Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 16 de noviembre de 2006 - 10:22 GMT
De un infierno a otro
Marta Miera
Franja de Gaza

Jaled Mohamed Gabain, su esposa Faisa y su familia.
Jaled Mohamed Gabain es palestino, pero vivió en Irak durante 38 años.
"Les advertimos que los eliminaremos a todos si no dejan para siempre esta zona en tres días", es una de las frases que destaca uno de los panfletos distribuidos en los barrios palestinos en el Bagdad de hoy por las Brigadas del Día del Juicio Final, un grupo de milicianos chiitas.

La seguridad de aproximadamente 34.000 refugiados palestinos en Irak deterioró drásticamente con la caída del gobierno de Saddam Hussein en abril de 2003.

Dentro de la comunidad sunita de Irak, los palestinos han sido una de las minorías más perjudicadas por el rencor que los chiitas acumularon cuando los sunitas dominaban el país.

Las subvenciones de las que se beneficiaron durante años bajo el antiguo gobierno y la sospecha de que ahora apoyan a la insurgencia les ha convertido en uno de los principales objetivos de los chiitas, actualmente con las riendas del poder.

Durante los últimos tres años han sido decenas los palestinos asesinados y muchos más lo que han sucumbido a las amenazas y se han visto obligados a marcharse.

Más libertad

Jaled Mohamed Gabain -de 57 años, palestino y residente en Irak durante 38 años- es uno de éstos últimos.

Gabain se marchó de la Franja de Gaza poco después de la guerra de 1967, en la que Israel terminó de ocupar los territorios palestinos.

"Los israelíes arrestaban a todos los jóvenes. Salías de la cárcel y volvías a entrar. Yo decidí buscar un sitio con más libertad", explica.

Recuerda sus años en Irak con cariño y nostalgia. Se entristece cuando rememora su vida allí.

Preferidos

En Irak, Gabain se convirtió casi en un ciudadano más. Se hizo miembro del partido árabe socialista Baaz (al que pertenecía Hussein) y cuando estalló la guerra contra Irán (1980-1988) ingresó en el ejército.

"Fui a la guerra por convicción ideológica, para defender a mi partido y a Irak, que después de tantos años, lo consideraba mi país", dice Gabián, que alcanzó el rango de comandante en el ejército iraquí.

Rosa, hija mayor de familia Gabain.
Rosa dice que la situación en Gaza le recuerda lo que sufrieron en Irak.

"Durante el gobierno de Saddam a los palestinos nos consideraban sus huéspedes. Nos trataban de manera diferente que a los sirios o a gente de otros países árabes", reconoce.

Al caer Hussein su situación cambió radicalmente. "Empezó a llegar gente nueva a mi pueblo, familiares de los chiitas que ya vivían allí, y tomaron el control de las escuelas, de los hospitales y de las gasolineras. Entonces, comenzamos a sentirnos extraños".

Y apunta: "Pronto comenzaron a perseguir a los miembros del partido Baath, y yo era miembro, luego al ejército, y yo era miembro del ejército, y luego a los palestinos, y yo soy palestino".

Faisa, su mujer, llegó a Irak con 15 años enviada por su familia para casarse con su primo.

Ella explica que "tras la caída del gobierno de Hussein los nuevos mandatarios consideraron que los palestinos pertenecíamos al antiguo orden. Era como si nos dijeran: 'Se ha acabado su turno; ustedes ya no pertenecen a esto'".

Tras vivir prácticamente en la clandestinidad durante un tiempo y ver morir a muchos amigos, la familia Gabain decidió volver a Gaza.

Empezar de nuevo

En Gaza han tenido que empezar su vida desde el principio. Gabain trabaja como taxista trece horas al día.

Si hubiese sabido que la situación en Gaza iba a ser así nunca hubiese vuelto
Jaled Mohamed Gabain

"Si hubiese sabido que la situación en Gaza iba a ser así nunca hubiese vuelto", argumenta Gabain, quien baja los ojos avergonzado cuando su hija Rosa explica la pena que le da ver a su padre en su situación actual.

El boicot económico de la comunidad internacional a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y el aislamiento impuesto por Israel, han convertido a la Franja de Gaza en un sitio en el que es extremadamente difícil ganarse la vida, incluso en comparación con Irak.

Además, pese a la ilusión de volver junto a los suyos también aquí se sienten extraños y decepcionados.

"Mi gran sueño era venir a Gaza. La idealizaba. Creía que los palestinos tenían un gran corazón. Pero ¿cómo es posible que se estén matando entre ellos?", dice Rosa, de 21 años.

En peligro

Desde la investidura del gobierno de Hamas, la pasada primavera boreal, la Franja de Gaza ha sido testigo de una cadena de violentos enfrentamientos, cada vez más intensos, entre las distintas facciones palestinas que empuja a la población hacia una guerra civil.

Familia Gabain.
La familia Gabain enfrenta una difícil realidad en Gaza.

La lucha interna palestina y las constantes incursiones del ejército israelí convierten a la Franja de Gaza en un territorio doblemente peligroso.

"En Irak cada bala que oíamos pensábamos que iba contra nosotros y en Gaza es como si estuviésemos en el frente de la guerra. Al final el peligro y la sensación es la misma", explica Rosa.

"Cuando sales de casa no sabes si regresarás", agrega.

NOTAS RELACIONADAS
Israel atacó casas de radicales en Gaza
16 11 06 |  Internacional
EE.UU. "legitimó la masacre"
12 11 06 |  Internacional
Artillería israelí mata a 18 en Gaza
08 11 06 |  Internacional
Olmert: "No queremos ocupar Gaza"
05 11 06 |  Internacional
Gaza: finaliza sitio a mezquita
03 11 06 |  Internacional
Operativo militar de Israel en Gaza
01 11 06 |  Internacional
Gaza: cabo israelí "está bien"
01 07 06 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen