Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 28 de junio de 2006 - 22:10 GMT
Violencia antes que diplomacia
Jeremy Bowen
Editor de Medio Oriente, BBC

La violencia se mueve más rápido que las negociaciones. Ahora que Israel tiene a sus tanques en la Franja de Gaza, la fuerza militar ahogará todo lo demás hasta que el primer ministro israelí, Ehud Olmert, decida que sus asuntos allí quedaron zanjados.

Primer ministro israelí, Ehud Olmert
Los israelíes esperan una respuesta firme por parte de sus líderes.
En su oficina en Jerusalén, Olmert se enfrenta a la prueba más importante para cualquier líder israelí: de qué manera encara una crisis militar. Aquellos que no pasan la prueba sufren graves daños políticos.

Israel espera que la presencia de tropas y vehículos blindados persuada a los palestinos que tienen al cabo Gilad Shalit cautivo de que lo entreguen. Pero, ¿qué pasará si no lo hacen?

Los israelíes no se darán la vuelta y regresarán a casa sin más, si no consiguen pronto a su hombre.

El ejército y las fuerzas aéreas continuarán la ofensiva, tal vez con el objetivo de destruir lo que llaman la infraestructura del terror de Hamas.

Los intentos de asesinato de líderes también son posibles.

Los ataques de Israel encontrarán resistencia, lo cual será muy peligroso para todas las partes implicadas, y muy especialmente para los civiles palestinos atrapados en medio del conflicto.

La presión israelí siempre genera una reacción en el lado palestino: fortalecerá la determinación hacia la lucha tanto del brazo militar de Hamas y como de otros grupos extremistas.

Maniobras políticas

Entre los políticos, puede ser el factor catalizador para el establecimiento de un gobierno palestino de unidad nacional.

El primer ministro palestino, Ismail Haniya (izquierda) y el presidente Mahmoud Abbas (derecha)
La crisis de Gaza añade presión sobre el liderazgo palestino.
Antes de que Israel desplegara sus tropas, Fatah y Hamas, las dos facciones palestinas principales, sellaron un acuerdo en el que el primer ministro, Ismail Haniya, y el presidente de Fatah, Mahmoud Abbas, venían trabajando desde hacía ya algún tiempo.

Según el documento, Hamas acepta la idea de un Estado palestino en Cisjordania, Gaza y Jerusalén oriental.

Según lo que no se dice, el acuerdo se puede interpretar un reconocimiento implícito del Estado de Israel. Pero la gente de Hamas se movilizó rápidamente para desafiar esa interpretación.

"Dijimos que aceptamos un Estado (en territorio ocupado) en 1967, pero no dijimos que aceptamos dos Estados", declaró uno de los miembros del parlamento de Hamas, Salah al-Bardaweel, ante la agencia de noticias Reuters.

Si Ismail Haniya hubiera anunciado tras las elecciones palestinas del pasado enero, que iba a aceptar todo lo que ha ido aceptando hasta ahora -como que el presidente Abbas negocie a favor de un sólo Estado en los territorios ocupados desde la guerra de 1967-, el primer ministro habría obtenido una acogida más cálida por parte de algunos países occidentales, e incluso podría haber desviado los intentos de aislar a su gobierno internacionalmente.

Ya que no ha habido negociaciones de paz que se precien entre Israel y los palestinos durante más de cinco años y ya que no hay una posibilidad inmediata de que estas se vayan a reanudar inmediatamente, el debate, por ahora, es teorético.

Pero en los últimos meses el contexto político ha cambiado.

Ha habido sugerencias de que Haniya está perdiendo el debate interno en Hamas

Los grandes poderes cortaron el dinero que los palestinos necesitan para gobernar y para pagar a sus soldados, profesores y doctores, lo cual ha causado grandes privaciones.

Y establecieron tres pruebas que el gobierno de Hamas debe superar antes de que el dinero pueda volver a fluir: reconocer Israel, abandonar la violencia y aceptar acuerdos pasados.

El acuerdo firmado entre los propios palestinos se queda muy corto con relación a eso.

Lo más importante que el documento hace por los palestinos es reducir la tensión entre los líderes de Hamas y de Fatah, las dos facciones más importantes.

No hay que olvidar que sus hombres han estado luchando unos contra otros en las calles y que incluso se ha llegado a hablar de una guerra civil palestina.

Debilidades palestinas

Los palestinos se sientes muy incómodos con las divisiones y siempre son muy conscientes de la presión y del poder que irradia Israel.

Activistas de Fatah en el sur de Gaza
La escalada de violencia podría desviar cualquier iniciativa de paz.
Su acuerdo puede terminar siendo papel mojado si la presión múltiple a la que están sometidos los palestinos destroza la frágil unidad que Haniya y Abbas ahora proclaman.

El acuerdo tendría más valor si ambos líderes fueran fuertes en sus respectivas casas.

Pero ambos han sido debilitados y, según comenta desde Jerusalén un negociador con experiencia, débil + débil = débil, normalmente.

Abbas fue debilitado por la derrota de Fatah en las pasadas elecciones y por el hecho de que Israel no lo toma en serio.

Haniya, lo fue por las presiones del gobierno, por las sanciones financieras internacionales y ahora, por el secuestro del soldado israelí Gilad Shalit, que parece haberlo tomado por sorpresa.

Mapa
Débil + débil = débil, normalmente

Ha habido sugerencias de que Haniya está perdiendo el debate interno en Hamas.

Algunos opinan que lo que se está fortaleciendo es el eje entre el brazo militar de Hamas y el liderazgo del movimiento exiliado en Damasco, Siria, y que el primer ministro es el que es diferente.

Pero en este conflicto, las distintas partes se han pasado años construyendo defensas alrededor de sus creencias y cavando zanjas profundas entre ellos. Así que, hay quien cree que, por muy pequeños que sea el progreso, debe ser aplaudido.

La Unión Europea considera que Hamas logró un pequeño avance y dice que el acuerdo es un buen primer paso.

Si hubiera palestinos e israelíes, además de un frente foráneo poderoso, que quisieran crear algo más grande, es concebible pensar que el acuerdo podría llegar a algo más.

Tal vez sea una semilla para el futuro.

Pero antes, este lugar se está preparando para una realidad más familiar de sangre, balas, máquinas excavadoras y bombas.

ESCUCHE/VEA
Ofensiva israelí en Gaza
BBC MUNDO HOY 28.06.06



NOTAS RELACIONADAS

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen