Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 26 de septiembre de 2006 - 22:42 GMT
Irán y su influencia regional
John Simpson
John Simpson
BBC

Ayatola Jomeini
El Ayatola Jomeini murió en 1989.
Irán se ha convertido en un superpoder que desde la revolución islámica (1978-1979) Occidente aún no termina de entender.

El 9 de enero de 1979, un par de semanas antes de su victorioso regreso a Irán, entrevisté al Ayatola Jomeini en exilio en París.

Durante la entrevista, Jomeini me expuso sus planes para el futuro de Irán: acabar con la monarquía, establecer el sufragio universal y combatir las influencias occidentales "corruptas".

Igualmente adelantó cuál sería su actitud frente a países como el Reino Unido y Estados Unidos.

"Rechazaremos relaciones que nos hagan dependientes de otros países", afirmó.

"Tenemos memorias amargas de los británicos porque ellos velaron para que el sha Reza llegara al poder y por medio siglo hemos estado bajo la dominación de ese hombre y su hijo".

Una posición elevada

Por casi 30 años, Occidente se ha concentrado en el aspecto religioso fundamentalista de la República Islámica de Irán.

Occidente ha olvidado que la revolución de Jomeini fue también una declaración de independencia del control ejercido por estadounidenses y británicos en ese país.

Ahora, gracias a diferentes factores, Irán repentinamente ha alcanzado un nuevo nivel de influencia y poder.

Si el presidente Ahmadinejad quiere atacar a Israel, existen mecanismos más simples que la fabricación de una bomba nuclear.
Los altos precios del petróleo ha llenado las arcas de Irán.

Con el derrocamiento del mandatario iraquí, Saddam Hussein -operación a cargo de EE.UU.-, Irán se quedó sin su rival más poderoso y las elecciones democráticas iraquíes han puesto en el poder a la mayoría chiita.

Irak, debilitada por la ola de violencia que continuó tras la salida del poder de Saddam Hussein, ahora considera a Irán -de población de mayoría chiita- como el socio dominante en la relación entre ambos países.

Finalmente, luego de ocho años de gobierno inefectivo en manos del presidente reformista moderado Mohammed Jatamí, Irán tienen ahora un presidente fundamentalista, idiosincrático y con verbo fácil que no puede ser ignorado.

Mahmoud Ahmadinejad retornó a los principios de Jomeini y busca consolidar aún más la independencia de Irán convirtiendo al país en una potencia nuclear.

Relaciones con Israel

Estados Unidos e Israel están sumamente preocupados.

Ahmadinejad insiste en que Irán está conformando una industria nuclear y que el gobierno estadounidense no tiene derecho de impedir ese proyecto.

Sin embargo, el académico radicado en EE.UU., Vali Nasr, autor de "El Renacimiento Chiita", cree que el mandatario iraní quiere ir aún más lejos. "Ahmadinejad quiere estar lo más cercano posible a la fabricación de la bomba nuclear", indicó.

El ministro de Justicia de Israel, Meir Sheetrit, está seguro de que Irán piensa construir una bomba nuclear.

"Están peleando en contra del mundo libre, y estoy advirtiendo no sólo a Israel sino a toda Europa y a todas las naciones democráticas. Si no, cuando reaccionemos podría ser demasiado tarde".

Sin embargo, si el presidente Ahmadinejad quiere atacar a Israel, existen mecanismos más simples que la fabricación de una bomba nuclear.

El cercano aliado de Irán -el movimiento chiita libanés Hezbolá, armado y entrenado por Teherán- lanzó una breve guerra contra Israel.

El movimiento guerrillero -que tiene en su poder armas de baja tecnología- fue un hueso duro de roer para el ejército convencional israelí que utilizó tanques, aviones y artillería.

Alianzas modernas

Incentivando y armando a Hezbolá, Irán se las ha arreglado para crear un frente antiestadounidense entre musulmanes sunitas y chiitas en muchas partes del Medio Oriente.

En vez de la vieja hostilidad entre sunitas y chiitas, ahora se ha producido una nueva unidad.

Con el derrocamiento del mandatario iraquí, Saddam Hussein -operación a cargo de EE.UU.- Irán se quedó sin su rival más poderoso
Actualmente, es fácil obtener fotos del líder de Hezbolá Hassan Nasrallah, en las tiendas, calles y casas desde el Cairo hasta Amman pasando por Jerusalén.

De acuerdo con el príncipe Hassan de Jordania, "el populismo de Ahmadinejad y Hezbolá es una sociedad civil alternativa en Medio Oriente".

Según Hassan, "a través del reclutamiento de los pobres y excluidos, están más cerca que el propio gobierno de las necesidades de la gente, y es por eso que tienen tantos seguidores".

Puede que a los gobiernos pro occidentales en Medio Oriente eso no les agrade, pero no hay nada que puedan hacer.

La influencia estadounidense en el área va en descenso, y sus propias posiciones son incluso más débiles.

El presidente Ahmadinejad ha puesto a Irán al frente de todos estos cambios.

Para él, todo es parte del mismo proceso que comenzó el Ayatola Jomeini hace 27 años, cuando derrocó al Sha, apoyado por una alianza británico-estadounidense.



NOTAS RELACIONADAS
Diplomacia para Irán
21 09 06 |  Internacional
Bush y Ahmadinejad se roban el show
19 09 06 |  Internacional
Caracas respalda plan nuclear iraní
18 09 06 |  América Latina
Annan se reunirá con líderes de Irán
03 09 06 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen