó con el atentado al aeropuerto de Barajas, en Madrid, Rajoy no dio sorpresas en su discurso.

Un hombre mira el debate por televisión el 25 de febrero
Unas 12 millones de personas miraron el debate del lunes.

"Lo que hizo usted fue una frivolidad que benefició a los terroristas y perjudicó a los demás", le increpó el líder del PP.

Reproches que Zapatero rebatió al acusar a Rajoy de utilizar el terrorismo con fines partidistas, al mismo tiempo que le recordó que fue el ex presidente del PP, José María Aznar, quien definió en su momento a ETA como "Movimiento de Liberación Nacional Vasco".

"No hay ningún gobierno que se haya atrevido a decir de ETA que es un movimiento, no un grupo terrorista", puntualizó el líder socialista.

Rajoy tuvo sus dos minutos para refutar la intervención de su contrincante y lo hizo para acusarle de haber mentido al país sobre las negociaciones con ETA.

"Ha mentido, ha engañado, ha faltado a la verdad, pero en infinidad de ocasiones", le recriminó.

Es la economía

En el aspecto económico tampoco hubo tregua de parte de los candidatos a la presidencia del gobierno español.

Aquí hay que poner orden y control, que es lo que no quiere hacer
Mariano Rajoy, candidato del PP

Mientras Rajoy tildaba a Zapatero de hacer "demagogia", el líder socialista acusaba a su contrario de no haberse interesado por la economía durante los cuatro años que está sentado en el banquillo opositor, tiempo en que centró su discurso en ETA.

Pero Rajoy no se quedó callado y acusó a Zapatero de haber tenido una actitud impasible ante la falta de poder adquisitivo de los ciudadanos.

El Presidente de Gobierno le devolvió el balón al reprocharle al líder del PP su rechazo a las cifras del gobierno que muestran que España ha tenido un crecimiento económico y de empleo superior al de los ocho países industrializados.

El líder del PP atribuyó esos beneficios a la labor realizada por el gobierno anterior, en el que pasó por varios ministerios, entre ellos el del Interior. Sin embargo, ahora -según Rajoy- la economía está parada y habrá que "darle cuerda".

Zapatero, quien prefirió calificar la situación económica actual de "desaceleración" y "recesión económica mundial", zanjó el tema de la economía con otra metáfora:

"Los relojes van a pila y nosotros hemos cargado las pilas de la economía".

NOTAS RELACIONADAS
España: en sus marcas, listos...
20 02 08 |  Internacional
Inmigración: Rajoy promete mano firme
07 02 08 |  Internacional
España, en contienda electoral
14 01 08 |  Internacional
Inmigrantes exigen el voto en España
26 04 07 |  Internacional
España: el poder de extranjeros
25 05 07 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen