Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 20 de noviembre de 2006 - 21:48 GMT
El fantasma de la Guerra Fría
Paul Reynolds
Paul Reynolds
Especialista en asuntos internacionales, BBC

Alexander Litvinenko
El ex agente se encuentra en estado grave.
El supuesto envenenamiento con talio de un ex agente secreto ruso exiliado en Londres, Alexander Litvinenko, ha despertado sospechas de que los responsables podrían ser sus antiguos colegas de Rusia.

Mientras su estado de salud es grave pero se mantiene estable, el Kremlin negó las acusaciones que lo involucran en el hecho.

Amigos de Litvinenko, quien recibe tratamiento en un hospital londinense, señalan que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, también ex agente del antiguo servicio secreto soviético, KGB, puede haber aprobado el presunto intento de asesinato.

Sin embargo, algunos estudiosos de Rusia en el Reino Unido advirtieron que no se debería dar por sentado que Putin estuvo involucrado.

"No hay ninguna evidencia directa para vincular a Putin", dijo Alex Pravda, profesor de la Universidad de Oxford.

"Se debe recordar que un aspecto importante de la vida rusa, en estos momentos, es la falta de coordinación entre el gobierno, las organizaciones corporativas y otros organismos. Esto es algo que hemos visto en las discusiones sobre las operaciones de la petrolera Shell en la isla rusa de Sajalín".

"Por eso uno no debe presuponer que si hubo una orden, necesariamente vino de arriba. En Rusia, muchas cosas se hacen de forma independiente", explicó.

"En la actualidad, hay una atmósfera de seguridad en Rusia que se evidencia en toda la vida política y podría haber influido a algunas personas".

"Y porque los medios de prensa occidentales, incluida la BBC, han destacado tanto esta historia, los rusos llegarán a la conclusión de que se está culpando a Putin, a quien esto podría resultarle conveniente porque se consideraría a Occidente hostil", concluyó.

Sospechas

Los dedos acusadores señalan al servicio de seguridad estatal ruso, FSB (que sustituyó a la KGB tras la desintegración de la Unión Soviética), porque Litvinenko se ha convertido en uno de sus principales críticos, acusándolo, por ejemplo, de haber tratado de asesinar al empresario multimillonario Boris Berezovsky, ahora también exiliado en Londres.

No es difícil ver quien está en su contra. Él es enemigo de Putin. Comenzó a criticarlo y ahora tiene mucho miedo
Boris Berezovsky, empresario
Litvinenko incluso acusó al FSB de poner bombas en edificios de apartamentos moscovitas en 1999, matando a más de 300 personas, con el objetivo de obtener apoyo para una guerra contra Chechenia.

Después de visitarlo en el hospital, Berezovsky le dijo a la agencia de prensa Associated Press: "No es difícil ver quien está en su contra. Él es enemigo de Putin. Comenzó a criticarlo y ahora tiene mucho miedo".

Otro amigo, Alex Goldfarb, dijo: "Nadie dice que Putin lo ordenó personalmente, aunque es muy probable".

Otro ex espía de la KGB exiliado en Londres, Oleg Gordievsky, le aseguró al diario The Times en una entrevista que: "Por supuesto que se hizo con apoyo del gobierno. Él era un enemigo muy obvio. Sólo la KGB puede hacer algo así".

Gordievsky considera que Litvinenko pudo haber sido envenenado por un ruso con quien tomó té el día que supuestamente pasó todo esto, el 1º de noviembre.

Oleg Gordievsky
"Sólo la KGB puede hacer algo así", aseguró Oleg Gordievsky, otro ex espía de la KGB exiliado en Londres
Según Gordievsky, ese ruso, cuyo nombre no se ha dado a conocer, había estado preso en Moscú pero luego fue liberado.

Más tarde ese día, Litvinenko almorzó sushi con un contacto italiano, Mario Scaramella, quien había estado siguiendo una investigación sobre el asesinato de la escritora rusa Anna Politovskaya, en la que Litvinenko estaba interesado.

Poco después se sintió mal, pero las sospechas de que había sido envenenado no se despertaron hasta diez días después.

Fuentes rusas le han echado la culpa a grupos rivales del exilio o han señalado que puede haber sido arreglado.

Un ex coronel del FSB y actual parlamentario ruso, Gennady Gudkov, dijo: "Le aconsejo a Litvinenko que no beba vodka falso. Boris Abramovich (Berezovsky), aunque es un director de escena talentoso, esta vez no logrará salirse con las suyas".

Ecos

Georgi Markov
Georgi Markov fue asesinado en 1978 con un paraguas que le inyectó una píldora de ricina.
Lo ocurrido trae a la memoria el envenenamiento durante la Guerra Fría del disidente búlgaro exiliado en Londres, Georgi Markov, quien fuera asesinado con un paraguas que le inyectó en la pierna una píldora con 450 microgramos de ricina, cuando caminaba por la calle.

El talio ya fue utilizado con anterioridad por agentes de Saddam Hussein para vengarse de sus enemigos políticos.

Pero recientemente han ocurrido una serie de hechos que sugieren que el veneno sigue siendo una herramienta utilizada por los agentes secretos.

El presidente de Ucrania, Víctor Yúschenko, cayó enfermo durante su campaña electoral en 2004 y su rostro quedó desfigurado. El diagnóstico determinó envenenamiento con dioxina.

El caso de Litvinenko puede potencialmente ensombrecer las relaciones del Reino Unido y Occidente con Rusia.

EXTRACTO DE THE ECONOMIST
Todavía no ha llegado a eso, pero parece estar encaminándose hacia el fascismo
En los últimos años, Rusia ha sido algo así como una desilusión para los gobiernos occidentales, pero seguramente el sentimiento es mutuo.

Un artículo publicado recientemente en The Economist sugiere que Rusia estaba marchando en la dirección equivocada y utilizó lo que denominó "una palabra que empieza con F" para describir la situación.

Es "una palabra que captura la paranoia y la confianza en sí mismo, la ausencia de ley y el autoritarismo, el populismo y la intolerancia, y el nacionalismo económico y político que caracteriza ahora al gobierno de Putin. Es una palabra controvertida y usada en exceso, especialmente en Rusia. El gobierno todavía no ha llegado a eso, pero parece estar encaminándose hacia el fascismo".

La mayoría de los gobiernos occidentales no irían tan lejos. Pero el mismo hecho de que las acusaciones en este caso puedan siquiera ser dirigidas a las autoridades del Estado ruso, muestran hasta qué punto se ha debilitado la confianza.



NOTAS RELACIONADAS
Investigan caso de ex agente ruso
19 11 06 |  Internacional
Muere el espía sin rostro
09 11 06 |  Internacional
Muerte de una valiente periodista
10 10 06 |  Internacional
Periodista rusa aparece muerta
07 10 06 |  Internacional
Asesinan a ex espía británico
05 04 06 |  Internacional
Viejos trucos en tiempos modernos
23 01 06 |  Internacional
TV rusa muestra "espías" británicos
23 01 06 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen