OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 16 de noviembre de 2007 - 09:27 GMT
El "annus horribilis" del rey Juan Carlos
Jaime González, BBC Mundo

Juan Carlos I de España
Una semana atípica para un monarca que ha mantenido una presencia discreta.
Parece que la familia real española está viviendo su particular annus horribilis, después de acaparar en los últimos meses las portadas de los medios, en la mayor parte de casos por cuestiones poco afortunadas.

La reina Isabel II de Inglaterra fue la responsable de acuñar esta expresión para describir el año 1992, cuando la prensa aireó las crisis matrimoniales de sus hijos y un incendio afectó el castillo de Windsor, su residencia a las afueras de Londres.

A Juan Carlos I su "annus horribilis" le llegó en 2007.

El último episodio de esta temporada de infortunios se produjo el martes, con el anuncio de la separación de la infanta Elena de Borbón.

La noticia de la crisis del matrimonio de la hija mayor de los reyes de España se hizo pública en medio de la polémica por el altercado entre el rey Juan Carlos y el presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Ese mismo día fueron condenados a pagar una multa los dos autores de una caricatura de los príncipes de Asturias publicada en la revista satírica El Jueves que fue considerada "injuriosa" por la justicia española.

Una semana atípica para un monarca que en las dos últimas décadas de su reinado ha mantenido una presencia discreta, alejado de las disputas políticas y judiciales.

Secuestro judicial

La portada de "rectificación de El Jueves"
El Jueves solo regresó a las estanterías cuando rectificó con una ilustración menos directa.
Todo empezó durante el verano español, cuando el juez Juan del Olmo ordenó "el secuestro" de una edición de la revista satírica "El Jueves" por publicar en su portada una caricatura de Los Príncipes de Asturias manteniendo relaciones sexuales.

"No creo que al rey le preocupara el hecho de que fuera una portada grosera, sino el mensaje que se trasladaba en la portada de que el príncipe no trabaja", le dijo a BBC Mundo Marisa Cruz, corresponsal diplomática del diario español El Mundo.

Pero parte de la opinión pública española interpretó este hecho de otra manera y consideró que se trataba de un atentado contra la libertad de expresión.

La justicia acabó acusando a los dos dibujantes de la caricatura de "injurias al heredero de la corona", delito por el que fueron condenados a pagar una multa esta semana.

En septiembre el monarca volvería a las portadas después de que un grupo de independentistas quemase fotografías suyas en la ciudad catalana de Girona, un hecho que hizo intervenir de nuevo a la justicia al considerar que se trató de un acto de "injurias al jefe del Estado".

La justicia española encausó a algunos implicados, lo que provocó que se desatasen nuevas protestas en la que se quemaron más fotos y símbolos del Estado.

Libertad de expresión

El rey Juan Carlos pide a Chávez que se calle
El monarca, exasperado por las interrupciones de Chávez, le preguntó por qué no se callaba.
"Se impondrá la pena de multa de seis a veinticuatro meses al que utilizare la imagen del Rey o de cualquiera de sus ascendientes o descendientes de cualquier forma que pueda dañar el prestigio de la Corona", señala el Código Penal español, modificado por última vez en 1995.

Según Marisa Cruz "las tensiones nacionalistas hicieron que se quemasen las fotos. No se atacó al rey, sino a lo que representa, ya que según la Constitución encarna la unidad de España"·

Pero como informó en su momento la corresponsal de BBC Mundo en Madrid, Elva Narcia, a raíz de estos hechos algunas voces se pronunciaron a favor de una modificación de las leyes, asegurando que quemar fotografías es una forma de protesta y castigarla es un atentado contra la libertad de expresión.

La monarquía parlamentaria que sustenta nuestra constitución" ha determinado "el más largo periodo de estabilidad y prosperidad en democracia vividos por España
Rey Juan Carlos I

"Hay millones de republicanos en este país que por fin están empezando a hablar, y cuando se empieza a hablar es cuando se pone de manifiesto que en España hay leyes represoras contra quien discute la monarquía", le dijo a BBC Mundo Javier Parra, director del diario La República.es.

Toda esta sucesión de noticias en torno a la familia real española hizo que desde el Gobierno y los principales partidos políticos se hicieran llamamientos en favor de la Corona, y llevó al rey Juan Carlos I a realizar una declaración sin precedentes.

"La monarquía parlamentaria que sustenta nuestra constitución" ha determinado "el más largo periodo de estabilidad y prosperidad en democracia vividos por España", afirmó el monarca a principios de octubre en la apertura del Curso Universitario en Oviedo, Asturias.

Pero si hasta ese momento la polémica había quedado dentro del ámbito nacional, con la llegada del mes de noviembre el monarca acapararía las portadas de los medios extranjeros.

También en el extranjero

Mujeres durante visita de Juan Carlos I de España a Melilla
El rey realizó una polémica visita a las ciudades españolas del norte África, Ceuta y Melilla.
Primero en Marruecos, con la polémica visita a las ciudades españolas del norte África, Ceuta y Melilla y una semana más tarde con el "¿Por qué no te callas?" que el rey español de dirigió al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en la última sesión plenaria de la XVII Cumbre Iberoamericana en Chile.

"Sé de buena tinta que el rey está disgustado porque con una reacción menor no se hubiese llegado a estos extremos. Pero también sé que el rey considera que hizo lo que debía hacer, ya que considerá que tenía que dar algún tipo de respuesta a Hugo Chávez porque estaba atacando a España y a las instituciones españolas", afirmó la cronista diplomática de El Mundo.

Pero lo cierto es que las palabras del rey han desatado una tormenta política sin precedentes y algunos se preguntan si el monarca no debería de haber mantenido la compostura en un foro internacional como la Cumbre Iberoamericana.

Se habrá de ver si, cuando se produzca la sucesión, su hijo es capaz de provocar ese sentimiento de apoyo y de cariño que suscita Juan Carlos I
Marisa Cruz, El Mundo

Este martes, cuando la polémica desatada por ese incidente todavía continuaba, la Casa Real española anunció que la infanta Elena de Borbón, hija mayor del rey Juan Carlos I, se separa de su esposo, Jaime de Marichalar, tras 12 años de matrimonio.

Cuando faltan pocas semanas para que acabe 2007, muchos se preguntan como afectarán a la figura de Juan Carlos I los acontecimientos de los últimos meses.

La especialista de El Mundo cree que poco. "La contestación a la monarquía en España es mucho menor que en otras monarquías europeas", afirma.

"Se habrá de ver si, cuando se produzca la sucesión, el príncipe Felipe es capaz de provocar ese sentimiento de apoyo y de cariño que suscita Juan Carlos I".



NOTAS RELACIONADAS
Se separa la Infanta Elena
13 11 07 |  Internacional
España/caricatura: satiristas multados
13 11 07 |  Internacional
"¿Por qué no te callas?"
10 11 07 |  América Latina
"Volveríamos a hacerlo"
13 11 07 |  Internacional
Una imagen real en llamas
28 09 07 |  Internacional
España: escándalo por caricatura real
20 07 07 |  Cultura y Sociedad
30 años de monarquía
22 11 05 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen