Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 7 de julio de 2006 - 10:07 GMT
Entre la rabia y la frustración
Karenina Velandia.
Karenina Velandia
BBC Mundo

Salim Rabat nació en España, pero se vino al Reino Unido en busca de mejores horizontes. Rubaida Rafat escribe artículos sobre las manualidades que hace. Yasin Salazar graba documentales. Y en las manos de Ahmad al-Dubayan y Suhaib Hasan está el destino de una comunidad.

Mezquita de Leeds.
Los atacantes suicidas del 7/7 asistían a la mezquita de Leeds.
¿Qué tienen en común? A todos los une el islamismo y el hecho de que, tras los atentados que ocurrieron en Londres un año atrás, la asociación de su religión con el terrorismo aumentó.

¿Pero hay razón para establecer este vínculo? La víspera de la conmemoración el primer aniversario de los atentados, el primer ministro británico, Tony Blair, afirmó que la comunidad islámica tenía que hacer más para combatir el terrorismo.

Una encuesta realizada por el canal de televisión británico ITV revela que 13% de los musulmanes considera como mártires a quienes detonaron las bombas el pasado 7 de julio.

No todos los seguidores de este credo están de acuerdo con esta afirmación. Reconocen, no obstante, la existencia de extremistas que "aunque son una minoría, lastimosamente son los que hacen más ruido".

La única certeza que existe es que, desde hace un año, los días no son como solían ser. ¿Cómo cambiaron sus vidas tras las explosiones? ¿Qué sienten? ¿Qué pueden hacer para remediar la brecha que existe entre los musulmanes y los no musulmanes? Éstas son sus historias.

El Corán no habla de suicidio

No hay nada más peligroso que los jóvenes sientan que son tratados injustamente por la gente y por las leyes. Si no tienen ninguna esperanza, son capaces de hacer cualquier cosa y convertirse en un blanco fácil para los extremistas
Ahmad al-Dubayan, director de la Mezquita de Londres
Salim pertenece a la comunidad sufi y vive en Norwich, una localidad ubicada al norte de Londres. Asegura que, sin duda, la percepción que hay sobre los musulmanes es bastante negativa.

"Es una situación que fastidia y molesta mucho porque acaba afectando a la gente que no ha hecho nada, que somos nosotros, la gente que lo único que hace es trabajar para buscarle las habichuelas a los niños igual que cualquier otra persona".

"¿Por qué me van a mirar a mi de una manera distinta? Mi única diferencia con los demás es que yo creo en Alá, en el profeta Mahoma y en los cinco pilares del islamismo. Nuestra religión no tiene nada que ver con lo que ocurrió (el 7-J), nada de eso está en el Corán, en ningún lado se habla de suicidio".

Pese a lo ocurrido, hay algo que Salim rescata. Y es que tras los atentados, la gente ha empezado a preguntar más y a interesarse por entender de qué se trata el Islam.

Un pez que se muerde la cola

Musulmanes rezando.
La mayoría de los musulmanes se sienten frustrados por lo que pasa.
Justamente allí es que se encuentra la clave que permitiría superar la distancia que existe entre los musulmanes y quienes no lo son a juicio de Rubaida.

"Es normal que cuando ocurren incidentes como los de Londres, los de Madrid y los de Nueva York, el pánico se apodere de la gente. Es humano que eso ocurra".

"Pero esa asociación ocurre por desconocimiento porque la inmensa mayoría de los musulmanes en el mundo rechaza el extremismo con la misma intensidad con la que lo hace cualquier otra persona".

Según Rubaida, pese a que "los fundamentalistas son apenas una minoría, lastimosamente son los que más ruido hacen. Así que si las visiones moderadas no se dan a conocer, pues aumenta el desconocimiento. Es como un pez que se muerde la cola".

Tolerancia e integración

Mezquita de Londres en Regents Park.
El desinformación aumenta la brecha entre los musulmanes y los no musulmanes.
Yasim coincide con lo expresado anteriormente: las visiones extremistas no son las que predominan entre los musulmanes.

Pero va más allá. "Lo que existe aquí es un problema de integración social que fue resaltado por los ataques del 7 de julio. Descubrir que los atacantes suicidas eran británicos fue un shock para la mayoría de las personas".

Lo que ocurrió, a juicio de Yasim, es una llamada de alerta para una sociedad que urgentemente necesita integrarse y vivir con tolerancia.

"La verdad es que esta situación me genera una tristeza muy profunda, me siento mal".

El peligro de la injusticia

Los fundamentalistas son apenas una minoría, lastimosamente son los que más ruido hacen
Rubaida Rafat
Preocupación e infelicidad. Esas son las palabras con las que el director de la Mezquita de Londres, Ahmad al-Dubayan, describe el sentimiento de la comunidad islámica.

Cuenta que, con el tiempo, la predisposición de la gente hacia los musulmanes se calmó. Aunque todavía hay casos de agresiones en las calles, físicas y verbales. Reconoce que el gobierno ha abordado lo que ocurrió acertadamente, pero también que entre los musulmanes hay molestia, rabia y frustración.

"No hay nada más peligroso que los jóvenes sientan que son tratados injustamente por la gente y por las leyes. Si no tienen ninguna esperanza, son capaces de hacer cualquier cosa y convertirse en un blanco fácil para los extremistas".

"Para nosotros como líderes la situación es muy difícil porque ellos se quejan de que se les trata con un doble rasero. Además están aislados, por eso es importante que sientan que los demás los entienden".

El deber de corregir

Explosión de un autobús en la Plaza Tavistock, en Londres.
La comunidad musulmana entiende la relación entre terrorismo e Islam, pero piensa que no es justa.
Suhaib Hassan es el secretario del Consejo de la Sharia. En compañía de varios imanes y otros importantes líderes, este organismo se encarga de decidir si los divorcios solicitados por integrantes de la comunidad proceden de acuerdo a las leyes de su religión.

Una vez al mes se reúnen para debatir estos casos y otros que se les presenten. Los presentes están de acuerdo: "incluso si algún miembro de la comunidad es responsable (por lo que ocurrió el 7-J) no es justo que generalicen y nos demonicen a todos".

Por esta razón consideran que las autoridades británicas tienen el deber de enmendar esta situación.

"Hay casos en los que las madres tienen miedo de llevar a sus hijos al colegio por temor a las represalias que puedan tomar contra ellos". Una vez más, la rabia, la impotencia y la frustración vuelven a aparecer como el denominador común.

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen