Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 23 de enero de 2008 - 08:44 GMT
"Comí corazones de niños"
Jonathan Paye-Layleh
BBC, Monrovia

Milton Blahyi
Milton Blahyi luchó contra las fuerzas de Charles Taylor durante la guerra civil.

Milton Blahyi, un temido ex comandante en la brutal guerra civil de Liberia, admitió haber participado en sacrificios humanos, como parte de ceremonias tradicionales que tenían por objetivo garantizar la victoria en las batallas.

Blahyi dijo que los sacrificios incluían "dar muerte a niños inocentes y sacarles los corazones, que se partían en pedazos para nosotros comérnoslos".

Hasta ahora había numerosos rumores de sacrificios humanos durante el conflicto, que tuvo lugar de 1979 a 1993, pero es la primera vez que alguien admite en público haber tomado parte en ellos.

Blahyi, de 37 años de edad, es conocido en Liberia como "el general Trasero Desnudo" porque combatía sin ropas para asustar al enemigo.

Ahora es pastor evangelista y prefiere usar el nombre de Joshua.

Él habló con la BBC, después de decirle a la Comisión de la Verdad de Liberia que sus fuerzas habían matado a más de 20.000 personas.

Sacerdote

Blahyi dijo que la primera vez que se vio expuesto a los sacrificios fue en 1982, cuando tenía 11 años de edad y fue elegido "sacerdote tradicional de mi tribu".
Milton Blahyi
Blahyi es ahora pastor evangelista.

También explicó que, cuando se desató una rebelión contra el presidente Samuel Doe, tuvo que irse a luchar a favor de éste porque pertenecían al mismo grupo étnico Krahn.

Blahyi combatió contra las milicias de Charles Taylor, quien en estos momentos enfrenta cargos por crímenes de guerra, en La Haya, Holanda.

Dice que, en su rol de sacerdote tradicional, persuadió a los "vacilantes" líderes políticos de su facción a hacer sacrificios humanos antes de entrar en combate.

"Me pidieron que hiciera los sacrificios en secreto, pero como algunos incluyen una ceremonia, mis chicos y yo los hacíamos en público", explicó.

"Trabajo de Satanás"

Blahyi no dijo dónde encontraban a los niños que tenían que matar.

Me pidieron que hiciera los sacrificios en secreto, pero como algunos incluyen una ceremonia, mis chicos y yo los hacíamos en público
Milton Blahyi

Pero señaló que, en su opinión, confesar lo que hizo y pedir perdón puede ayudar a cerrar las heridas de su país.

"He estado esperando por una oportunidad para contar la verdadera historia de mi vida y cada vez que la cuento siento un gran alivio", dijo, mientras se bebía una botella de jugo de tomate en Monrovia, la capital.

Según él, dejó de luchar cuando Dios se le apareció -mientras combatía desnudo- y le dijo que él estaba haciendo el trabajo de Satanás.

"Vergüenza"

Ahora se le suele ver predicando en las esquinas e iglesias de Monrovia.

Fuerzas de paz de la ONU Liberia
En Liberia quedan miles de soldados de las fuerzas de paz de la ONU.
"Predico contra los asesinatos y contra los sacrificios humanos", dice.

"Alguna gente me ve y me felicita".

"Otros me dicen que yo no debería andar orgulloso por las calles de Monrovia, pero les respondo una y otra vez que no siento orgullo, sino vergüenza".

Desde que lo designaron "sacerdote tradicional" hasta que dejó de luchar, "más de 20.000 personas fueron víctimas, murieron", confiesa.

Comisión de la Verdad

La Comisión de la Verdad de Liberia comenzó a funcionar a principios de este mes y toma como modelo la Comisión de la Verdad y Reconciliación de Sudáfrica, después del apartheid.

Ellen Johnson-Sirleaf
La presidenta Ellen Johnson-Sirleaf se ha propuesto poner fin a la impunidad en el país.
Sin embargo, algunos señalan que la liberiana es demasiado débil y plantean que se debería establecer un tribunal de crímenes de guerra: Taylor está acusado por una corte que investiga el conflicto en la vecina Sierra Leona.

"Si hay un individuo que admite que él y su gente mataron a 20.000 personas, debería haber un mecanismo para que este tipo de gente enfrentara la justicia", dijo el director del Foro para el Establecimiento de una Tribunal de Crímenes de Guerra en Liberia, Mulbah Morlue.

La guerra terminó, pero quedan en el país miles de soldados de las fuerzas de paz de la ONU.

¿Perdón?

Aunque Blayhi está pidiendo perdón, dice que está listo para cumplir con lo que decida la comisión.

Podrían electrocutarme o podrían ahorcarme, pero creo que el camino correcto es el perdón y la reconciliación
Milton Blahyi
"Podrían electrocutarme o podrían ahorcarme", señala, "pero creo que el camino correcto es el perdón y la reconciliación".

Él también ha instado a los demás excombatientes a que confiesen lo que hicieron porque "dondequiera que vayan llevarán un estigma".

Sin embargo, otro ex señor de la guerra, Prince Johnson, dice que no se presentará ante la comisión, a no ser que lo obliguen.

Johnson, quien ahora es senador, dirigió las fuerzas que torturaron y mataron al entonces presidente Doe, en 1990. El video de ese brutal asesinato todavía está a la venta en Liberia.

Johnson dice que ya ha hecho la paz con los familiares de Doe, pero asegura que testificaría ante la comisión de la verdad si éstos presentaran una queja formal.

NOTAS RELACIONADAS
Sierra Leona: Taylor en el banquillo
07 01 08 |  Internacional
Celulares contra el crimen en Liberia
03 01 08 |  Ciencia y Tecnología
FMI perdonará deuda de Liberia
13 11 07 |  Economía
Acuerdo de paz en Liberia
18 08 03 |  Internacional
Liberia: Annan apoya a EE.UU.
26 07 03 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen