Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 6 de noviembre de 2007 - 23:39 GMT
Piratas al acecho
Redacción BBC Mundo

Buque de guerra James E. Willliams de la Marina de EE.UU.
La Marina de EE.UU. aumentó su participación en el combate de la piratería.
Una nueva intervención de la Marina de Estados Unidos permitió la liberación de un barco pesquero de Taiwán y de su tripulación, que habían sido capturados en mayo en aguas de Somalia.

"Los piratas abandonaron la embarcación en el momento en que nuestros efectivos la abordaron", informó la comandante Lydia Robertson, portavoz del comando central de las Fuerzas Navales de EE.UU.

Por su parte Andrew Mwangura, jefe en Kenia del grupo independiente Programa de Asistencia al Marino (SAP por sus siglas en inglés), dijo que no estaba claro si los propietarios del barco, Ching Fong Hwa 168, pagaron el rescate exigido por los secuestradores.

Esta es la quinta vez en una semana que la Marina estadounidense interviene para combatir los ataques de la piratería que se han incrementado en un 14% en lo que va del año, según el Buró Marítimo Internacional.

Sangre en el Mar Rojo

La liberación del Ching Fong Hwa 168 puso fin también a la odisea de casi seis meses de cuatro taiwaneses y 12 kenianos que integraban su tripulación junto a otro marinero asesinado en junio cuando los propietarios del barco se negaron a pagar el rescate.

Buque pesquero Chin Fong Hwa 168 rescatado en aguas somalíes
El pesquero y su tripulación estuvieron casi seis meses en poder de los piratas.
Por otra parte, se produce a sólo un día de que la Marina de EE.UU. lograra también que los piratas abandonaran dos cargueros surcoreanos con 24 marinos asiáticos a bordo que estuvieron cinco meses en poder de sus captores.

La cancillería de Corea del Sur informó, a través de un comunicado, que pidió que los barcos y su tripulación sean escoltados a Yemen por buques de guerra de la Quinta Flota de la Armada estadounidense en asiento en Bahrein.

La semana pasada un helicóptero enviado desde el buque de guerra USS James E. Williams dio apoyo a la tripulación de un carguero norcoreano que logró imponerse a los piratas que lo estaban abordando también frente a las costas somalíes.

Tres de los 22 miembros de la tripulación resultaron heridos en la refriega que terminó con dos piratas muertos y otros cinco hechos prisioneros.

Los piratas todavía tienen en su poder el Golden Nori, un buque tanque de origen japonés que transporta productos químicos bajo bandera panameña y el Al Marjan, un carguero registrado en Comoros.

Tesoros de Adén y de Nigeria

Mapa de Somalia
Las aguas somalíes se han tornado cada vez más peligrosas desde que, en 1991, grupos tribales armados destituyeran al régimen militar de Mohamed Siad Barre.

Desde entonces, el país de mayoría islámica se ha visto envuelto en guerras interclánicas y no ha tenido un gobierno estable que pueda establecer el imperio de la ley en su espacio soberano, especialmente el marítimo.

Esto ha dado vía libre a varios grupos que, en los primeros meses del año, han realizado al menos 26 ataques a embarcaciones, esto es ocho capturas más que el año anterior.

Algunos de estos grupos aducen fines políticos detrás de estos asaltos. En otros casos, se trataría simplemente del robo de las mercancías con fines de lucro, según el Buró Marítimo Internacional, un organismo de la Cámara de Comercio Internacional.

Pero el avance de la piratería no es excluyente de Somalia, ubicada en el Golfo de Adén, la boca del Mar Rojo, una de las principales rutas comerciales entre Asia y Europa a través del canal de Suez.

En efecto, la situación se repite también en la otra orilla del África, más precisamente frente a las costas del sur de Nigeria, el mayor productor de crudo del continente, donde también se han registrado 26 asaltos piratas, contra nueve denunciados el año pasado.

Sin patas de palo

Piratas somalíes
Los de hoy usan instrumentos diferentes a los de sus antecesores en el Caribe.
El director del Buró Marítimo Internacional, Pottengal Mukundan expresó su preocupación por la situación en Somalia donde -según dijo- los piratas operan sin impunidad desde la retirada de Mogadiscio de la Unión de las Cortes Islámicas que habían logrado mantener cierto control hasta el año pasado.

Pero la preocupación va más allá del país y se extiende por toda una franja que abarca desde África hasta el sudeste asiático, donde la piratería ha ido en aumento.

Un total de 198 ataques a navíos fue denunciado entre enero y septiembre de este año contra 174 del mismo período de 2006.

Indonesia sigue ocupando el primer lugar en la lamentable lista de este fenómeno delictivo que dista cada vez más de la imagen romántica de los piratas que en otros tiempos infestaron las aguas del Caribe.

En efecto, los del siglo XXI ya no vienen armados con arcabuces, ni abordan los barcos que toman por asalto colgados de cuerdas de las que se sostienen con un garfio mientras hacen malabarismos con sus patas de palo.

Los piratas de hoy se aproximan más a las películas de James Bond con sus AK-47, teléfonos, sistemas de navegación satelital y embarcaciones rápidas con motor fuera de bordo que responden a una nave madre desde donde se dirigen las operaciones.



NOTAS RELACIONADAS
EE.UU. captura "piratas" de Somalia.
19 03 06 |  Internacional
Piratas: violencia en los mares
17 03 05 |  Portada
Piratas: aumentan los ataques
26 07 04 |  Portada
Detienen pescadores "piratas" uruguayos
28 08 03 |  Internacional
Los piratas nuevamente al ataque
04 02 02 |  Internacional
A la caza de los aeropiratas
08 06 02 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen