Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 21 de noviembre de 2007 - 20:55 GMT
Caso Plame: Bush acusado de mentir
Lourdes Heredia
Lourdes Heredia
BBC Mundo, Washington

Scott McClellan
McClellan fue portavoz de la Casa Blanca desde julio de 2003 hasta abril de 2006.

En una confesión que ya comenzó a causar una gran polémica en Estados Unidos, el ex portavoz de la Casa Blanca Scott McClellan acusó al presidente George W. Bush y a sus principales asesores de engañarlo y proporcionarle información falsa para que él mintiera a la prensa sobre la filtración del nombre de la ex espía de la CIA Valerie Plame.

En su libro: What happened: Inside the Bush White House and What's Wrong with Washington ("¿Qué ocurrió? Dentro de la Casa Blanca de Bush y Qué va mal en Washington"), McClellan asegura que tanto Bush, como sus asesores Karl Rove y Lewis Libby y el vicepresidente Dick Cheney, le suministraron información falsa para que él la difundiera a la prensa.

Los secretos de McClellan

"El líder más poderoso del mundo me llamó para hablar en su nombre y ayudarle a recuperar la credibilidad que había perdido por el fracaso en la búsqueda de armas de destrucción masiva en Irak", escribe McClellan en su libro.

"Así que estuve sobre el podio de la sala de prensa de la Casa Blanca frente a la luz de los focos durante la mayor parte de dos semanas y exoneré públicamente a dos de los más importantes ayudantes de la Casa Blanca. Había un problema: no era verdad", añade.

Sin saberlo, difundí información falsa. Y cinco de los más altos responsables de la administración estaban implicados en que yo hiciera eso: Rove, Libby, el vicepresidente Cheney, el jefe de gabinete del presidente (Andrew H. Card) y el propio presidente
Scott McClellan
"Sin saberlo, difundí información falsa. Y cinco de los más altos responsables de la administración estaban implicados en que yo hiciera eso: Rove, Libby, el vicepresidente Cheney, el jefe de gabinete del presidente (Andrew H. Card) y el propio presidente", asegura el ex funcionario.

Delito

La actual jefa de prensa de la Casa Blanca, Dana Perino, dijo que "el presidente no ha pedido ni pediría a nadie que difundiese información falsa".

Lewis Libby
Bush condonó la pena de cárcel de Libby.
Sin embargo, los efectos de estas declaraciones están aún por verse, y algunos legisladores demócratas ya han prometido seguir las investigaciones.

Es así que la historia del caso Valerie Plame puede continuar y podría causar estragos en la Casa Blanca: revelar el nombre de un espía es delito en EE.UU.

Por ahora, el único acusado formalmente en este caso ha sido Libby, que ya fue condenado a dos años y medio de prisión por perjurio y obstrucción a la justicia.

Fue sentenciado en marzo, aunque no cumplió ni un día en la cárcel porque fue indultado por Bush en julio.

Filtración

Nadie, sin embargo, ha sido acusado por la filtración en sí misma.

Valerie Plame y Joe Wilson
Plame dijo estar indignada por las revelaciones de McClellan.
Ni Rove, quién dejó su cargo este año como asesor político, ni los demás funcionarios han sido investigados ni acusados formalmente por este caso que comenzó en 2005, cuando el nombre de la ex espía se filtró a los diarios estadounidenses.

El nombre de Plame apareció en los medios poco después de que su marido, el ex embajador Joseph Wilson, acusara a la administración Bush de utilizar mentiras para justificar la guerra en Irak.

En particular, Wilson aseguró que Saddam Hussein no había intentado comprar uranio en Niger, tal como lo habían asegurado Bush y sus funcionarios.

Tanto Rove como Libby negaron ser los autores de la filtración y McClellan, en su calidad de portavoz de la Casa Blanca, negó a los medios que tuvieran implicación en el caso.

Polémica

Ahora McClellan, quién trabajó como portavoz de la Casa Blanca desde julio de 2003 hasta abril de 2006, contradice lo que hasta ahora han defendido los funcionarios de Bush.

Sus declaraciones ya comenzaron a ocasionar polémica, en medio de la campaña electoral para lo comicios de 2008.

Los republicanos temen que la poca popularidad de Bush, además de este tipo de escándalos, puedan afectarlos en las urnas, pero las consecuencias podrían ser mayores.

Por ahora, sin embargo, habrá que esperar a ver si se abre otra investigación judicial sobre el caso o si sólo se tratará de audiencias en el Congreso.

NOTAS RELACIONADAS
Renuncia el "cerebro" de Bush
13 08 07 |  Internacional
Demócratas critican decisión de Bush
03 07 07 |  Internacional
Bush condona pena de cárcel a Libby
03 07 07 |  Internacional
Sentencian a ex asesor de Cheney
05 06 07 |  Internacional
Perfil: Lewis "Scooter" Libby
05 06 07 |  Internacional
Cheney será testigo en caso Plame
20 12 06 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen