Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 10 de octubre de 2006 - 16:14 GMT
En el "corredor de la muerte"
Redacción BBC Mundo

Juan José Martínez
Cuando ejecutaban a algún preso, sabíamos porque podíamos ver cómo parpadeaban las luces y todo lo eléctrico dentro del corredor fallaba

En 1997, Joaquín José Martínez -nacido en Ecuador y de nacionalidad española- fue condenado a la pena capital en el estado de Florida, EE.UU., tras haber sido enjuiciado por el asesinato de una pareja cometido en 1995.

Tras una intensa campaña, Martínez fue absuelto y salió en libertad. Hoy se dedica a relatar sus experiencias y a organizar campañas en contra de la pena de muerte.

Además, le escribe a algunos compañeros que aún están recluidos.

Joaquín José Martínez habló con BBC Mundo sobre sus impresiones y sentimientos poco después de saber que sus días estaban contados.


Mi nombre es Joaquín José Martínez. Fui el primer español en salir del corredor de la muerte y estuve allí unos tres años. Me siento afortunado, porque sólo fueron tres años, pero la verdad es que fueron tres años muy largos. Hubo mucho sufrimiento durante ese tiempo, y a cinco años de estar libre todavía cargo esas secuelas.

Es la peor experiencia que uno puede vivir y lo peor que uno puede sentir. Desde el momento en que entras hasta el día en que sales de allí, implica que estás muerto para la sociedad y para tí mismo.

Martínez junto a sus padres
Las conversaciones del día a día eran "tú vas al infierno, no tú vas primero"
En el corredor hay personas que pierden todo, pierden la familia y el ser persona. Allí se pasa mal.

Las horas de la comida no son las normales, te despiertan a las cinco de la mañana para el desayuno, la comida no es la que se come fuera. Es un recordatorio diario de que estas condenado a muerte y que vas a morir y muchas veces te sientes ya muerto sin haber llegado ese día.

Luego lo que haces es leer, escribir cartas y tienes dos horas de recreo dos días a la semana. La gente se anima -aunque estés entre rejas y no puedas tocar el césped- para respirar un poco de aire fresco.

Durante ese tiempo se piensa más que nada en la familia, en esos días de las fiestas, de navidad y los cumpleaños. Tengo dos hijas que ahora tienen 12 y 13 años y lo pasé mal, en tu mente pasan como fotografías de tus padres, hijas, todo lo bueno.

Mucha gente me pregunta cómo es estar allí dentro y yo digo que se imaginen los últimos años de su vida y borren todos los buenos momentos. Lo peor es no poder estar con la familia y cuando la ves es por muy poco tiempo y con un traje naranja. Estar privado de libertad fue sólo una parte, estar sin la familia fue lo principal.

Me acerqué más a la fe y a Dios y en mi caso, recibí apoyo de muchas personas e instituciones que a través de cartas me permitían mantenerme fuerte. Al principio con otros compañeros hablas y te ayudan a adaptarte a una nueva vida, una nueva dinámica, y luego estando allí dentro, ellos se convierten en una segunda familia.

Al principio se dirigían a tí como un número que todavía llevo marcado:124396
Los guardias y ayudantes al principio no eran lo que esperaba. En las revisiones de las celdas, llegaban y te rompían la correspondencia y las fotos. Te hacían la vida imposible y te recordaban que estabas condenado a muerte.

El primer día que llegué allí recibí un golpe u otro como la mayoría de los que llegan, pero luego el trato fue cambiando y ya casi al final me hacían sentir en algunos momentos como persona, te hablaban, al principio se dirigían a tí como un número que todavía llevo marcado:124396 repetido unas diez veces durante el día, pero cerca del final ya era Martínez.

Con los compañeros de celda cada caso era diferente. Había discusiones. Recuerdo el caso de una persona que era muy religiosa y decía que había matado en nombre de Dios y al otro lado tenía otra que decía que había matado en nombre del Diablo.

Martínez y sus hijas
Hay cosas que te dejan muy marcado, como el olor a carne, porque es lo que uno huele al estar allí dentro. Aunque no es lo que es, el cerebro te juega de tal forma que luego que una persona ha sido ejecutada hueles la muerte de esa persona
Las conversaciones del día a día eran "tú vas al infierno, no tú vas primero".

Llega un momento en que se pierde la noción de la realidad y de los temas que se hablan. Se habla de la muerte y del más allá. Había compañeros que incluso decían que si salían de nuevo harían algo al policía, al fiscal o la familia de la víctima.

Algunos se volvían más agresivos de lo que eran cuando entraron. Otros intentaban mantenerse fríos y aislados de estas conversaciones como lo hice yo, para buscar la manera de salirse de ese corredor.

No había recibido fecha de ejecución todavía. Tuve la suerte de ganar la primera apelación directamente en la Corte Suprema, y por eso no la recibí. Las personas que ya llevan más de cinco años son las que ya empiezan a preocuparse de ese tema.

Ya cuando se empiezan a agotar las apelaciones, comienzan a llegar las cartas y la que esperan - o mejor dicho no esperan los reclusos- es la carta que les dice que han perdido la última apelación. A partir de ese momento, pueden venir los vigilantes a tu celda y llevarte a otra celda independiente por un mes antes de ser ejecutado.

Llegado el momento, los reclusos iban muy tranquilos. La verdad son ese momento y cuando probaban la silla eléctrica cuando más silencio existe en el corredor. Éramos 13 en ese pabellón y cuando sacaban a un chico para llevárselo a la otra zona para ser ejecutado, existe un silencio y mucha tristeza entre los presos.

El recluso en sí intenta transmitir una sensación de fuerza pero el que lo está viendo desde afuera no lo ve igual, uno ve que al hombre se le está acabando el tiempo y que lo va a pasar mal.

Al principio sabíamos que iban a ser ejecutados por las fechas. A ellos los tienen vigilados por un mes hasta la fecha de ejecución y cuando yo estaba sólo había la silla eléctrica, no había esa opción de inyección letal así que cuando ejecutaban a algún preso, sabíamos porque podíamos ver cómo parpadeaban las luces y todo lo eléctrico dentro del corredor fallaba.

Yo llevo ya cinco años libre, pero te vas dando cuenta de cosas que te marcan, como la cadena de mi pareja. No puedo escucharla mientras duermo, porque me despierto. El sonido de las llaves también me recuerda que los vigilantes venían a buscar a un preso o a pegarle.

Hay cosas que te dejan muy marcado, como el olor a carne, porque es lo que uno huele al estar allí dentro. Aunque no es lo que es, el cerebro te juega de tal forma que luego que una persona ha sido ejecutada hueles la muerte de esa persona



NOTAS RELACIONADAS
Ejecutan cristianos en Indonesia
22 09 06 |  Internacional
EE.UU.: ejecutan a mexicano
28 06 06 |  Internacional
EE.UU.: ejecutan a ex líder pandillero
13 12 05 |  Internacional
Ejecuciones alcanzan marca histórica
06 04 05 |  Internacional

EN OTROS SITIOS BBC

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen