Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 14 de agosto de 2007 - 08:43 GMT
Sesenta amargos años

Andrew Whitehead
BBC, Redacción Central

"No tiene sentido obligar a una comunidad -mayoritaria en una región- a vivir contra su voluntad bajo un gobierno en el que otra comunidad tiene la mayoría. Y la única alternativa es la división".

Lord Mountbatten y M.A.Jinnah, fundador de Pakistán.
Lord Mountabatten, el último virrey en India, y M.A.Jinnah, el fundador de Pakistán, en abril de 1947.
Con estas palabras, el último virrey de la India británica, Lord Mountbatten, anunció que el Reino Unido había decidido otorgar la independencia no a una nación, sino a dos.

Todos los intentos previos de elaborar una fórmula constitucional que permitiese preservar la unidad de India, al tiempo que garantizar la seguridad a la minoría musulmana, culminaron en fracaso.

Mountbatten pronunció su discurso el 3 de junio de 1947. Diez semanas más tarde, estaría participando en dos ceremonias de independencia.

Una gran tragedia

El 14 de agosto en la ciudad de Karachi, Mountbatten fue testigo del nacimiento de una nación con una identidad decididamente musulmana: Pakistán.

Víctima en Calcuta
Al menos medio millón de personas murieron durante la partición.
Al día siguiente se encontraba en Delhi para asistir a la ceremonia en India, un país con una población tres veces mayor que la de Pakistán, con una gran mayoría hindú.

En las agitadas semanas que transcurrieron entre el anuncio de la partición y la transferencia de poder, el juez británico Cyril Radcliffe llegó a India con la misión de determinar una frontera entre India y Pakistán.

Esta tarea implicaba dividir a dos de las provincias más poderosas y pobladas de India: Punjab y Bengala.

Este fue el primer viaje de Radcliffe a India, y el último. Cualquiera fuese la línea divisoria que trazase, decenas de millones de personas quedarían insatisfechas. La apresurada división de estas provincias dio lugar a una de las mayores tragedias del siglo XX.

Sueños de independencia

Decenas de millones de musulmanes de un lado, hindúes y sihks de otro, quedaron -desde su punto de vista- en el lado equivocado de la frontera.

Musulmanes en  Lahore fleeing emigran en agosto de 1947
Durante 1947 se produjeron inmigraciones masivas en el sur de Asia.
En medio de la tensión, los choques entre las comunidades y las migraciones masivas provocadas por el pánico, se produjeron enormes pérdidas humanas. Las cifras exactas se desconocen.

Algunos historiadores estiman que más de medio millón de personas perdieron la vida; miles de mujeres fueron violadas o secuestradas, y más de diez millones de personas se convirtieron en refugiados en una catástrofe que aún está presente en la política y la diplomacia del sur del continente asiático.

El debate sobre si la partición fue una medida acertada o equivocada, sobre si pudo haberse evitado o era ineludible ha disminuido con los años.

Pero la mayoría de los investigadores en el sur de Asia coinciden en que si la transferencia de poder hubiese sido mejor planificada por el Reino Unido, podría haberse evitado tanto derramamiento de sangre.

Discordia de cuna

El fundador de Pakistán, Mohammed Ali Jinnah, y el primer ministro indio, Jawaharlal Nehru, nunca tuvieron una buena relación.

Mohammed Ali Jinnah (derecha) y el primer ministro indio Jawaharlal Pandit Nehru
Las relaciones entre Nehru y Jinnah nunca fueron buenas.
Las tensiones y la violencia que opacaron el nacimiento de ambas naciones complicaron aún más la situación. Países que podrían haber llegado a ser buenos vecinos se convirtieron en enemigos desde un principio.

Los problemas en torno a la región de Cachemira intensificaron aún más la sensación de conflicto.

Cachemira se encuentra entre India y Pakistán. Esta tenía una mayoría musulmana pero estaba controlada por un gobernante hindú que debía decidir a qué país unirse.

Pakistán, en un principio, alentó un levantamiento local y luego una invasión de líderes tribales paquistaníes.

El maharajá de Cachemira le pidió ayuda a India, que finalmente logró bloquear el avance paquistaní.

A tan sólo pocos meses de la independencia, India y Pakistán ya estaban en guerra por la región de Cachemira. La disputa sigue aún sin resolverse.

Legado amargo

La rivalidad entre India y Pakistán hizo que ambos crearan ejércitos fuertes y desarrollaran arsenales nucleares.

Bandera nacional de India izada en Delhi, el 15 de agosto de 1949.
El Reino Unido devolvió el territorio indio a dos países.
La cooperación regional en el sur de Asia se ha visto constantemente frustrada por esta rivalidad.

En India todavía existe una gran minoría musulmana (una de cada siete personas) pero la tensión con Pakistán ha afectado la tradición secular en India y la tolerancia religiosa.

El comienzo de una insurgencia separatista a finales de los 80 en Cachemira ha empeorado aún más las relaciones entre los dos países.

Pakistán insiste en que sólo brinda apoyo moral a los separatistas, mientras que India sostiene que dicho país estaba armando, entrenando e incluso organizando a estas milicias musulmanas.

Tanto India como Pakistán han luchado por dejar atrás la violencia en medio de la cual han nacido como países. Cachemira es sólo una de las consecuencias de la partición. Ambas identidades nacionales se definen, en gran medida, por comparación mutua.

Sin embargo, las dos naciones han luchado por mejorar sus relaciones. Si esto se materializa, el sur de Asia habrá finalmente superado el amargo legado de 1947.



EN OTROS SITIOS BBC

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen