Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 29 de septiembre de 2007 - 10:55 GMT
Birmania recibe a enviado de la ONU
Redacción BBC Mundo

Ibrahim Gambari, enviado especial de la ONU
Gambari llega a Rangún buscando una solución política para Birmania.
El enviado especial de Naciones Unidas, Ibrahim Gambari, llegó este sábado a Rangún para mantener urgentes conversaciones con la junta militar que gobierna Birmania en torno a la crisis de los últimos días.

Hasta el momento no se sabe si los miembros del régimen lo autorizarán a entrevistarse con Aun Sang Suu Kyi, la líder del movimiento prodemocrático que permanece bajo arresto domiciliario.

La visita del emisario de la ONU, se produce en momentos de creciente preocupación internacional por las violentas represiones a las manifestaciones de esta semana, que -según datos oficiales- habrían costado la vida a por lo menos nueve personas.

Pero la cifra fue puesta en dudas por varios líderes, entre ellos el primer ministro británico, Gordon Brown, quien afirmó que podría ser "mucho mayor" de lo que declararon los gobernantes militares.

Brown realizó estas declaraciones tras mantener sendas conversaciones telefónicas con el presidente estadounidense, George W. Bush, y el primer ministro chino, Wen Jiabao.

Soldados en las calles de Rangún este viernes 28.09.07
Las calles de Rangún amanecieron en calma, pero ocupadas por el ejército.
Mientras tanto, informaciones procedentes de la región, indican que tras el comienzo de una jornada en calma, la gente está volviendo a las calles en una actitud de desafío a los tres días de represión por parte del ejército y fuerzas de seguridad.

Desde Bangkok, Chris Hogg, de la BBC, había informado a comienzos del día que los vínculos internacionales de internet con Birmania se habían restablecido, un indicio de que la junta creía haber logrado el control de las protestas antes del arribo de Gambari.

Más sanciones

Este viernes, las autoridades birmanas admitieron que nueve personas, entre ellas un fotógrafo japonés, murieron cuando las tropas abrieron fuego contra la multitud en la antigua capital y principal ciudad, Rangún, el jueves pasado.

El gobierno japonés informó de que enviará este fin de semana a su vice ministro de Exteriores a Birmania para investigar la muerte del reportero gráfico y recibir explicaciones por lo sucedido.

Las autoridades japonesas dijeron que piensan revisar los programas de ayuda a Birmania.

En el suelo, el periodista japonés muerto durante las protestas
Las autoridades birmanas dicen que hubo nueve muertos, entre ellos un periodista japonés.
Washington, por su parte, informó que estaba agregando los nombres de decenas de miembros de la junta militar birmana a la lista de personas a las que se les negará visas para entrar a territorio estadounidense.

Previsamente el Departamento del Tesoro ya había procedido a congelar las cuentas bancarias de 14 integrantes del gobierno así como oficiales del ejército.

El presidente George W. Bush, por su parte, había instado a China a usar su influencia para ayudar a una transición hacia la democracia.

Sin embargo, Pekín, el principal aliado de Birmania, no ha realizado críticas directas sobre la situación y sólo exhortó a la junta militar sobre la necesidad de actuar con moderación en esta crisis.

Monasterios acordonados

Este viernes las fuerzas de seguridad birmanas continuaron con la represión de las protestas contra el gobierno, las cuales, según informes llegados desde la zona, fueron mucho menores que en días anteriores.

Protestas en Nueva York, EE.UU.
La situación en Birmania generó protestas en Nueva York y otras partes del mundo.
De confirmarse esta información, supondría que la estrategia llevada a cabo por las autoridades militares para limitar la magnitud de las manifestaciones está funcionando.

El ejército acordonó los principales monasterios de Rangún, prohibiendo el acceso a las áreas que los rodean, e impidiendo que los monjes budistas se uniesen a las protestas.

Así, la represión violenta de las manifestaciones continuó por tercer día consecutivo, y el ejército y la policía cargaron contra la multitud que pretendía manifestarse.

Las tropas acordonaron los principales lugares sagrados de Rangún, que fueron el foco central de las manifestaciones en días anteriores.

Las principales vías de comunicación de la antigua capital fueron cortadas y la conexión a internet fue interrumpida.

Según dijeron algunas fuentes birmanas a la BBC, la señal internacional para los teléfonos móviles fue cortada y los soldados están buscando a gente con cámaras y teléfonos.

En días anteriores los opositores al gobierno militar utilizaron internet para enviar fotografías y videos de las protestas a los medios internacionales, quienes los retransmitieron en Birmania por internet y televisión por cable.

Según algunos testigos que contactaron a la BBC, las autoridades instalaron una prisión provisional en un antiguo hipódromo para recluir a los cientos, posiblemente miles de personas detenidas en los últimos días.

NOTAS RELACIONADAS
Birmania: tecnología para el cambio
28 09 07 |  Ciencia y Tecnología
Birmania: monasterios acordonados
28 09 07 |  Internacional
Redadas nocturnas en Birmania
27 09 07 |  Portada
Detenciones en Birmania
26 09 07 |  Internacional
Birmania: sigue desafío de los monjes
25 09 07 |  Internacional
Sigue creciendo protesta en Birmania
24 09 07 |  Internacional
Birmania: monjas se suman a la protesta
23 09 07 |  Internacional
Birmania: protestas se extienden
22 09 07 |  Internacional
Miles de monjes protestan en Birmania
19 09 07 |  Internacional
Birmania extiende detención de Suu Kyi
25 05 07 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen