Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 17 de junio de 2006 - 23:20 GMT
Cataluña va a referendo
Gabriela Torres
Barcelona

Pancartas con el recordatorio del referendo
Se cumple la fecha para que los españoles residentes en Cataluña salgan a expresar su postura.
La Comunidad Autónoma de Cataluña, España, celebra este domingo un referendo en donde los españoles residentes en esta región deberán decidir si aprueban o no el nuevo Estatuto de Autonomía que les dará un mayor autogobierno, pero no una mayor autodeterminación.

Cada mañana, antes de ir a su trabajo, Jaume Fonseca repasa los periódicos que hay en el bar donde se toma su café y su croissant.

"Yo (este domingo) votaré un poco inconscientemente porque no me voy a leer el nuevo Estatut. Esperaba que se hiciera una campaña informativa sobre lo que era esta nueva legislación", comenta este catalán de 32 años que vive en Barcelona.

Genma Garriga coincide con Jaume en que no tiene mucha idea de cómo cambiará su vida y por eso ha decidido que no acudirá a las urnas.

Mientras que Beatriz Pérez -una colombiana que vive en Cataluña desde hace dos años- no puede votar pero le gustaría saber cómo mejorará su condición de inmigrante si el estatuto es aprobado.

Más autogobierno

Si el referendo es aceptado por la mayoría de los votantes, Cataluña tendrá una mayor capacidad de autogobierno.

José Zaragoza, Partido Socialista de Cataluña
No es un problema de quién tiene el poder, sino de cómo son más eficaces las políticas que haces
José Zaragoza
Partido Socialista de Cataluña
¿Esto qué quiere decir? Que esta comunidad -ubicada en el noreste de España- disfrutará de más competencias, que "serán más eficaces porque estarán más cerca de la realidad social", como explicó a BBC Mundo, José Zaragoza, director de campaña del oficialista Partido Socialista de Cataluña (PSC).

"No es un problema de quién tiene el poder, sino de cómo son más eficaces las políticas que haces", agregó Zaragoza.

En la práctica, el gobierno catalán podrá "participar en la gestión de los puertos y aeropuertos, lo que va a generar garantías de competitividad para nuestras empresas y, consecuentemente, en la creación de más empleos", explicó a BBC Mundo Josep Antoni Duran i Lleida, secretario general de la coalición catalana Convergencia i Unió y presidente de la Comisión de Exteriores del Congreso español.

Redistribución de impuestos

Entre otras cosas, para los que apoyan el estatuto, la Generalitat de Cataluña mejoraría su sistema de financiación.

Señora con un cartel en catalán que dice "Somos una nación" (archivo).
"Somos una nación y tenemos el derecho de decidir", dice este cartel.
Este fue uno de los puntos más debatidos, puesto que esta región es una de las que más aporta al fisco español y la mayoría de sus habitantes considera que los impuestos que paga no son retribuidos en su justa medida.

Esto no quiere decir que los impuestos se van a quedar en Cataluña. Lo que ocurrirá es que se redistribuirán de manera diferente.

"Nuestra aportación a la solidaridad provocaba un fenómeno muy singular, y es que los recursos que se destinaban al resto de España producía que la renta de Cataluña se colocara por debajo de otras comunidades que aportaban menos.

"Es decir, esta distribución esta desequilibrada y ahora lo que se busca es tener un punto de equilibrio para poder mantener la solidaridad", explicó Zagaroza.

Inmigración

Si se aprueba la nueva legislación, el gobierno catalán podrá tener una mayor injerencia sobre el contingente de inmigrantes que recibirá.

Aun cuando la regulación de inmigrantes estará centralizada, si el nuevo estatuto es aceptado, Cataluña podrá abrir oficinas para acelerar este proceso en la región.

"¿Es más eficaz que todo el mundo tenga que hacer las colas de regularización en Madrid o es más eficaz tener diversas oficinas de regularización en todo el territorio de Cataluña?", pregunta el portavoz del PSC.

El número de inmigrantes y los servicios sociales en Cataluña también sería una competencia del poder regional.

"Además podrá participar en la gestión de las oficinas de los países de origen donde podrá explicar que esto es una realidad diferenciada del resto de España que habla un idioma propio", le aclara a BBC Mundo el analista y miembro de la Junta Electoral Central Española, Ferrán Requena.

Menos autodeterminación

Sin embargo, la nueva legislación no abre las puertas a una mayor autodeterminación, porque se seguirían manteniendo las bases de un estado regional.

Ferrán Requena, miembro de la Junta Electoral Central Española
La capacidad de decidir de manera independiente el propio futuro no está regulado en la constitución
Ferrán Requena
Miembro de la Junta Electoral Central Española
"Lo que quiere decir que la capacidad de decidir de manera independiente el propio futuro no está regulado en la constitución", explica Requena.

Esta es una de las razones por la que algunos sectores de Cataluña están en contra del nuevo estatuto.

Para el analista, "lo que pasa es que lo que reivindican es el derecho a la autodeterminación. Es decir, la capacidad de decidir su propio estatus futuro y -en su posición más extrema- el derecho a la secesión".

Actualmente, esta opción está totalmente prohibida por la constitución española, lo que ha llevado al partido catalán Esquerra Republicana (ERC) a pronunciarse por el "no" al nuevo estatuto, después de haber participado en el gobierno y de haber impulsado el proyecto desde el parlamento catalán.

"El drama es que no pasa nada con este nuevo estatuto. Cataluña sigue siendo una comunidad autónoma más, y hay 17. De las 17 sólo dos son comunidades autónomas, que son el País Vasco y Navarra... y el resto no pasa absolutamente nada", comenta Josep Carod Rovira, presidente de ERC.

La decisión

En definitiva, los catalanes y los españoles que residen en esta región deberán decidir si aprueban un estatuto que le dará mayor competencia al gobierno regional, pero que alejará para algunos su sueño de formar un estado independiente.

Josep Carod Rovira, presidente del partido catalán Esquerra Republicana
Lo que es decepcionante es que después de 30 años continuados de democracia se haya avanzado poquísimo
Josep Carod Rovira
Presidente del partido catalán Esquerra Republicana
Este estatuto "es bueno para España porque Cataluña forma parte de España, y por un hecho que va a tardar poco tiempo en verificarse y es que dentro de tres años veremos cómo el resto de las comunidades autónomas han copiado básicamente el estatuto catalán", asegura Duran i Lleida.

"Lo que es decepcionante es que después de 30 años continuados de democracia se haya avanzado poquísimo. Parece una especie de chantaje moral decir '¿qué preferís?, avanzar sólo un poquito, o no avanzar nada'. Pues lo que queremos es avanzar mucho", sentencia Carod Rovira.

Mientras tanto, en un bar de Barcelona, Jaume termina su café, cierra los periódicos y antes de levantarse para ir al trabajo comenta su opinión sobre el debate del nuevo estatuto:

-Lo que a mi me queda es que vamos a tener más competencias, más pasta y la cultura catalana va a estar más reconocida.

-¿Y cómo votarás?

-Yo voy a votar a favor.

Según una encuesta realizada por el Instituto Opina para el diario español El País, existe una intención del voto al "sí" de un 53%. Y un 73% de los catalanes encuestados considera que la nueva legislación es positiva para la región.



NOTAS RELACIONADAS
La polémica del estatuto catalán
11 01 06 |  Internacional
España: el general de la discordia
10 01 06 |  Internacional
Cataluña en pos de más autonomía
30 09 05 |  Internacional
Cataluña: nuevo escenario político
16 11 03 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen