Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 18 de mayo de 2007 - 14:47 GMT
Rusia y la UE en caminos opuestos
Redacción BBC Mundo

Angela Merkel,  Vladimir Putin y Jose M. Durao Barroso
El escenario a orillas del Volga sirvió a esta cumbre informal.

Rusia y la Unión Europea intentaron infructuosamente este viernes acortar una larga cadena de diferencias que obstaculizan la firma de un nuevo acuerdo de cooperación entre ambas partes.

Tal es lo que se propuso la cumbre que tuvo lugar en la residencia veraniega del presidente Vladimir Putin en Volzhski Utiós (Peñón del Volga) a 180 kilómetros de la ciudad rusa de Samara.

Al encuentro asistieron la presidenta de turno de la UE, la canciller alemana, Angela Merkel y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, quienes buscan superar el veto de Polonia a tal acuerdo, posición a la que se sumó Lituania.

Barroso le advirtió a Putin que cualquier problema con un país miembro de la Unión Europea significaba que el problema era con todo bloque el bloque de países.

Ésto en referencia, entre otros, a Estonia, país que ha acusado a Rusia de estar detrás de una "ciber-guerra" contra los sitios oficiales de internet de su país, como parte de un enfrentamiento por la remoción de un monumento de la época soviética.

Putin, por su lado acusó a Estonia y Letonia de violar los derechos de los rusos étnicos.

El veto polaco

En la pulseada también están en juego otras cuestiones, que van desde el futuro político de Kosovo, hasta la relación con las repúblicas bálticas que formaron parte de la Unión Soviética y los derechos humanos en Rusia.

Polonia mantiene su oposición a un acuerdo que ambas partes califican de "importancia vital", hasta tanto Rusia no levante la prohibición impuesta a la importación de carne procedente de ese país a la que considera no apta para su consumo.

Hemos tenido ocasión de decir a nuestros socios rusos que cualquier dificultad para uno de nuestros estados miembros, es una dificultad para la totalidad de la comunidad europea
Jose M. Durao Barroso
Hasta el momento el único avance logrado es la autorización que Moscú dio a comienzos de este mes para que ingrese ganado vivo y una declaración en la que expresa que está dispuesta a enviar inspectores sanitarios.

Pero esto no fue suficiente para las autoridades polacas a las que Barroso salió a defender desde un comienzo de la cumbre.

"Hemos tenido ocasión de decir a nuestros socios rusos que cualquier dificultad para uno de nuestros estados miembros, es una dificultad para la totalidad de la comunidad europea", dijo a los periodistas.

Estonia y Lituania

"El problema polaco es un problema europeo. Los problemas de Lituania y Estonia también lo son. Si va a haber una cooperación cercana, entonces es importante entender que la Unión Europea se basa en principios de solidaridad", manifestó Barroso.

En julio pasado, Moscú interrumpió el suministro de combustible a Lituania luego de que una refinería en este país fuera vendida a una compañía polaca en lugar de una rival rusa.

También existe preocupación por supuestos obstáculos que estarían poniendo las autoridades rusas a las relaciones comerciales de Estonia así como una posible intrusión en su política luego de que las autoridades de ese país dispusieran reubicar un monumento de la era soviética.

El presidente ruso, en tanto, protestó durante la cumbre por lo que considera un trato discriminatorio a la etnia rusa en estos países bálticos.

Kosovo

Vladimir Putin aprovechó el encuentro para reiterar su posición con respecto a la propuesta de la independencia de Kosovo, la cual -sostiene- marcaría un precedente para otros territorios y fuerzas separatistas.

El problema de Kosovo, al igual que el proyecto de Estados Unidos de construir un escudo antimisiles en Europa del Este, constituyen unas de las más fuertes espinas de la discordia entre el Kremlin y Washington también.

La canciller alemana trató de marcar distancias insistiendo en que este asunto es de esfera de la OTAN y requiere de un diálogo más fluido entre Estados Unidos y Rusia, para resolver la disputa por la iniciativa que contempla la instalación de estos sistemas en Polonia y la República Checa.

Activistas

Canciller alemana, Angela Merkel frente al presidente de Rusia, Vladimir Putin
El marco informal no impidió que los líderes mostraran su pulseada en temas candentes.
Pero Angela Merkel sí tomó como algo muy cercano la cuestión de los derechos humanos en momentos en que todavía rodea a Putin el fantasma del asesinato de una periodista en su país y el envenenamiento de un ex espía ruso en Londres.

En esta oportunidad, la canciller alemana se manifestó seriamente preocupada por las noticias de que las autoridades rusas estaban impidiendo a activistas de la oposición que se trasladaran a la ciudad de Samara para manifestarse en contra del Kremlin.

En efecto, el ex campeón mundial de ajedrez Gary Kasparov y otros veinte líderes opositores rusos habían sido detenidos en el aeropuerto de Moscú, cuando se disponían a viajar a esa ciudad a orillas de Volga para participar de la marcha.

Putin contraatacó inmediatamente y le recordó que los recientes disturbios en Hamburgo llevó a su gobierno a realizar lo que llamó "detenciones preventivas".

Socios necesarios

Aunque sin avances, los participantes de la cumbre coincidieron en que están decididos a continuar un diálogo "franco y abierto", desarrollando una cooperación que consideran de importancia vital.

"Nos necesitamos unos a otros", declaró el presidente ruso durante la conferencia de prensa conjunta.

En esto no se puede acusar de hipocresía diplomática al mandatario. La Unión Europea necesita de Rusia por el importante papel que juega en la industria energética.

Pero al mismo tiempo espera que Moscú entregue un sistema de alerta temprana sobre posibles inconvenientes en el suministro a los países europeos y reglas claras para que las compañías de los países de la UE puedan explotar reservas rusas de gas y petróleo.

Rusia no está menos necesitada de Europa. La UE fue una de las primeras en endosar la aprobación para su ingreso a la Organización Mundial del Comercio, pero ahora amenaza con retirar su firma final, haciendo una serie de objeciones de supuestos incumplimientos por parte de Moscú a promesas de levantar algunas barreras.

"Existen problemas, los tenemos nosotros y los tienen todos", admitió Putin en la conferencia de prensa tras lo cual remarcó su disposición a seguir hablando.

Merkel coincidió con el mandatario y agregó su disposición a avanzar en la negociación del tratado de cooperación entre ambas partes, indicando que siempre será mejor hablar "con" Rusia, que hablar "de" Rusia.



NOTAS RELACIONADAS
Rice deja Moscú sólo con paños fríos
16 05 07 |  Internacional
Rice: "No hay una nueva Guerra Fría"
14 05 07 |  Internacional
Putin advierte sobre tratado de defensa
26 04 07 |  Internacional
EE.UU.:"Asombro y decepción" por Putin
10 02 07 |  Internacional
Duras críticas de Putin a EE.UU.
10 02 07 |  Internacional
El fantasma de la Guerra Fría
20 11 06 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen