OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 11 de mayo de 2006 - 15:57 GMT
La utilidad de las cumbres UE-ALC
Jaime González
BBC Mundo

Preparativos en el centro de prensa de la cumbre
Para algunos estas cumbres son el "entorno ideal para fortalecer la unión estratégica".
Los gobernantes de América Latina y la Unión Europea (UE) vuelven a reunirse en una nueva cumbre, esta vez en Viena, la capital austriaca.

Río de Janeiro (1999), Madrid, (2002) y Guadalajara (2004) fueron los escenarios de encuentros previos, cuya utilidad es algunas veces es puesta en duda.

Maria Lourdes Dieck, Embajadora de México ante la UE y responsable de coordinar los trabajos de América Latina y el Caribe de cara a la cumbre de Viena, considera que este tipo de cumbres "son el entorno ideal para fortalecer la unión estratégica entre ambas regiones".

Según Dieck, "las cumbres cumplen el objetivo de impulsar la relación biregional, para avanzar en asuntos de interés común y acentuar las acciones de cooperación en áreas prioritarias, tanto para América Latina como para Europa".

Tomás Dupla del Moral, Director de Relaciones con América Latina de la Comisión Europea (CE), comparte esta opinión.

Según Dupla del Moral, las cumbres son útiles porque imponen una presión para llegar a resultados, lo que, según él, queda demostrado en el Acuerdo de Asociación concluido en la Cumbre de Madrid entre Chile y la UE, o en el avance en las negociaciones Acuerdo de Asociación con Mercosur, en la cumbre de Guadalajara de 2004.

Incomodidad colectiva

Sin embargo, para Ramón Torrent, Director del Observatorio de las Relaciones Unión Europea-América Latina (OBREAL), el exceso de intereses nacionales suele ensombrecer los resultados finales las cumbres UE-ALC.

De acuerdo con Torrent, el problema de estos encuentros es que "en ellos nadie se acaba de sentir cómodo".

Existe un desajuste entre la ambición política de las cumbres y los instrumentos institucionales existentes para que esa ambición se traduzca en políticas concretas
Ramón Torrent, Director del Observatorio de las Relaciones Unión Europea-América Latina

"La UE no se siente cómoda porque hay una presencia numérica muy importante de sus Estados miembro y los Estados miembro tampoco, porque se sienten más cómodos en el marco de la acción unilateral y en las relaciones bilaterales de cada uno de ellos con cada uno de los Estados de América Latina y el Caribe", afirma Torrent.

Según el investigador, ello causa una sensación de incomodidad colectiva que "tiende a resolverse con declaraciones en las que pesan en exceso los grandes principios y la retórica, más que las realizaciones concretas".

El director del OBREAL considera que "existe un desajuste entre la ambición política de las cumbres y los instrumentos institucionales existentes para que esa ambición se traduzca en políticas concretas".

En cualquier caso, la realidad es que la UE es el primer inversor extranjero y el segundo socio comercial de América Latina, además de ser el primer donante de ayuda al desarrollo en la región.

Sólo la Comisión Europea, el órgano ejecutivo de la UE, otorga cerca de US$642 millones al año en ayuda a Latinoamérica, a los que hay sumar las donaciones individuales de los estados que conforman la UE.

Asuntos como el terrorismo, la integración regional, el comercio, la lucha contra la pobreza, la inmigración o la energía estarán presentes en la agenda de la Cumbre de Viena que, de finalizar como las tres anteriores, puede quedar tan sólo en grandes discursos, buenas palabras y pocos acuerdos concretos.



NOTAS RELACIONADAS
Los ojos del mundo sobre Bolivia
03 05 06 |  América Latina
Venezuela sale de la CAN
20 04 06 |  América Latina
El Mercosur y la UE se distancian
30 09 04 |  Economía
Mercosur/UE: lista oferta final
26 09 04 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen