Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 5 de mayo de 2006 - 11:43 GMT
Blair en problemas
Redacción BBC Mundo

Tony Blair
Blair es primer ministro desde 1997.

El primer ministro británico Tony Blair fue el blanco de numerosas críticas provenientes de su partido Laborista, algunas de las cuales piden su renuncia, luego del pobre resultado de su colectividad en las elecciones locales del jueves.

Según Nick Assinder, analista de asuntos políticos de la BBC, los resultados de las elecciones de consejos locales en Inglaterra no fueron la catástrofe anticipada por algunos de los mas pesimistas en las huestes del partido Laborista, pero aún así representan una resonante derrota para Blair.

Muchos creen que al resultado contribuyeron titulares de prensa negativos en las dos últimas semanas en torno al affaire del vice primer ministro John Prescott con su secretaria, una disputa sobre la salida de las cárceles de prisioneros extranjeros quienes luego cometieron nuevos delitos, y la amenaza de huelga en los servicios de salud.

Se estima que el partido de Blair perdió más de 200 escaños en los consejos de las distintas localidades de Inglaterra.

Entre tanto, un partido Conservador aparentemente revitalizado bajo su nuevo dirigente, David Cameron, obtuvo su mejor resultado desde 1992.

Según estimaciones iniciales, los conservadores consiguieron cerca de 40% del voto, frente a 27% del centrista Liberal Demócrata. El gobernante partido Laborista quedó en tercer lugar, con 26% del voto.

Igualmente, las elecciones registraron avances para varios partidos menores, incluyendo el ultraderechista Partido Nacional Británico (BNP, por sus siglas en inglés).

Reajuste ministerial

Charles Clarke, ex ministro del Interior
Charles Clarke perdió su cargo tras un escándalo por la no deportación de delincuentes extranjeros.

Por su parte, el primer ministro inmediatamente emprendió un reajuste en el gabinete ministerial en un intento por dejar atrás sus dificultades recientes y, en efecto, relanzar su gobierno.

El atribulado ministro del Interior, Charles Clarke, salió del gabinete, siendo reemplazado por John Reid.

Entre tanto, el canciller Jack Straw pasó a ser el líder de la Cámara de los Comunes. Su lugar lo ocupará Margaret Beckett, quien venía desempeñándose en la cartera de Ambiente y Asuntos Rurales.

Pero falta ver si los cambios efectivamente acallarán los llamados que se produjeron desde su propio partido para que Blair renuncie pronto, en vez de intentar completar un tercer periodo al frente del Laborismo y del gobierno británico.

Como informa el analista de la BBC, los seguidores del hombre considerado como heredero de Blair, el ministro de Hacienda, Gordon Brown, creen que la derrota del jueves es una consecuencia directa de la menguante autoridad del primer ministro y su renuencia a escuchar las preocupaciones de los votantes sobre una amplia gama de políticas como el estado de bienestar, las libertades civiles y la guerra en Irak.

Quieren que Blair anuncie, como mínimo, un cronograma especificando exactamente cuándo y cómo piensa entregarle el poder a Brown, y esperan que esa transferencia ocurra pronto.

Los seguidores de Blair, por su parte, insisten en que el resultado fue un traspiés, no un desastre, y que era de esperarse luego de los enormemente dañinos titulares de prensa recientes.

Tories en ascenso

David Cameron
Los conservadores, bajo Cameron, parecen estar revitalizándose.

Según anota Assinder, hay inquietud entre muchos parlamentarios laboristas frente a la aparente recuperación del partido Conservador (conocidos como Tories) bajo su nuevo dirigente, David Cameron.

Con una controversial agenda "modernizadora" que ha llevado a su colectividad al centro del espectro ideológico, Cameron tiene bastantes razones para sonreír.

Aunque los Tories no consiguieron grandes avances en los concejos locales de varias ciudades principales como Manchester y Liverpool, es la primera vez desde que los Laboristas llegaron al poder en 1997 que el Conservatismo puede apuntar a varias señales de que está de regreso, agrega Assinder.

Y si puede mantener ese impulso, concluye el analista de la BBC, existe la posibilidad real por primera vez desde su caída de que en la próxima elección general los Tories puedan disputarle el poder al partido Laborista.

Por otra parte, el partido de extrema derecha BNP, que se opone a la inmigración, obtuvo varios escaños en el consejo local de Barking, un distrito de clase trabajadora en el oriente de Londres.

Según corresponsales, dicho partido habría aprovechado sentimientos de inconformidad entre los habitantes locales frente a las políticas gubernamentales de asilo, inmigración y vivienda.

NOTAS RELACIONADAS
Elecciones bajo el sol
04 05 06 |  Internacional
R. Unido: ¿nace un nuevo Tony Blair?
06 12 05 |  Internacional
Reino Unido: oposición en crisis
29 10 03 |  Internacional
Nuevo líder "tory" en Gran Bretaña
13 09 01 |  Internacional
Análisis: ¿un futuro para los tories?
30 10 03 |  Internacional
Michael Howard
02 05 05 |  Elecciones Reino Unido
R. Unido: nuevo líder conservador
06 11 03 |  Internacional


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen