Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 25 de septiembre de 2006 - 16:01 GMT
Descubriendo el pasado de Irán
Zahid Warley
BBC, Irán

Mezquita cerca de Qom.
Las mezquitas de colores están entre las imágenes inolvidables de Irán.

No era mi primera visita a Irán.

Eso fue en la década de 1970, cuando Teherán era una estación en el sendero de viaje de los hippies.

Las imágenes que salen a la superficie de esa primera visita son fragmentarias pero vívidas.

El rojo intenso del jugo de granada que nos servía de un balde un vendedor callejero.

El aroma a ropa recién lavada del arroz y los kebabs que comíamos casi todos los días.

Y un hotel verdaderamente alucinante en donde, al momento de registrarnos, vimos, o creímos ver, una cabra masticando cubos de azúcar en el restaurante.

Las otras eran impresiones más típicas, por supuesto: los domos color turquesa y melocotón de las mezquitas en Isfahán, y la locura del tráfico en Teherán.

Me agrada decir que no volví a ver a la cabra esta vez, pero las mezquitas y el tráfico no habían cambiado mucho.

Se estima que hay cerca de 14 millones de personas viviendo en Teherán, y cuando alguien intenta cruzar una calle, puede parecer que todos ellos estuvieran haciendo fila para pasar en ese momento.

El rojo puede significar pare y el verde puede significar siga, pero los semáforos parecen servir solamente como sugerencia.

Y no hay lado correcto o incorrecto de la calle.

Me encantó saber que Mahmoud Ahmadinejad, el presidente de Irán y ex alcalde de Teherán, tiene un diploma en administración de tráfico. Interpreten ese dato como quieran.

Tres momentos

Isfahán
La ciudad de Isfahán contiene varios tesoros culturales.

Afortunadamente, nunca tuve que tomar el timón de conductor de un auto.

Eso era responsabilidad de nuestro chofer, el señor Dashti, quien conducía su auto de 4x4 por entre todos los obstáculos puestos en su camino con la destreza de un Michael Schumacher.

Eso me dejó en libertad de pensar acerca del motivo de mi visita: hacer un programa con el director del Museo Británico, Neil MacGregor, acerca del pasado antiguo de Irán y cómo éste afecta al sentido moderno de identidad iraní.

Decidimos hacer énfasis en tres momentos en los cuales pareció cristalizarse la identidad iraní: el nacimiento del Imperio Persa bajo Ciro el Grande en el año 550 A.C., la fundación de un estado chiita bajo Shah Abbas en el siglo 16, y el imperio del lenguaje y las letras establecido por el poeta del siglo 14, Hafez.

Una jornada de carretera a través de una planicie monótona rodeada por las montañas Zagros nos llevó a la tumba de Ciro, una especie de pirámide escalonada coronada por un arca de piedra.

No hay mucho por ver allá, pese a que el sitio, Pasargadae, fue alguna vez la capital del primer mandatario persa.

Me hizo pensar en Ozymandias, el calor reduciendo todo a polvo, y un viento intenso llevándoselo todo.

Los logros de Ciro son más duraderos, no obstante.

Es recordado no solamente por unir a los medos y a los persas, sino por formular la que ha sido descrita como la primera declaración de derechos humanos.

Hermosa lente

Calle de Shiraz
Shiraz alberga a la tumba de Hafez.

La siguiente etapa de nuestro viaje nos llevó varios cientos de millas al norte hacia otra ciudad, la Isfahán de Shah Abbas.

Isfahán es la hermosa lente a través de la cual la cultura persa es vista más a menudo.

El poeta inglés Vita Sackville West pensaba que estaba hecha de la luz misma, y no pude sacarme esa idea de la mente cuando estuve grabando con Neil MacGregor en la Plaza Imam.

El atardecer estaba cayendo y el cielo estaba tornándose de azul pálido a violeta.

Carretas tiradas por caballos estaban deambulando por la periferia, y las familias estaban tendiendo sus cobijas de picnic.

Las teteras sonaban en las estufas portátiles y el aire se sentía condimentado con el aroma de la comida.

No puede haber un mejor símbolo de Shah Abbas y sus aspiraciones: poder espiritual y temporal en armonía, y la gente protegida por el abrazo benigno de una sociedad que deriva su fuerza de la doctrina chiita.

Entendimiento místico

Nuestro examen al tercer aspecto del pasado imperial persa requirió de un viaje más al sur a Shiraz y la tumba del profeta, Hafez.

Nada nos podía preparar para lo que presenciamos ahí.

Había cientos y cientos de personas deambulando.

Para darse una idea, hay que imaginar un gran jardín formal rodeando a una cabaña inspirada en Wordsworth, con un salón de té a un lado donde se puede comer helado de pétalo de rosa y fumar una pipa de agua tradicional.

¿Por qué los dirigentes de la República Islámica de Irán de hoy aparecen tan inflexibles en Occidente cuando Shah Abbas y Ciro eran tan conocidos por su tolerancia?

El lenguaje persa, parece, es casi el mismo que se hablaba en el siglo 14.

Y Hafez tiene un entendimiento místico y tolerante del Islam que encaja bien con este idioma lleno de gracia.

Un par de días después, a medida que esperaba que llegase el señor Dashti con el auto para que nos llevaría al aeropuerto y al avión que nos traería de vuelta a casa, pensé en lo que habíamos oído de la gente que conocimos.

No hay duda que Hafez, Ciro y Shah Abbas influyen en la manera como los iraníes modernos piensan de sí mismos.

Pero lo que ellos representan me dejó con una pregunta que no he podido resolver.

¿Por qué los dirigentes de la República Islámica de Irán de hoy aparecen tan inflexibles en Occidente cuando Shah Abbas y Ciro eran tan conocidos por su tolerancia?

NOTAS RELACIONADAS

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen