Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 5 de julio de 2006 - 14:44 GMT
¿Hay confianza en el transporte?
Rob Broomby
BBC

Imagen de una estación del metro en Londres
Los londinenses ocupan el metro de manera regular para ir al trabajo.

Las bombas tenían como objetivo las arterias del transporte de la ciudad, y los temores más oscuros de sus pasajeros.

Al estallar las bombas en el antiguo sistema del metro con sus túneles en forma de laberinto, intentaron esparcir el pánico y la ansiedad.

Las tres bombas en el metro de Londres golpearon al 15% de la red del sistema.

Inmediatamente después del suceso uno de cada cinco londinenses se alejó del metro, pero una semana después el número de pasajeros sólo había caído 15% y la confianza regresaba.

Aquel día, todo el sistema se cerró y los pasajeros tuvieron que caminar.

Yo no uso el sistema de transporte público con mi familia, nunca
Mujer londinense
Y, aunque los trenes no volvieron a la completa normalidad sino hasta un mes después, la vasta mayoría de la red se encontraba operando a la mañana siguiente.

Para noviembre, el número de pasajeros se incrementó por encima del mismo mes del año previo, aunque la ansiedad continuaba.

La gente es pragmática

Un año después, un recorrido al azar por las calles de Londres permite recoger opiniones de la gente sobre los riesgos en el sistema de transporte:

"Yo no uso el sistema de transporte público con mi familia, nunca".

¿Eso ha sido a raíz de las bombas?, pregunto.

"Definitivamente", me responde una mujer.

Creo que todo está bien por el momento. Los riesgos de una bomba son muy pequeños, así que uno tiene que correr el riesgo, ¿no es cierto?
Un hombre londinense

"Creo que todo esta bien por el momento. Los riesgos de una bomba son muy pequeños, así que uno tiene que correr el riesgo, ¿no es cierto?", dice un hombre.

"La gente asume el tema de modo pragmático para ser totalmente honesto", opina otro.

"Ocasionalmente uno ve a alguien que actúa un poco sospechosamente y el asunto te cruza por la mente; nunca se va, pero la situación no ha cambiado mis patrones de conducta", dice otro pasajero.

"Inicialmente, creo que todos estábamos preocupados, y desde entonces creo que la gente se ha relajado mucho al respecto", afirma una londinense.

Sin acobardarse

Un autobús londinense
El sistema de autobuses quedó casi intacto tras las bombas.
Los encargados de la planeación del transporte dicen que "esto demuestra el desafío de Londres al terrorismo".

Las rutas de autobuses no fueron afectadas de manera importante con seis millones doscientos cincuenta mil viajes en días laborales, y la cifra sigue aumentando.

Pero el uso de las bicicletas -que de cualquier modo aumenta- se elevó 20% inmediatamente después de los ataques, aunque la cifra cayó al poco tiempo.

Los londinenses no se han acobardado, pero la realidad también indica que tienen muy pocas opciones para llegar a su trabajo.

Un año después, la atmósfera es soleada y relajada, justo como era en aquella mañana de verano.

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen