Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 27 de septiembre de 2006 - 17:02 GMT
Fragmentos del informe sobre Irak
Éstos son algunos fragmentos desclasificados del informe de abril de 2006 elaborado por los 16 servicios secretos de EE.UU., parcialmente desclasificado este martes.

Los extractos del informe titulado "Tendencias en el Terrorismo Global: Implicaciones para EE. UU." fueron seleccionados por la oficina del director de Inteligencia de EE.UU., John Negroponte. Los subtítulos fueron agregados por la BBC.


Los esfuerzos liderados por Estados Unidos para contrarrestar el terrorismo han dañado gravemente el liderazgo de al-Qaeda e interrumpido sus operaciones. Sin embargo, creemos que al-Qaeda continuará siendo la mayor amenaza -de una única organización terrorista- para EE.UU. y para los intereses estadounidenses en el extranjero.

También creemos que el movimiento yihadista global (formado por los partidarios de la Guerra Santa), que incluye a al-Qaeda, grupos terroristas independientes afiliados y redes y células emergentes, se está expandiendo y adaptando a los esfuerzos antiterroristas.

A pesar de que no podemos medir con precisión el alcance de su expansión, una gran cantidad de información de distintas fuentes indica que los activistas que se identifican a sí mismos como yihadistas, aunque un pequeño porcentaje son musulmanes, están aumentando en número y en dispersión geográfica.

Si esta tendencia continúa, las amenazas contra los intereses estadounidenses tanto dentro del país como en el extranjero serán más variadas, y aumentarán los atentados en todo el mundo.

Un mayor pluralismo y sistemas políticos más receptivos en las naciones con mayoría musulmana, servirían para mitigar algunos de los problemas que explotan los 'yihadistas'. Con el paso del tiempo, este progreso sumado a programas multifacéticos sostenidos dirigidos a los puntos vulnerables del movimiento 'yihadista', sumados a una presión continua sobre al-Qaeda, podrían erosionar el apoyo a los extremistas.

'Difuso'

Creemos que el movimiento yihadista está descentralizado, carece de una estrategia global coherente y se está volviendo más difuso. Es probable que surjan nuevas redes y células yihadistas con una agenda anti-estadounidense. La conjunción de un propósito compartido y la dispersión de los actores, hará más difícil localizarlos y hacerles frente

Creemos que la amenaza operativa de las células radicalizadas crecerá en importancia para los esfuerzos de EE.UU. para combatir el terrorismo, particularmente en el extranjero pero también dentro del país.

Los yihadistas consideran a Europa un lugar importante para atacar intereses occidentales. Las redes extremistas dentro de las extensas diásporas musulmanas en Europa facilitan el reclutamiento y la puesta en práctica de atentados urbanos, como ocurrió en los ataques con bomba en Madrid en 2004 y en Londres en 2005.

Irak

Creemos que la yihad en Irak está dando forma a una nueva generación de líderes y operativos terroristas; lo que se percibe como un éxito yihadista allí podría inspirar a otros combatientes a continuar con la lucha en otra parte.

El conflicto en Irak se convertido en una 'causa célebre' para los extremistas, generando un profundo resentimiento por la participación de EE.UU. en el mundo musulmán y alimentando el surgimiento de simpatizantes del movimiento yihadista global. Si los extremistas musulmanes abandonan Irak percibiéndose, y siendo percibidos, como derrotados, creemos que menos combatientes se verán inspirados para seguir la lucha.

Creemos que los factores subyacentes que alimentan la difusión del movimiento superan a sus debilidades y es probable que sigan haciéndolo por la duración del tiempo estimado en este informe.

Hay cuatro factores subyacentes que alimentan la difusión del movimiento yihadista: (1) agravios arraigados, como la corrupción, la injusticia y el miedo a la dominación occidental, que provocan ira, humillación y sensación de impotencia; (2) la yihad iraquí; (3) la lentitud con la que se producen reformas reales y sostenibles en muchos países de mayoría musulmana y (4) el sentimiento anti-estadounidense entre la mayoría de los musulmanes, todos estos elementos son explotados por los yihadistas.

Más lento

Las vulnerabilidades concomitantes del movimiento yihadista, si se las expone en su totalidad y se las explota, pueden hacer más lenta la expansión del movimiento. Éstas dependen de la continuación de los conflictos relacionados con el mundo musulmán, la limitada atracción de la ideología yihadista radical, la aparición de voces moderadas respetadas, y la crítica a las tácticas violentas empleadas mayormente contra los ciudadanos musulmanes.

El punto más vulnerable de los extremistas es que su solución política última -una interpretación ultra conservadora del código islámico aplicado por un gobierno islámico en todo el mundo musulmán- es muy impopular entre la vasta mayoría musulmana. Exponer la rigidez política y religiosa que implica la propaganda extremista contribuiría a separarlos del público al que intentan persuadir.

Las recientes condenas a la violencia y a las interpretaciones religiosas extremistas hechas por unos pocos clérigos musulmanes notables muestran una tendencia que puede facilitar el crecimiento de una alternativa constructiva a la ideología yihadista: un activismo político pacífico. Esto puede también generar una participación dinámica y consistente de las comunidades musulmanas en el rechazo de la violencia, reduciendo la habilidad de los radicales de aprovechar el apoyo pasivo de la comunidad.

De este modo, la principal corriente musulmana se transforma en el arma más poderosa en la guerra contra el terror.

Contrarrestar la difusión del movimiento yihadista requerirá esfuerzos multilaterales coordinados que van más allá de operaciones para capturar o dar muerte a líderes terroristas.

Líderes

Si los esfuerzos por hacer reformas democráticas en los países de mayoría musulmana progresan en los próximos cinco años, la participación política probablemente provocará una división entre los extremistas intransigentes y los grupos interesados en utilizar el proceso político para conseguir sus objetivos locales. De todos modos, las reformas y las transiciones potencialmente desestabilizadoras crearán nuevas oportunidades que pueden llegar a ser explotadas por los yihadistas.

Al-Qaeda, ahora unida con la red de Abu Musab al-Zarqaqi, está aprovechando la situación en Irak para atraer nuevos miembros y donantes y para mantener su liderazgo.

La pérdida en poco tiempo de cabecillas clave, particularmente Osama Bin Laden, Ayman al-Zawahiri y al-Zarqawi, puede probablemente hacer que el grupo se divida en grupos más pequeños. Si bien los individuos con una mentalidad similar no tendrían problema en llevar a cabo una misión, la pérdida de estos líderes puede exacerbar las tensiones y desacuerdos.

Pensamos que los grupos más pequeños que puedan surgir como resultado representarán una amenaza menos grave que la de al-Qaeda.

Si no se logra capturar a al-Zarqawi y éste reduce sus ataques contra musulmanes, estimamos que podría atraer a más simpatizantes, convirtiéndose en una amenaza global.

La creciente participación de iraquíes en el manejo de las operaciones de al-Qaeda en Irak puede hacer que los extremistas extranjeros veteranos concentren sus esfuerzos en operaciones en el extranjero.

Otros grupos

A menos que se las combata, es probable que otras organizaciones extremistas sunitas afiliadas como la Jemaah Islamiya, Ansar al-Sunnah y varios grupos nor-africanos se expandan y estén, entonces, en mayor capacidad de llevar a cabo atentados múltiples o masivos fuera de las áreas donde operan normalmente.

Creemos que estos grupos son menos peligrosos para EE.UU. que al-Qaeda pero que representan una amenaza de diversa magnitud para nuestros aliados y para los intereses de EE.UU. en el extranjero.

El objetivo de sus atentados puede fluctuar entre blancos locales, regionales y globales.

Creemos que la mayoría de los grupos extremistas (tanto los más conocidos como los que se han formado recientemente) utilizarán mecanismos explosivos improvisados para llevar a cabo atentados suicidas, primordialmente contra objetivos blandos, implementando una estrategia de guerra asimétrica, y que intentarán realizar atentados terroristas en entornos urbanos.

Los combatientes con experiencia en Irak son líderes potenciales para los yihadistas que quieran utilizar estas tácticas.

Mientras que Irán y en menor medida Siria siguen siendo los estados más activos en patrocinar el terrorismo, muchos otros estados no podrán evitar que su territorio o sus recursos sean utilizados por los terroristas.

Internet

El sentimiento anti-estadounidense y anti-globalización va en aumento y alimenta a otras ideologías radicales. Esto puede hacer que algunos grupos de izquierda, nacionalistas o separatistas adopten métodos terroristas para atacar intereses estadounidenses.

El proceso de radicalización está ocurriendo más rápidamente, en más lugares y de forma más anónima en la era de internet, aumentando las posibilidades de que se produzcan ataques sorpresivos por grupos desconocidos cuyos miembros y simpatizantes son difíciles de identificar.

Creemos que grupos de toda índole utilizarán cada vez más a internet para comunicarse, hacer propaganda, reclutar, entrenar y obtener apoyo logístico y financiero.


NOTAS RELACIONADAS
EE.UU.: exigen revelación total
26 09 06 |  Internacional
Irak abatido "dirigente de al-Qaeda"
25 09 06 |  Internacional
"Irak generó más terrorismo"
24 09 06 |  Internacional
Una marea de violencia
23 09 06 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen