Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 17 de enero de 2007 - 16:26 GMT
Oposición israelí pide renuncia de Olmert
Jana Beris
Jana Beris
BBC, Jerusalén

Ehud Olmert, primer ministro de Israel
Olmert, bajo presión.

La oposición israelí le pidió al primer ministro, Ehud Olmert, y a su ministro de Defensa, Amir Peretz, que sigan el ejemplo del ex jefe del Ejército, Dan Halutz, y renuncien a sus cargos.

El martes, el general Halutz presentó su renuncia tras una investigación interna sobre la guerra entre Israel y el grupo político-militar, Hezbolá, en el sur de Líbano, el año pasado.

El martes por la noche, la policía israelí también anunció una investigación penal contra Olmert por sospechas de corrupción.

En ese momento, un diputado de oposición, Yuval Steinitz, del Partido Likud, dijo: "Este es el comienzo del fin".

De esta manera, las malas calificaciones que recibe el desempeño de Olmert en casi todos los sondeos y la imagen negativa que muchos parecen haberse hecho de él, recibieron un nuevo empujón: la investigación criminal.

Olmert está bajo investigación por supuestamente haber ayudado a un amigo, cuando era ministro de Economía, en la privatización del segundo banco más importante de Israel.

Olmert niega estas acusaciones.

Punto de inflexión

Dan Halutz, ex jefe de Estado mayor de Israel
La renuncia de Dan Halutz podría tener un efecto de bola de nieve que terminaría en la dimisión de Olmert.

Pero la renuncia de Halutz quizás haya marcado un punto decisivo en la carrera del primer ministro.

"La misma razón por la cual me mantuve en mi puesto hasta ahora, es la razón por la que ahora, al culminar la investigación de la guerra, renuncio: responsabilidad", escribió Halutz.

No son dos temas separados. El trasfondo es común a ambas personas: la crítica pública por lo que se considera que fue una mala conducción de la guerra contra Hezbolá hace medio año.

Halutz, como jefe del ejército, consideró que su responsabilidad era investigar primero lo sucedido durante la guerra y al terminar de hacerlo de manera exhaustiva, irse.

La misma responsabilidad podría exigir ahora la opinión pública a quien está al frente de la parte política.

"Los militares no pueden cargar con toda la responsabilidad. También el gobierno cumplió su papel clave", opinó el diputado Ofir Pines-Paz, del partido laborista.

Y la diputada del partido pacifista Meretz, Zehava Gal-On, afirmó: "Las fallas de la guerra en Líbano no pueden detenerse en los militares. También los políticos, que tomaron la decisión irresponsable de ir a esa guerra, deben irse".

Puede que haya comenzado ya a rodar la bola de nieve que lleve finalmente a la renuncia de Olmert.

En Israel hay inclusive un antecedente histórico concreto.

Antecedente

Al finalizar la guerra de Yom Kipur, en octubre de 1973, la Comisión Agranat investigó lo que se llamó "la falla": una mala evaluación de la situación por la cual Egipto y Siria lograron en ese momento tomar por sorpresa a Israel.

La Comisión cargó con las culpas únicamente a la cúpula militar y el entonces Comandante en Jefe David (Dado) Elezar, dimitió.

Pero meses después, por presiones públicas, también la primer ministra, Golda Meir, y el ministro de Defensa, Moshe Dayan, tuvieron que renunciar.

"Creo que el público no le permitirá quedarse", dijo a BBC Mundo Uri Dromi, jefe del departamento internacional del Instituto Israelí de Democracia. "Ahora el énfasis se pondrá en los políticos y creo que esto puede sí terminar en la dimisión de Olmert".

Uri Dromi, del Instituto Israelí de Democracia
El problema es que el público ya no le cree a Olmert
Uri Dromi, Instituto Israelí de Democracia

Dromi considera que la renuncia de Halutz desencadenará varios procesos que, juntos, tendrán un efecto acumulativo que podría terminar con el gobierno actual.

"Observemos que el espectro político israelí está hirviendo", afirma.

"El (partido derechista) Likud siente que ésta es su gran oportunidad, porque todas las encuestas muestran que ahora ocupa el lugar que antes ocupaba el partido Kadima de Olmert".

A eso se agregan, justamente por esta situación, las ambiciones personales de las figuras centrales de Kadima. Querrán sobrevivir y su opción será cambiar a Olmert, no hundirse con él.

"Algo similar ocurrirá en el laborismo, con voces que presionen para cambiar a su líder, el ministro de Defensa Amir Peretz", dijo Dromi.

"Las cosas no están bien"

Y todo esto se espera que suceda aún antes de que finalice la investigación gubernamental -a cargo de la Comisión Vinograd- sobre lo sucedido durante la guerra en el sur de Líbano.

El informe preliminar debe ser presentado en febrero y también allí puede haber conclusiones de largo alcance.

Pero parece claro que la tierra fértil para que todo esto lleve a la dimisión de Olmert es la sensación general de que "muchas cosas no están bien".

El tema de las sospechas de corrupción, es central.

"Es verdad que una persona es inocente hasta que sea demostrado lo contrario", dice Uri Dromi.

"Pero el problema es que el público ya no le cree a Olmert. Hay muchos casos poco claros. Formalmente, nunca hubo actas de acusación, pero todo el tiempo se siente que él está involucrado", agrega.

Su conclusión es terminante: "Se buscarán caras nuevas, que reflejen limpieza pública y den mayor seguridad al pueblo".



NOTAS RELACIONADAS
Renuncia jefe militar israelí
17 01 07 |  Internacional
AI pide investigar guerra en Líbano
21 11 06 |  Internacional
Israel usó bombas de fósforo
22 10 06 |  Internacional
Posguerra: Líbano en cuidado intensivo
09 10 06 |  Internacional
Israel terminará bloqueo de Líbano
06 09 06 |  Internacional
ONU mediará entre Israel y Hezbolá
04 09 06 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen