OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Domingo, 5 de febrero de 2006 - 00:19 GMT
Las imágenes de la división
Magdi Abdelhadi
Analista de temas árabes de la BBC

Manifestantes musulmanes protestan frente a la Embajada de Dinamarca en Londres.
Las protestas se expanden y se habla de una creciente división.
La publicación de caricaturas del profeta Mahoma ha generado profundas divisiones en distintas partes del mundo.

Para algunos, este evento no deja de ser un entretenimiento pasajero.

Para otros, se trata de un ataque contra el Islam. Pero la verdad, es que nadie sabe qué rostro tenía el profeta.

Las imágenes que existen hoy fueron producidas en los siglos inmediatos a su muerte, en el Siglo VII.

Estas tendían a ser representaciones idealizadas de un cuerpo humano y nadie puede decir a ciencia cierta cuán fieles son a la realidad.

Gran cantidad de la literatura islámica sobre Mahoma es incuestionable en su exaltación.

En esos textos, el fundador del Islam es perfecto e infalible.

Dos tradiciones

la prohibición islámica de cualquier representación pictórica y el respeto por el carácter de Mahoma
Pero también está la otra tradición islámica, basada en un verso del Corán que dice "no soy más que un hombre como ustedes".

A pesar del énfasis que hace el Corán en la naturaleza fundamentalmente humana del profeta, la tradición de exaltación continúa dominando las percepciones actuales.

Pero esto no explica por qué las caricaturas en sí mismas fueron consideradas tan ofensivas.

A mí me parece que existe confusión alrededor de dos aspectos distintos: la prohibición islámica de cualquier representación pictórica y el respeto por el carácter de Mahoma.

Diferencias

Lo que es tremendamente ofensivo para la mayoría de los musulmanes, es la intención satírica de los caricaturistas y la asociación del profeta con el terrorismo.

El Islam prohíbe toda representación, ya sea de humanos o de animales, con el fin de evitar caer en la idolatría.

Está demás decir que esta prohibición incluye cualquier intento de representación del profeta mismo.

Es muy probable que, en otro momento, el escándalo generado por la publicación de las caricaturas no hubiera pasado de ser un problema local entre algunos musulmanes y el diario danés que las publicó.

El contexto actual

Musulmanes indonesios a punto de quemar una bandera danesa.
Para muchos musulmanes, se trata de una guerra contra el Islam.
Pero esto se desató como un fenómeno internacional por tres razones:

  • el aumento de la violencia fundamentalista islámica
  • la guerra contra el terrorismo de Estados Unidos
  • los medios de comunicación transnacionales

La guerra contra el terrorismo, en particular, es percibida en gran parte del mundo árabe como una guerra contra el Islam.

Esta percepción es reforzada por el hecho que ésta parece darse exclusivamente en países musulmanes, como Irak y Afganistán.

Para la mayoría de musulmanes, entonces, el lío sobre las caricaturas es otra confirmación de este presupuesto.

Choque cultural

Este escándalo refleja una vez más la enorme distancia que existe entre los valores seculares y liberales que tienden a predominar en Occidente y la actitud predominantemente religiosa que existe en Medio Oriente.

Para los musulmanes que viven en Europa, esto conlleva un dilema adicional: el de la integración y la identidad cultural.

Y tal parece que activistas musulmanes que viven en estos países, están decididos a redefinir lo que es aceptable o no de publicación en un medio occidental.



NOTAS RELACIONADAS
Incendian embajadas en Siria
04 02 06 |  Internacional
Annan pide calma por caricaturas
04 02 06 |  Internacional
Sigue controversia por caricaturas
03 02 06 |  Internacional
Caricaturas: no cesa la polémica
02 02 06 |  Internacional
Caricaturas: se intensifica conflicto
01 02 06 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen