Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 29 de agosto de 2006 - 11:10 GMT
La "tos de Katrina"
Redacción BBC Mundo

Hispanos en Nueva Orleans (imagen cortesía del Proyecto Defensa Laboral)
Según el informe, muchos trabajan como jornaleros.
Cuando comenzaron a bajar las aguas en Nueva Orleans tras el paso del huracán Katrina, muchos inmigrantes latinos llegaron a la zona para hacer trabajos de limpieza y reconstrucción.

Según la socióloga de la Universidad de Tulane, Elizabeth Fussell, "antes del huracán la población de Nueva Orleans era alrededor de 500.000, y 3% eran hispanos".

"Ahora, se estima que la población es de 200.000, y aunque es difícil decir cuántos son hispanos, imaginamos que el porcentaje es mayor que antes", añade.

Varias organizaciones sociales están denunciando que las condiciones en las que trabajan no cumplen con los reglamentos legales.

Tomás Aguilar, del Proyecto Defensa Laboral en Austin, Texas, viajó a la región entre diciembre de 2005 y febrero de 2006 como parte de un proyecto con la Universidad de California en Los Angeles (UCLA), y entrevistó a más de cien trabajadores hispanos.

"Los trabajadores eran jornaleros, estaban en las esquinas y los patrones se los llevaban en la mañana. Los llevaban a trabajar a sitios donde había asbestos, moho y, en algunas ocasiones, cadáveres. Los mandaban sin guantes, sin máscaras, y no les explicaban los riesgos que iban a encontrar", dice Aguilar.

Enfermedades

Trabajadores en el techo de una casa (imagen cortesía del Proyecto Defensa Laboral)
Muchos trabajan en la reconstrucción de viviendas.

Los jornaleros dijeron a los investigadores que no se atrevían a pedir los equipos de protección porque "había muchos que querían hacer ese trabajo".

"Ahora hay muchos trabajadores que están enfermos y tienen lo que se llama la 'tos de Katrina', que es una tos que no se les va y que no saben por qué es... Hay otros que tienen ronchas, pero no van al médico porque no tienen seguro", añade el investigador.

Según Aguilar, hay una gran dificultad en encontrar quiénes tienen la responsabilidad de darles los equipos necesarios a los trabajadores.

Nadie sabe a quién echarle la culpa, nadie sabe quién es el encargado
Tomás Aguilar, Proyecto Defensa Laboral

"Para hallar a los patrones culpables -que no les dan el equipo reglamentario- es difícil, porque los trabajadores trabajan para contratistas, que dicen que hasta que no le paguen las empresas grandes no les pueden pagar los equipos. Los contratistas son pequeños y no tienen mucho dinero, muchas veces no tienen los fondos para comprar equipos", explica Aguilar.

"Las compañías grandes, por su parte, dicen que los contratistas tienen que cumplir con las reglas. Así que, nadie sabe a quién echarle la culpa, nadie sabe quién es el encargado", explica.

El informe concluye que "la asistencia técnica y los programas educativos suministrados por las agencias federales es loable, los fallos en hacer cumplir los derechos básicos de salud y seguridad están poniendo en peligro la salud de los trabajadores".

Por otra parte, los investigadores sugieren que mejore la educación de los trabajadores sobre sus derechos laborales y los riesgos que enfrentan.

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen