Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 9 de agosto de 2006 - 17:24 GMT
Francia, clave en Líbano
William Horsley
William Horsley
Analista asuntos europeos, BBC

Francia se encuentra en el centro de los intensos esfuerzos diplomáticos para alcanzar un cese el fuego en Líbano, frente al grave riesgo que se extienda la crisis. ¿Tiene Francia la llave para alcanzar la paz en Medio Oriente?

El presidente francés, Jacques Chirac
Chirac podría pasar a la gloria o al olvido por su manejo de la crisis de Líbano.
Francia juega ahora, junto a Estados Unidos, un papel clave para conseguir un cese el fuego a través de una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Los diplomáticos franceses sostienen que es necesario tomar en cuenta las objeciones libanesas y árabes a una resolución de la ONU, además de las exigencias básicas israelíes. Ahora se enfrentan a la dura tarea de reconciliar ambas posiciones.

La gran visión de la política exterior francesa -representar mejor una estrategia alternativa europea en una región desestabilizada por los errores de EE.UU.- afronta su mayor prueba.

La reputación del presidente francés, Jacques Chirac, está además en juego. Sus bajísimos índices de popularidad están mostrando signos de recuperación gracias a la recientemente visible diplomacia francesa.

Chirac podría estar buscando un dramático éxito internacional antes del próximo mayo cuando se espera que su dilatada carrera política llegue a su fin. El éxito o el fracaso en Líbano podría ser la diferencia entre la gloria y la vergüenza para él y sus ideas enraizadas en el pensamiento del ex presidente francés, Charles de Gaulle.

Reto a EE.UU.

Así que, mientras el mundo observa consternado el último episodio de violencia en la frontera israelo-libanesa, otra rivalidad histórica está desarrollándose desde Nueva York hasta Beirut: la batalla diplomática entre EE.UU. y Francia.

El canciller francés, Philippe Douste-Blazy, reveló la enorme importancia que Francia está dando a esta lucha.

"Una victoria importante para la diplomacia francesa" es como describió el acuerdo del pasado 1 de agosto de los cancilleres de la Unión Europea (UE) en que decidieron apoyar la lógica francesa, pidiendo el cese inmediato de las hostilidades.

Francia insiste que no puede haber una solución militar a la crisis así que Israel debe dejar de disparar, al igual que Hezbolá. Los franceses también lideraron las protestas europeas a lo que califican de respuesta militar "desproporcionada" de Israel a la provocación de Hezbolá.

Sin embargo, EE.UU. con el apoyo del Reino Unido encuentra prioritario que Israel debilite lo más posible a Hezbolá para conseguir seguridad a largo plazo. Por ello, no se le debería imponer a Israel un cese el fuego prematuro antes que alcancen este objetivo.

Pero las circunstancias de esta crisis favorecen especialmente a Francia:

  • Francia es la antigua potencia colonial en Líbano y se declara "amiga del mundo árabe", la única potencia Occidental que ha cultivado contactos cercanos con gobiernos árabes de todo tipo, incluyendo el antiguo gobierno iraquí de Sadam Hussein.
  • EE.UU. está políticamente debilitado y su ejército está enzarzado en Irak; además, se considera que ha perdido la autoridad moral para imponer condiciones.
  • El Reino Unido, la otra gran ex potencia colonial en la zona, se considera que se ha acercado demasiado a las posiciones estadounidenses. Además ha rehusado enviar tropas a Líbano, dejando a Francia como primera opción para liderar una fuerza multinacional.

Francia podría encontrarse en una situación en que ganaría sea cual sea el desenlace final. Por lo pronto, su diplomacia en Líbano le ha ayudado a reparar sus aporreadas relaciones con EE.UU.

Pero Douste-Blazy también da a entender que su país busca cumplir una meta muy antigua: remplazar el dominio estadounidense sobre la política internacional con una alternativa europea liderada por Francia.

"Una Europa política existe" y vivimos en "un mundo multipolar" son expresiones que ha utilizado recientemente, haciéndose eco de los comentarios que Chirac efectuó en 2003 cuando retó a EE.UU. sobre Irak.

Apoyo de la UE

Una intervención activa francesa cuenta con amplio respaldo en la UE. Muchos líderes están frustrados o furiosos por lo que consideran la culpabilidad de EE.UU. por no haber hecho avanzar el proceso de paz entre israelíes y palestinos, clave para la estabilidad de la región.

La mayoría de los países árabes también verían con buenos ojos una mayor implicación de los europeos en la región.

Europa ha ofrecido -una vez más- ayudar a reconstruir Líbano cuando cese la violencia.

De forma privada se afirma que Francia estaría dispuesta a contribuir con 5.000 soldados a una fuerza multinacional de unos 15.000 uniformados que se desplegaría en el sur del Líbano.

Pero Francia también tiene que sopesar los enormes riesgos militares y diplomáticos que asumiría al liderar cualquier esfuerzo externo para solventar la situación en Líbano sobre el terreno:

  • Fuerza de paz: a pesar de lo que diga una resolución de la ONU sobre un cese el fuego vinculante para Israel y Hezbolá, cualquier misión de paz en Líbano será peligrosa. Francia ya perdió 58 soldados en un ataque suicida en Beirut en 1983 durante un intento anterior para mantener el orden, mientras EE.UU. sufrió 241 bajas ese mismo día.

  • Al igual que Francia, otros países como Turquía, Noruega e Italia afirman que cualquier decisión de enviar tropas al Líbano está condicionada a que se alcance un acuerdo satisfactorio. Alemania, el mayor país de la UE, se ha autoexcluido debido a sus otras obligaciones y las sensibilidades por su papel en el Holocausto nazi.
  • Siria: los tradicionales vínculos estrechos con Damasco podrían resultar inútiles tras el desencuentro entre ambos países debido al supuesto papel que jugaron los sirios en el asesinato del ex primer ministro libanés, Rafik Hariri, y la retirada forzosa de las fuerzas sirias del Líbano. Sin embargo, será imposible asegurar un acuerdo duradero sin el visto bueno sirio.
  • Contradicciones iraníes: Francia se ha comprometido, junto a la UE y EE.UU., a mantener una posición dura frente a Irán y sus ambiciones nucleares. Pero Irán, el otro gran valedor de Hezbolá, tiene el poder de destruir cualquier acuerdo y amenazar a Israel. Esta contradicción saltó a la luz pública cuando el canciller francés se reunió en Beirut con su contraparte iraní, calificando a Irán como "fuerza estabilizadora" en la región.
  • La patria francesa: Chirac teme que una reacción violenta musulmana por Oriente Medio se traslade a Francia. Este riesgo aumentaría si Francia lidera una misión de paz controvertida en Líbano.

Francia se ha ganado elogios por estar dispuesta a liderar los esfuerzos de paz en Líbano. Pero la parte más difícil todavía está por llegar.

NOTAS RELACIONADAS
Israel aprueba expandir ofensiva
09 08 06 |  Internacional
Israel intensificará ataques en Líbano
08 08 06 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen