Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 22 de febrero de 2006 - 23:00 GMT
Irak: riesgo de guerra civil
El presidente de Irak, Jalal Talabani, llamó a los iraquíes a trabajar juntos para prevenir el peligro de una guerra civil, tras el atentado contra la mezquita de Askari, en Samarra, uno de los lugares más sagrados para los musulmanes chiitas.

Manifestantes chiítas en la ciudad de Sadr.
Los líderes chiitas llamaron a la calma a los manifestantes.
La explosión, que redujo la cúpula dorada de la mezquita -parte del mausoleo del imán Ali al-Hadi- a metales retorcidos, provocó masivas protestas en todo el país.

Enfrentamientos entre los iraquíes han dejado hasta el momento un saldo de al menos ocho sunitas muertos, incluyendo tres clérigos.

Mezquitas sunitas han sido blanco de ataques aparentemente motivados por la venganza.

Talabani dijo que las explosiones, perpetradas por un grupo no identificado de hombres armados, eran un sabotaje a las negociaciones para formar una coalición de gobierno.

"Debemos trabajar juntos contra el peligro de una guerra civil".

Nadie se ha adjudicado la responsabilidad del atentado, aunque la televisión iraquí dijo que se han producido arrestos en conexión con las explosiones.

Llamados a la calma

Declaro tres días de duelo con la esperanza de que nuestro heroico pueblo promueva la unidad islámica y la unidad iraquí
Ibrahim al-Jaafari, primer ministro de Irak.
El primer ministro de Irak, Ibrahim al-Jaafari, también condenó el atentado.

"Declaro tres días de duelo con la esperanza de que nuestro heroico pueblo promueva la unidad islámica y la unidad iraquí", dijo al-Jaafari.

Por su parte el líder chiita, Muqtada Al-Sadr, llamó a su comunidad a no atacar mezquitas sunitas en respuesta al atentado.

Mientras, el asesor de seguridad nacional del gobierno iraquí, Mowaffak al-Rubaie, insistía en calmar los ánimos, luego que miles de personas se reunieran en el sitio del ataque para protestar.

"Estamos llamando a la calma y a que la gente no ceda al sectarismo. Estamos seguros de que los verdaderos musulmanes, sunitas o chiitas, no serían capaces de un acto como éste".

Lo mismo hizo el líder espiritual, el ayatolá Sistani, quien pidió que se decretara una semana de duelo.

Reacción internacional

La mezquita chiíta de  Askari tras el atentado.
La cúpula de la mezquita fue destruida con la explosión.
El atentado a Askari, una de las dos mezquitas en Samarra que atraen peregrinos de todas partes del mundo, ha concitado una amplia condena internacional.

En Bagdad, el embajador de Estados Unidos, Zalmay Khalilzad, señaló que "es un momento crítico para Irak. Exhorto a los iraquíes a unirse contra el terror y la violencia. Condenemos juntos este acto barbárico. Unirse es la respuesta apropiada contra el terrorismo".

Khalilzad agregó que su país contribuirá a la reconstrucción de la mezquita.

La Casa Blanca calificó a los autores del atentado de enemigos de todos los credos religiosos.

El presidente de EE.UU., George Bush, dijo que "este crimen absurdo es una ofensa a la gente de fe en el mundo".

En tanto, el primer ministro británico, Tony Blair, condenó el ataque y llamó a los iraquíes a no tomar represalias.

"Los culpables de este acto sólo tenían un móvil: causar conflictos y violencia entre sunitas y chiitas para perjudicar a la democracia".

Protestas

Las dos cúpulas de la mezquita antes del ataque.
Así era la mezquita antes del atentado.
A pesar de las exhortaciones, miles de manifestantes se reunieron cerca de la mezquita alzando banderas iraquíes y clamando por justicia.

"Pedimos una investigación para que los criminales que hicieron esto serán castigados", le dijo Mahmoud al-Samarie a la agencia de noticias, Associated Press.

"Si el gobierno no lo hace, entonces nosotros tendremos que tomar las armas y perseguir a los responsables".

Las protestas y actos de violencia estallaron en distintos puntos de Irak:

  • En Bagdad, una mezquita sunita en el distrito de Baladiya fue atacada con disparos, mientras hombres vestidos de negro del chiíta Ejército Mehdi protestaron en la ciudad de Sadr. Seis sunitas murieron en los hechos de violencia.

  • En Basora, hombres armados atacaron mezquitas sunitas y participaron en tiroteos con guardias de la oficina del Partido Islámico Sunita de Irak.

  • Los comercios cerraron sus puertas en Nayaf y cerca de 1.000 personas marcharon en las calles.

  • Cerca de 3.000 personas protestaron en la ciudad chiita de Kut, gritando consignas y quemando las banderas de Estados Unidos e Israel.


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen