Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 23 de marzo de 2006 - 01:52 GMT
ETA: ¿el final de una era?

Paul Reynolds
Experto en asuntos internacionales de la BBC

El anuncio hecho por el grupo separatista vasco ETA de un cese del fuego representa, quizás, el ocaso de un viejo estilo de grupos nacionalistas armados en Europa.

Militantes del PKK en Turquía.
El PKK (ahora Kadek) ha perdido fuerza en Turquía.
En Irlanda del Norte, el Ejército Republicano Irlandés (IRA) depuso sus armas destruyéndolas o sacándolas de circulación, de acuerdo a lo informado por una comisión independiente.

En Turquía, el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) ha adoptado y abandonado distintos cese al fuego, pero no ha sido la fuerza que solía ser desde el arresto de su líder Abdullah Ocalan en 1999. Incluso cambió su nombre a Kadek.

Las razones de este declive son varias.

Para comenzar, el nacionalismo como fuerza ha disminuido en Europa en la medida en la que los países se han ido agrupando en la Unión Europea (UE).

La UE establece estándares altos en lo que se refiere a derechos humanos y la puesta en práctica de éstos disminuye las tensiones en las regiones afectadas.

Gran parte del respaldo a la violencia proviene de quienes buscan justicia. Una vez concedida, su molestia se va disipando.

Era de acuerdos

En la nueva Europa, donde las poblaciones son libres para vivir en cualquier lugar, el nacionalismo no es la fuerza que solía ser.

Soldado del IRA.
El IRA abandonó las armas en el 2005.
En medio de una nueva atmósfera, donde la violencia da paso a un cese del fuego, puede haber un acuerdo.

Los gobiernos han accedido a las demandas nacionalistas de quienes han respaldado a los grupos armados. Se han dado cuenta de que esto no significa una derrota.

En Irlanda del Norte, por ejemplo, ha existido un acuerdo en el que se comparte el poder, aunque éste no se ha implementado todavía a largo plazo.

Pero los símbolos nacionalistas como las banderas han sido removidos y se han hecho importantes esfuerzos para restituir la confianza en la policía. Este tipo de acciones orientadas hacia el desarrollo de una percepción positiva, ha sido vital.

Cansancio bélico

Los grupos armados también han sido combatidos hasta llegar al punto de paralizar sus actividades.

Han terminado por aceptar que no es solamente que no pueden derrotar a las fuerzas estatales, sino que sus propias sociedades demandan política, no violencia.

Sin apoyo popular, no pueden perdurar. El cansancio de la guerra, se ha instalado.

Ni el IRA ni ETA lograron su objetivo principal, romper los vínculos constitucionales con los Estados a los que se oponen.

Claman haber obtenido logros políticos para su gente, pero esa no era su ambición principal.

Intolerancia creciente

Sin embargo, existe otro factor en juego que es fundamental.

Este es el crecimiento de nuevos movimientos islámicos liderados por al-Qaeda, cuyos métodos son tan extremos que han impresionado a las sociedades hasta el punto de causarles una intolerancia total ante cualquier tipo de violencia política.

Esto probablemente se vio en España de manera especial después de las explosiones ocurridas en Madrid en marzo de 2004.

El crecimiento de nuevos movimientos islámicos liderados por al-Qaeda (...) han impresionado a las sociedades hasta el punto de causarles una intolerancia total ante cualquier tipo de violencia política
Hubo manifestaciones inmensas, y ETA debe haber captado el mensaje de que bombas y balas llevarían a España a luchar más duramente contra ellos, en vez de ceder a su violencia.

Llámenlos como deseen -terroristas, guerrilleros, hombres y mujeres violentos- ninguno de ellos puede ganar a menos que logren minar la voluntad de los gobiernos contra los que luchan.

Y si los gobiernos tienen la intención de luchar, como ciertamente ocurre en estos días, entonces estos movimientos deben sentir que es el momento de utilizar sus fichas políticas y abandonar las armas.

El radicalismo islámico ha llevado al mundo a un nivel de violencia nuevo. Ha reforzado la determinación de la gente y de los gobiernos occidentales a resistir ante la violencia política.

Hace una generación grupos de organizaciones de izquierda se mantenían activos.

La Facción del Ejército Rojo en Alemania, las Brigadas Rojas en Italia y la Angry Brigade, en el Reino Unido. Pequeñas como eran, representaban las protestas urbanas contra la sociedad capitalista.

Pero en la actualidad, al parecer, todos son capitalistas. Así que la historia dejó a estos grupos en el pasado. Como está haciendo con la violencia de los nacionalistas.

Ahora pareciera que todo el mundo es capitalista y que los viejos militantes de izquierda se han quedado tranquilos.

NOTAS RELACIONADAS
ETA declara alto el fuego permanente
22 03 06 |  Internacional
Miles se oponen a diálogo con ETA
25 02 06 |  Internacional
Mega-juicio contra ETA
21 11 05 |  Internacional


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen