Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 4 de febrero de 2008 - 17:32 GMT
La pesadilla se hizo realidad en Dimona
Jana Beris
Jana Beris
Dimona

Especialistas en explosivos revisan el cuerpo de uno de los atacantes en Dimona
El atentado en Dimona pone en duda la continuación de las conversaciones por la paz.
"¿Annapolis? Hoy no hay ningún lugar del mundo más lejos de Dimona, que Annapolis".

Así responde Galit Cohen, de 25 años, cuando se le pregunta si considera que lo anunciado en la cumbre auspiciada por Estados Unidos hace escasos dos meses sobre la reanudación del proceso de paz entre israelíes y palestinos, está totalmente perdido o todavía tiene probabilidades de prosperar.

Luego calla unos segundos. Me toma de la mano -como para acercarme más a un sitio al que la barrera policial no permite llegar-, extiende el brazo derecho, señala y dice: "Yo creo que ahí, donde explotó hace un rato la bomba, murió Annapolis".

Pocas horas antes, un palestino había detonado la carga de explosivos que llevaba ocultos sobre su cuerpo, matando a una mujer, hiriendo a otros 11 civiles -uno de ellos de gravedad- y muriendo él mismo al instante.

Otra treintena de personas llego al hospital Soroka de la ciudad de Beer Sheva en distintos grados de estado de conmoción.

El segundo, abatido

Mapa de la región

Cuando Moshé Malka, de 37 años, oyó la explosión desde su oficina, a unas pocas decenas de metros del viejo centro comercial de la ciudad, corrió sin pensar mucho qué podría haber pasado.

Al llegar al escenario del atentado y ver una cabeza separada de un cuerpo, además de órganos mutilados cuya descripción resulta difícil repetir, estaba decidido a ayudar.

Pero al abrir junto a la enfermera Hodaia Cohen el abrigo del hombre que le pareció peor herido, se horrorizó con lo que vio.

"Ahí estaba, el cinturón explosivo, escondido bajo su saco beige", dijo a la BBC. "Grité a todos que corrieran, que había otra bomba".

Y fue el capitán Kobi Mor quien dio muerte al segundo suicida al verle, aunque herido, intentar mover la mano hacia el cinturón explosivo para activarlo.

"Al principio pensé que eran temblores naturales, pero luego vi que intentaba detonar la carga y le disparé varios tiros", dijo.

Una pesadilla que se hizo realidad

Nunca, hasta ahora, había habido un atentado en Dimona. A pesar de ello, nadie hablaba aquí de sorpresa.

Funerales de uno de los líderes del Comité de Resistencia Popular, abatido por fuerzas israelíes en Beit Lahia
Horas después del atentado en Dimona, las redadas israelíes se cobraron una nueva víctima.

"En las últimas semanas teníamos claras instrucciones de estar preparados para cualquier eventualidad; que las ambulancias estuvieran llenas, porque había alerta en la zona", dijo el sub Jefe del Maguen David Adom (Estrella de David Roja) en la zona del Neguev, en el sur de Israel.

"Y se confirmó lo que se suponía. Temíamos que el miedo se convirtiera en realidad y lamentablemente, así fue".

En una rueda de prensa convocada por los Comités de Resistencia Popular y los Mártires de Al-Aksa en la Franja de Gaza, quedó confirmado lo que era desde hace aproximadamente dos semanas el temor de Israel: que radicales armados salidos de Gaza hacia Egipto por la frontera volada hace dos semanas, se infiltraran a Israel para perpetrar atentados en el sur del país.

"Es una frontera compleja, de unos 100 kms de largo, y no hay cerca -ni esta claro si habrá o cuándo se concretaran los planes al respecto", dijo a la BBC Shlomo Dror, portavoz del ministerio de Defensa de Israel.

¿Culpa de quién?

Esta parte del sur de Israel -que no linda con la Franja de Gaza sino que está más "tierra adentro"-, ha estado mucho mas alejada de las alertas de seguridad que otras partes del país.

Los propios palestinos dijeron en Gaza que esto estaba planeado hace más de un mes y que simplemente aprovecharon la oportunidad de la frontera abierta
Arie Mekel

Pero en las últimas semanas, a raíz de los eventos en la frontera entre Gaza y el vecino Egipto, era justamente aquí que se concentraba la mayor preocupación.

En conversación con el portavoz de la cancillería israelí Arie Mekel, preguntamos si acaso el atentado en Dimona deriva concretamente de los sucesos en la zona de Rafah en la frontera o si podría tratarse de una respuesta a los operativos israelíes en la Franja de Gaza.

Mekel fue categórico. "Ante todo, los operativos puntuales en Gaza, son un intento de detener el disparo de cohetes desde allí hacia territorio israelí".

"Pero, de todos modos, los propios palestinos dijeron en Gaza que esto estaba planeado hace más de un mes y que simplemente aprovecharon la oportunidad de la frontera abierta para infiltrar a los suicidas".

"Los propios palestinos lo confirmaron. Salieron por la frontera volada, ya que esa era la oportunidad para cometer un ataque que tenían preparado hace ya más de un mes. Se preparan, esperan la ocasión, y atacan", indicó Mekel.

¿Ahora qué?

Socorristas evacuan a una mujer conmocionada por el atentado en Dimona
Es el primer atentado en más de un año; hace dos semanas, la gente de Gaza "inundó" Egipto.

Mientras los habitantes de Dimona, que vivieron su primer atentado suicida, decían que "está confirmado que nadie es inmune, en ninguna parte de Israel", en el gobierno ya había quienes decían que lo que cuenta ahora es analizar cómo reaccionar.

El vice primer ministro y titular de Industria y Comercio, Eli Yshai -jefe del partido ortodoxo Shas- exhortó a interrumpir de inmediato todo contacto y negociación con los palestinos.

Pero en el ministerio de Relaciones Exteriores de Israel rechazaban de hecho esta opción, aunque sin referirse explícitamente a ella.

"Nuestra política es dual", dijo el portavoz Mekel a la BBC.

"Distinguimos entre el presidente Mahmud Abbas, la Autoridad Palestina, los moderados que quieren negociar y por otro lado, Hamas y los otros grupos terroristas que buscan otra cosa", declaró.

"Con los primeros queremos negociar y seguiremos haciéndolo, buscando una solución, mientras que a los segundos seguiremos combatiéndolos, tratando de eliminarlos".

Los encuentros continúan

Aún así, claro está que resulta difícil en estos momentos -no sólo por el atentado en Dimona sino por toda la escalada y la tensión de las últimas semanas- traducir en un seguimiento práctico y verdadero de lo anunciado en el encuentro de Annapolis a fin de noviembre.

Distinguimos entre el presidente Mahmud Abbas, la Autoridad Palestina, los moderados que quieren negociar y por otro lado, Hamas y los otros grupos terroristas que buscan otra cosa
Arie Mekel

A pesar de ello, Mekel sostiene que "está claro que hay problemas, y no es que ya estemos llegando a un acuerdo, pero los encuentros continúan sin interrupción, abordando los temas de fondo entre las partes, para poder avanzar".

Pero fuentes allegadas a partes de la cúpula de gobierno -que piden explícitamente no ser identificadas- comentan que "Annapolis fue una puesta en escena para fortalecer a Abbas, sin que nadie crea que realmente se puede llegar ahora a un acuerdo o que él puede garantizar el cumplimiento del lado palestino".

El atentado en Dimona complica más aún la situación al confirmar temores y sospechas, y no es pues el primer eslabón complejo en la cadena.

La crisis, de hecho, comenzó mucho antes y nada indica que esté por terminar.



NOTAS RELACIONADAS
Atentado suicida en Israel
04 02 08 |  Internacional
Israelíes "matan a libanés"
04 02 08 |  Internacional
Egipto selló frontera con Gaza
03 02 08 |  Internacional
Israel levantó bloqueo a Gaza
22 01 08 |  Internacional
M. Oriente: segundo día de violencia
16 01 08 |  Internacional
Muerte en el kibutz de joven ecuatoriano
15 01 08 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen