Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 15 de agosto de 2006 - 16:40 GMT
Medio Oriente: testimonios del retorno
Un día después de que comenzó a regir el cese el fuego entre el ejército israelí y los militantes del grupo extremista libanés Hezbolá, miles de personas en Líbano e Israel comenzaron el retorno a sus hogares.

Un libanés y un israelí compartieron la experiencia del regreso con BBC Mundo.


ALI HIJAZI, COMERCIANTE EN LÍBANO

Una mujer camina por escombros
Miles de libaneses regresaron a buscar entre escombros.
Yo nací en Líbano pero viví en Paraguay. En 2000 regresé a Líbano cuando Israel se retiró de los territorios ocupados, a trabajar comercializando productos cosméticos de Brasil y Argentina. Y ahora pasó lo que pasó.

Yo estaba pasando las vacaciones con mis hijos en mi pueblo en Shabrihah, en el sur del país, y allí comenzó la guerra. Durante siete días no pudimos salir de la casa, después de mucho trabajo, a través del embajador salí del sur con la Cruz Roja y llegué a Beirut.

Nos quedamos mucho tiempo afuera de la ciudad, hasta que terminó la guerra y volví a verificar cómo estaba mi negocio y mi casa.

En los primeros días fueron destruidos dos edificios de diez pisos, donde mantenía mis negocios en la planta baja. No se salvó ni un perfume.

Encontré todo destruido. Una zona más o menos de 1.000 por 500 metros totalmente destruida. Mi negocio estaba al costado. No era una zona militar, ni de oficinas ni de nada, todas eran viviendas.

Mandé a mi familia a Paraguay a través de la embajada y yo me quedo a terminar aquí, no hay más esperanza en este país y tengo que volver a Paraguay.

Estamos trabajando, intentando recuperar algo. Tenemos una oficina donde teníamos una caja fuerte, donde hay varios documentos míos: pasaportes, títulos de propiedad.

Nunca pensamos que íbamos a tener una guerra como la de ahora, ya sabemos que aquí hemos pasado por tantas guerras, pero nunca me imaginaba a tres edificios destruidos totalmente.

Lo importante es que terminó la guerra: mi hijo está bien, mi papá, mi familia, yo estoy bien. Puedo viajar a Paraguay y darles a mis hijos la vida que tenían antes.

Me da tristeza dejar el país en el que nací, donde está mi papá, donde pensaba que iba a volver a la normalidad la vida de él, pero pasó lo que pasó.

MARIO PEREL, AGENTE INMOBILIARIO EN ISRAEL

Funeral en Karmiel, Israel
El norte de Israel sufrió ataques de misiles katyusha.
Soy residente de Karmiel, en el norte de Israel, donde hemos recibido una cantidad de katyushas. Es la primera vez que nos pasa, hay otras ciudades en las que ya habían recibido ataques, pero para nosotros fue una sorpresa muy grande.

Después de vivir un mes debajo de las bombas, creemos que vamos a poder volver a la normalidad. Va a ser un poco difícil que sea en seguida, porque se nos han truncado muchas cosas.

Un día estaba en casa con mi señora y escucho una explosión lejos. Al rato escucho una más cerca, y más cerca. Agarré a mi señora, la empujé y la llevé al cuarto de seguridad y le dije "de aquí no te mueves".

La siguiente explosión fue casi a 200 metros, mi mujer entró en histeria. Ni siquiera nos animamos a ver desde el balcón lo que había pasado.

Quedamos temblando hasta que nos asomamos y vimos que no fue en casa. Fue impresionante, mi mujer dijo que nos fuéramos porque no podía soportar esto.

En eso me llamó mi hija que vive en Tel Aviv y me dijo que fuéramos. Esperamo un par de días más, la ciudad estaba en un clima de ansiedad, yo soy agente inmobiliario y la gente ya no tenía deseos ni de ver casas, ni de alquilar casas, estaban en otro tema.

Así, nos fuimos a Tel Aviv. Yo voy cada semana a Karmiel, para arreglar ciertas cosas. La primera vez que regresé, entré a una ciudad fantasma. Yo quería comer un pizza y no tenía lugar para comer una pizza.

Cuando por fin pude conseguir donde comer, comenzó a sonar la sirena, y me entra una angustia, y las otras personas me decían que de mañana habían recibido una katiusha casi por encima de la cabeza. Las paredes eran de yeso, tuvimos suerte que no cayó ese día.

Yo personalmente he perdido una temporada de trabajo que va de julio a agosto, que es cuando la gente se muda, cuando los chicos están de vacaciones, la gente compra, vende. En una palabra, he perdido el año y quiero ver de qué forma lo puedo recuperar. Quiero ver cómo empiezo de vuelta. Mi drama no es de los más grandes, hay otros dramas.



NOTAS RELACIONADAS
Israel lanza advertencia
15 08 06 |  Internacional
Líbano: el cese el fuego según Bush
15 08 06 |  Internacional
M. Oriente: cese de hostilidades
14 08 06 |  Internacional
Medio Oriente: siguen los ataques
13 08 06 |  Internacional
Acuerdan cese de hostilidades
13 08 06 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen