Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 24 de octubre de 2006 - 10:48 GMT
Escolta para la cosecha

Karim Hauser
Karim Hauser
BBC Mundo, Medio Oriente

Niño en campo palestino (Foto: Machsom Watch)
El olivar es fundamental para la superviviencia de los campesinos palestinos y un símbolo de arraigo.

En el Líbano, pude constatar que los agricultores del sur del país tienen dos opciones: perder la cosecha, o adentrarse en sus campos y perder la vida al pisar un explosivo sin detonar, cortesía de los bombardeos israelíes en el conflicto que terminó hace dos meses.

En los territorios palestinos, si bien no hay explosivos en las parcelas, lo que sí hay es una barrera de separación, un sinnúmero de retenes de control y áreas donde los colonos judíos diariamente boicotean la cosecha.

"La aceituna y el aceite son de las fuentes primordiales del sector agrícola. Y por eso el olivar es básico para los campesinos palestinos", señaló a BBC Mundo Abdel Jawad Saleh, ex ministro de Agricultura palestino.

Si bien la cosecha del olivo 2006 apenas comienza, ya hay varias quejas de individuos que no pueden explotar debidamente su tierra.

Agricultores en apuros

"La ocupación israelí ha cercenado cientos de miles de árboles. Y ese muro de separación, en realidad no es para seguridad sino para confiscar las mejores tierras de Cisjordania, en especial las irrigadas" dijo a BBC Mundo Abdel Jawad Saleh, ex ministro de Agricultura.

"Otro enorme problema que enfrentan son los colonos judíos que se han insertado en la profundidad del campo palestino y no dejan a los agricultores en paz, al atacarlos o arrancar los árboles o arruinarlos con productos químicos".

Trabajando la cosecha (Foto: Machosm Watch)
El ejército israelí no tiene registro alguno de problemas en la cosecha 2006.
Inclusive hay veces que tienen que tirar las olivas al piso porque no tienen derecho a desplazarlos, dijo Saleh a BBC Mundo desde Ramala.

Mohammed Raja, tiene 44 años y vive en Burin, Cisjordania. Su parcela tiene 150 olivos, 20 almendros y 20 higueros. "Nosotros estamos rodeados de cuatro asentamientos y enfrentamos muchos problemas, sobretodo desde la segunda intifada. A principios de este año los colonos vinieron con palos a arruinar los plantíos", me dijo en una conversación telefónica.

"No te puedo decir cuántos problemas hay por semana. Hace 5 minutos mi padre quería transportar dos bolsas sobre el burro. Ya en el camino lo interceptaron dos coches con colonos y golpearon al burro; mi padre apenas pudo saltar a tiempo", añadió.

Sin embargo, el ejército no tiene registro de estos problemas. "Hasta ahora todo se pudo recolectar y ha sido aprovechado en su totalidad; no tenemos ninguna queja registrada en la Oficina de Enlace", dijo a BBC Mundo Hernán Jeberovich, portavoz del ejército israelí.

Escoltando al campesino

Así como hay colonos israelíes determinados a impedir el acceso de los campesinos palestinos, hay otros ciudadanos que luchan para garantizarlo.

El rabino Arik Ascherman pertenece a Rabinos por los Derechos Humanos, que junto con otras organizaciones, como el Movimiento de la Solidaridad Internacional o Machsom Watch, escoltan a los palestinos a sus tierras.

La aceituna y el aceite son de las fuentes primordiales del sector agrícola. Y por eso el olivar es básico para los campesinos palestinos
Abdel Jawad Saleh, ex ministro de Agricultura palestino
"Estamos presentes en más de 30 pueblos palestinos desde el año 2002. Año tras año ha habido progreso pero no es suficiente", dijo el rabino.

En junio de este año, después de una apelación interpuesta en noviembre de 2004, la Suprema Corte de Israel reconoció el derecho de acceso de los palestinos a sus tierras, con protección del propio ejército israelí.

"La única forma de entrar aquí es a través del camino de los asentamientos, no hay otro acceso. Y eso sólo se puede hacer mediante la coordinación con los israelíes y es ahí donde con los extranjeros usan su influencia, pero ellos no están constantemente con nosotros, sino que si tenemos problemas les llamamos y ellos piden al ejército que intervenga para protegernos", dijo a BBC Mundo el campesino Mohamed Raja, de Burin, Cisjordania.

Escolta incómoda

Según el diario israelí Haaretz, hace una semana las Fuerzas de Defensa Israelíes exigieron que los agricultores palestinos no sean escoltados a sus tierras por simpatizantes israelíes y extranjeros.

Soldado israelí frente a una mujer palestina (foto: Movimiento para la Solidaridad Internacional)
La Suprema Corte de Israel reconoció el derecho de acceso de los palestinos a sus tierras, con protección del propio ejército israelí.
El rabino Ascherman reaccionó a las restricciones del ejército. "Creo que el ejército está enojado, debido a la sentencia de la Suprema Corte. Aunque algunos comandantes han reconocido que somos útiles, otros ceden a la intensa presión de los colonos", indicó el religioso judío a la BBC.

Por su parte Hernán Jeberovich, portavoz del ejército, matizó estas afirmaciones. "Ellos pueden acompañar a los agricultores, si lo desean. El ejército no tiene objeciones.

Pero existe una mínima cantidad de áreas en donde hay mucha fricción y se pide que sean sólo los campesinos los que ingresen. Son razones de seguridad y no de ideología", dijo a BBC Mundo.

Pero el rabino Arik Ascherman no está de acuerdo. "Justamente esas pequeñas áreas son precisamente donde más nos necesitan.

En algunas partes reconocemos que complicamos las cosas para el ejército, ya que en efecto los colonos están más molestos por nuestra presencia que por la de los palestinos", respondió Ascherman.

"Pero lo que está haciendo el ejército es impedirnos el acceso a áreas cada vez más extensas."

Entre la espada y la pared

Varios observadores concuerdan que la situación en Cisjordania está mejor regulada y la decisión de la Suprema Corte indica buena voluntad. Pero en las tierras ubicadas entre la nueva barrera de separación y la frontera de Cisjordania de 1967, conocida como línea verde, la situación es otra.

Trabajando la tierra (Foto: Machsom Watch)
Los activistas de las ONGs escoltan a los agricultores y en ocasiones ayudan en la cosecha del olivo.
El ingreso de Salah El Teily depende totalmente de la agricultura. Tiene 44 años y 6 hijos, vive en Tulkarem y tiene que obtener permisos para llegar a su parcela. "El muro me separa de mi terreno y teníamos prohibido pasar, hasta que los extranjeros intervinieron y nos consiguieron permisos. Pero el ejército sirve para proteger a los colonos y no a nosotros."

Y es que la intervención de las ONGs resulta esencial para el movimiento de estos pequeños agricultores. "La gente necesita un permiso especial para entrar a esas tierras ubicadas entre la barrera de separación y la línea verde", dijo a BBC Mundo Sylvia Piterman de la ONG Machsom Watch.

"Hay familias enteras a las que no les reconocen la propiedad de sus tierras, después de haberlas trabajado durante generaciones; por otro lado, hay familias muy grandes que sólo reciben permisos para pocos miembros de su familia", explicó Piterman. "En Cisjordania hay un total de 200 mil personas consideradas "peligrosas" a las que no les dan acceso; las cosas se han puesto más dificiles que en años anteriores".

¿Y qué pasa con esas tierras inaccesibles? "Hay una vieja ley otomana; si la tierra no se trabaja deja de ser propiedad de los individuos y pasa a manos del estado. Y la gente está bastante desesperada con eso", aseveró Sylvia Piterman.



NOTAS RELACIONADAS
Ramadán negro para palestinos
03 10 06 |  Internacional
Piden observadores para Gaza
08 09 06 |  Internacional
Guerra de los olivos en Cisjordania
20 10 04 |  Internacional
Líbano: política en movimiento
09 10 06 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen