Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 22 de mayo de 2007 - 17:10 GMT
Sderot: una ciudad cansada
Jana Beris, Sderot

Dra. Adriana Katz
La doctora Adriana Katz advierte del impacto psicológico del conflicto.

Miedo. Ésa es una de las palabras más escuchadas estos días en la ciudad israelí de Sderot, de 23.000 habitantes, ubicada a corta distancia de la Franja de Gaza.

Desde hace algo más de seis años, Sderot es blanco principal de los cohetes Kassam disparados desde el vecino territorio palestino.

Israel, a su vez, ha efectuado bombardeos a objetivos en la Franja de Gaza, que han dejado en los últimos días más de 30 palestinos muertos.

La población de Sderot, donde en la noche del lunes murió una mujer a causa de los cohetes y varios han resultado heridos en la última semana, afirma estar cansada.

"En realidad, agotada sería una palabra más exacta", dice a la BBC Mina, una joven de 34 años, que con sus cinco hijos de entre 3 y 12 años salió de la ciudad por unos días, "a respirar aire puro fuera del alcance de los cohetes", en una evacuación organizada.

"Da miedo, claro que da miedo. Porque uno nunca sabe dónde va a caer. No se puede salir para que no te caiga encima un Kassam, ¿pero cuánto se puede estar con cinco niños en casa?", pregunta retóricamente.

Alarma

Mapa

Ya en el autobús, todos parecían calmarse un poco. Yael Levy con sus cuatro niños, de 2, 7, 12 y 14 años, aclara que "hasta que no hayamos salido y estemos seguro de que no oiremos por unos días la alarma, no respiraré hondo".

"Hace unos días, estaba afuera con los cuatro y de repente, esa alarma 'color rojo, color rojo', que todos tanto ya conocemos y nos tiene los nervios de punta", cuenta Yael mientras su hija menor, Liron, duerme en sus brazos.

"Los niños empezaron a correr, cada uno buscando un lugar para esconderse, pero no había nada seguro y dos de los niños se cayeron, lastimándose mientras trataban de refugiarse".

La sensación general es de ruleta rusa.

"Hoy aquí, mañana allí, nunca se sabe", cuenta León Tapiro. Vive solo, pero lo primero en lo que piensa es en sus hijos y nietos que también están en la zona.

León suspira y aclara: "Yo soy de los que creen que tenemos que quedarnos, que no debemos irnos de acá por más difícil que sea, porque eso es justamente lo que quieren los terroristas".

"Abandonados"

Yosi
Algunos residentes se sienten abandonados.

La población de Sderot se siente abandonada.

Tiene serias críticas al gobierno, al que condenan por no hacer lo suficiente, según su percepción, para poner fin a los disparos de cohetes contra su ciudad.

Las viviendas particulares no están protegidas.

Hace años que se habla de la necesidad de colocar en todas un techo especial protector, pero el proceso ha sido lento y la gente está furiosa.

El Alcalde, Eli Moyal, explica que las escuelas y jardines de infantes sí están protegidos todos, pero según pudo constatar la BBC, ese techo especial no cubre la totalidad de los edificios sobre los que está colocado.

Se trata de una estructura gruesa y fuerte, una especie de techo superpuesto que está apoyado en columnas y cubre la estructura básica de los edificios.

En las escuelas, está de hecho sobre los sitios en los que funcionan las clases de los más jóvenes y allí se concentran todos cuando tienen que correr al oír la alarma. En 15 segundos. Es todo el tiempo que tienen.

Todo esto lo sigue desde hace años la doctora Adriana Katz, siquiatra, jefa del Centro de Emergencia que opera en el centro de Sderot.

"Seis años, que es el tiempo que estamos lidiando con los Kassam, es mucho tiempo como para resistir emocionalmente", cuenta.

"Venir acá en medio de la noche, ver gente en pijama con niños chicos llorando en brazos, que sienten que no tienen a dónde volver porque su casa fue impactada por un Kassam, no es sencillo, por decirlo delicadamente", cuenta a la BBC.

"Se siente"

Residentes israelíes de Sderot siendo evacuados
Los enfrentamientos han dejado víctimas en ambos bandos.

La doctora Katz habla del miedo. Y no es exclusividad de sus pacientes.

"Yo misma, al llegar de Ashkelon, donde vivo, les digo que venía muerta de miedo por la carretera en camino a Sderot. Y enseguida estamos juntos en esto".

Esta siquiatra israelí, que transmite mucha energía al hablar, pide aclarar: "Quizás la gente que ve por la pantalla los restos del metal de los Kassam tan primitivos, se pregunta por qué se habla tanto, si no parece que eso pueda matar. Pero yo sé que mata. Y deja muchos heridos. Y a la gente en trauma".

Eso significa que niños no quieren separarse de los padres ni un minuto, explica, que temen jugar afuera y pasan encerrados en sus casas, que niños ya crecidos vuelven a orinarse de noche en su cama, que hay gente que tiembla y tiene otros síntomas post-traumáticos.

"Quizás sea difícil explicarlo, porque el miedo no tiene olor ni color como para poder palparlo. Pero se siente", dice Katz.

"Se siente y se ve. Yo lo veo aquí, en Sderot, todos los días".

NOTAS RELACIONADAS
Gaza: siguen los bombardeos israelíes
22 05 07 |  Internacional
Fatah y Hamas acuerdan en Gaza
19 05 07 |  Internacional
Nuevos ataques de Israel en Gaza
18 05 07 |  Internacional
Gabinete israelí respalda escalamiento
20 05 07 |  Internacional
Más violencia afecta a Gaza
19 05 07 |  Internacional
¿Haciéndole el juego a Hamas?
18 05 07 |  Internacional
Mahmoud Abbas viaja a Gaza
17 05 07 |  Internacional
Radiografía de la Franja de Gaza
19 04 07 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen