Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 1 de septiembre de 2006 - 17:31 GMT
11-S: ¿Qué cambió en cinco años?
Redacción BBC Mundo

Ruinas de torres gemelas
Tras los ataques en EE.UU., varios países promulgaron leyes "anti terroristas".
Los ataques del 11 de septiembre en Estados Unidos, suele decirse, cambiaron el mundo para siempre. ¿Pero qué es lo que cambió?

La llamada lucha contra el terrorismo sigue adelante y no parece próxima a terminar.

El objetivo de esta "guerra", tal como señaló el presidente de Estados Unidos George W. Bush días después de los ataques, era capturar a Osama bin Laden, destruir a su organización, al-Qaeda, y prevenir el surgimiento de nuevas redes "terroristas".

Cinco años después de los atentados, Osama bin Laden no ha sido capturado.

Al-Qaeda ha sufrido varios golpes -tal vez el más importante haya sido la muerte de su líder en Irak, Abu Musab el Zarqawi-, pero continúa con capacidad operativa.

Con respecto al surgimiento de nuevas redes "terroristas", se trata de algo muy difícil de medir, pero para muchos analistas es lícito decir que el accionar de grupos radicales islámicos en los últimos años no ha disminuido pero tampoco aumentado.

Un problema de percepción

Según datos del Grupo de Investigación e Información sobre la Paz, GRIP, con base en Bruselas, en el 2002 y 2003 hubo una baja en las actividades de grupos extremistas en el mundo, tanto si se mide el número de ataques como el número de víctimas.

Creo que la gente se siente menos segura de lo que podía sentirse antes.
Claudio Gramizzi, analista de temas de seguridad

En el 2004 se registro un aumento, pero las cifras volvieran a bajar en el 2005. GRIP todavía no maneja datos para el 2006.

La campaña militar de Estados Unidos también ha arrojado resultados mixtos.

Por un lado, Washington logró derrocar el régimen talibán, acusado de albergar a Osama bin Laden, pero los talibanes siguen presentes en Afganistán.

En Irak la historia no ha sido tan positiva para Estados Unidos.

Nunca se encontraron las supuestas armas de destrucción masiva ni se descubrió ningún vínculo entre Saddam Hussein y al-Qadea. Es más, esta organización se hizo fuerte en Irak luego de la invasión estadounidense.

Lo que sí parece haber aumentado es la percepción de la gente, especialmente en Occidente, de que existe un problema de inseguridad relacionado con el radicalismo islámico.

"Creo que la gente se siente menos segura de lo que podía sentirse antes. Está más sensible a este tema", señaló a BBCMundo Claudio Gramizzi, analista de GRIP.

Leyes y restricciones

Más allá de las campañas militares y de las guerras, el 11-S trajo aparejado una serie de cambios que afectaron y siguen afectando la vida de millones de personas.

Varios países de Occidente han promulgado leyes o adoptado medidas "antiterroristas", lo cual ha sido criticado por grupos defensores de los derechos humanos, especialmente los sectores musulmanes.

El ejemplo más extremo ha sido la prisión estadounidense en la base de Guantánamo, en Cuba, que Washington se rehúsa en clausurar a pesar de las críticas europeas.

Viajar en avión ya no volvió a ser lo mismo y, a juzgar por las detenciones en Londres hace pocas semanas, seguirá siendo un problema por mucho tiempo.

En países como Estados Unidos e Inglaterra se han incrementado los controles inmigratorios. En el caso de Estados Unidos, esto ha afectado a cientos de miles de hispanos que viven o quieren vivir en el país.

"Todos aquellos que querían venir a vivir y trabajar a Estados Unidos se han visto afectados, porque se teme que por esos mismos lugares por donde ellos entran, entren y escapen aquellos que vienen a destruir esta sociedad", comentó a BBC Mundo el analista político Carlos Rizowy, desde Estados Unidos.

En resumen, un mundo ni más ni menos seguro. Sí, tal vez, un poco más receloso.

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen