Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 25 de enero de 2008 - 21:04 GMT
A la conquista del voto afroamericano
Lourdes Heredia
Lourdes Heredia
BBC Mundo, Carolina del Sur

Carolina del Sur es el escenario de la siguiente batalla de los aspirantes demócratas para conseguir la nominación oficial de su partido. Al igual que los latinos jugaron un factor importante en Nevada, en este estado la comunidad afroamericana puede inclinar la balanza hacia uno u otro candidato.

Candidatos demócratas con estadounidenses.

La lucha entre Hillary Clinton y Barack Obama para conseguir este estado ha sido feroz. No se trata sólo de demostrar que pueden obtener el apoyo de los afromericanos, también es el primer estado sureño donde compiten los precandidatos.

John Edwards, quién nació en Carolina del Sur, también se está jugando la camiseta. Sino logra ganar en su estado natal, su campaña estaría en graves problemas para seguir adelante.

Los seguidores de este candidato, sin embargo, están frustrados porque la atención de todos los medios se ha centrado en la batalla entre Hillary-Obama, cuyos comandos de campaña decidieron establecer a una tregua tras el cruce de duras acusaciones entre ambos.

Guerra sucia y la tregua

"No sé contra quién estoy compitiendo", le dijo claramente Obama a Hillary durante un debate en este estado el lunes pasado. El senador criticó de esta manera el papel del ex presidente Bill Clinton para apoyar a su esposa.

El tono de las acusaciones llegó a tal grado que los demócratas comenzaron a preocuparse sobre las consecuencias a largo plazo de esta "cacería". El principal temor es que cualquiera que salga ganador, lo haga a costa del rencor en el lado opuesto

Mientras Hillary pasó parte de la semana haciendo campaña en California, donde se llevará a cabo las primarias en el "Súper Martes" (5 de febrero), Bill se quedó en Carolina del Sur atacando a su contrincante.

"Es un cuento de hadas", dijo el expresidente sobre la posición de Obama en contra de la guerra en Irak.

El tono de las acusaciones llegó a tal grado que los demócratas comenzaron a preocuparse sobre las consecuencias a largo plazo de esta "cacería".

El principal temor es que cualquiera que salga ganador, lo haga a costa del rencor en el lado opuesto, y luego será casi imposible unir al partido en la batalla final, el 4 de noviembre del 2008, frente al candidato republicano.

Ante el temor de poner en peligro la Casa Blanca, ambas campañas bajaron el tono de sus acusaciones, pero eso no significa que hayan bajado el ritmo. Este viernes tanto Obama, como Hillary, recorren punta a punta el estado en busca de votos.

"Yo voy a votar por Hillary porque me parece la mejor, y no porque sea mujer o porque sea blanca", señaló en un encuentro de la candidata Bichevia Greens, que trabaja en una universidad y es afroamericana.

Un arma de doble filo

Pese a las palabras de Bichevia, la raza y el sexo están jugando un papel muy importante en estas primarias.

Obama tiene que demostrar que puede atraer a los afroamericanos, pero tiene que trascender como el candidato de todos. A Hillary Clinton le pasa algo similar con el voto femenino, necesita atraer a las mujeres para ganar, pero tiene que presentarse como una candidata que es buena y no sólo por su género

La campaña Clinton está tratando de capitalizar en las buenas relaciones de Bill con con la comunidad negra, pero según las encuestas, muchos afroamericanos van a apoyar a Obama porque se identifican con él y porque tienen orgullo por el primer candidato de su raza con serias posibilidades de lograr la nominación de su partido.

Según el portal "Realpolitics", que tiene un promedio de todos los sondeos, Obama lidera a Hillary por 11 puntos.

Las encuestas, tal como se ha probado en otros estados, pueden equivocarse pero éste es un buen indicio de la popularidad del senador de Illinois en este estado donde la mitad de los electores demócratas son afroamericanos.

Pero esta arma tiene doble filo. Por un lado, Obama tiene que demostrar que puede atraer a los afroamericanos, pero tiene que trascender como el candidato de todos.

A Hillary Clinton le pasa algo similar con el voto femenino, necesita atraer a las mujeres para ganar, pero tiene que presentarse como una candidata que es buena y no sólo por su género.



NOTAS RELACIONADAS

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen