Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 12 de julio de 2005 - 23:07 GMT
Los peores temores se hacen realidad
Dominic Casciani
BBC

Se trata de un escenario de pesadilla que nadie en la sociedad británica quería enfrentar.

Ventana quemada de una mezquita en Leeds
Se temen que los atentados generen violencia interna.

Funcionarios antiterroristas no lo han dicho públicamente, pero la gigantesca investigación a nivel nacional sobre los atentados se centra ahora en presuntos atacantes suicidas británicos que consideran que su fe justifica sus acciones.

Sin embargo, no sólo se trata de una pesadilla en términos de una amenaza desde dentro; las repercusiones en las semanas y meses que vienen podrían poner a prueba, quizás en algunos casos hasta un punto límite, la cohesión de la sociedad.

Entonces, ¿en qué cambia el hecho de que los atacantes sean, como se sospecha ahora, británicos?

En las horas posteriores a las bombas, los líderes musulmanes en el Reino Unido, junto a representantes de otras religiones, los jefes policiales y los ministros, lanzaron un plan de acción que tenían preparado desde hacía tiempo para un eventual ataque de tal naturaleza.

El plan se centraba en mantener a las comunidades unidas al decir públicamente y en voz alta todo lo posible para diferenciar a los musulmanes británicos de quienes usan la fe para justificar atrocidades.

Ese estrategia dependía hasta cierto punto de hacerle ver al público que el terrorismo era un amenaza "foránea", más que algo surgido de personas comunes y corrientes que viven en los mismos barrios que todo el mundo.

Sin embargo, la revelación de que los sospechosos eran británicos confirmará los peores temores de muchos líderes musulmanes.

Los cuatro años que han pasado desde los ataques del 11 de septiembre han visto un extraordinario crecimiento de la identidad islámica en Europa. Con casi total certeza, esto ha beneficiado ha muchas comunidades que han encontrado, paradójicamente, una voz de confianza mientras su fe está bajo la atención pública.

Muchos líderes musulmanes señalan con orgullo a las generaciones más jóvenes que han conseguido desarrollar una identidad musulmana-británica única, tomando lo mejor del Islam y añadiéndole muchos elementos del pensamiento europeo.

Ira creciente

Sin embargo, al mismo tiempo ha estado a punto de estallar una ira que se ha vuelto más visible a raíz de las polémicas leyes antiterroristas británicas y la guerra de Irak.

Los niveles de ansiedad han subido en todo el país y si esto se convierte en rabia, entonces podría provocar un inmenso efecto desestabilizador

En algunos casos, este enojo se ha expresado por medio de la política como en el caso de la reciente elección de George Galloway como parlamentario de un municipio del este de Londres, utilizando su oposición al conflicto iraquí como bandera casi exclusiva.

En otros casos, se expresa en términos religiosos con la aparición de pequeños grupos radicales que declaran que los musulmanes deben elegir entre el Islam y la sociedad británica.

Shahid Malik, un parlamentario laborista de Londres que por su edad se cree que tiene sintonía con las jóvenes generaciones, ha dicho en otras oportunidades que hay un sentimiento de doble rasero e injusticia entre algunos, especialmente sobre la política exterior hacia los palestinos.

Sin embargo, Malik también dice francamente que hay una nerviosa reticencia entre las comunidades musulmanas a admitir que el extremismo existe, de un manera muy parecida a lo que ocurre con mucha gente blanca que no puede confrontar el racismo.

En ambos casos, admitirlo sería invitar las críticas y el escrutinio.

Miedo a las reacciones

¿Qué sucederá a continuación? Si los supuestos atacantes suicidas británicos son de similar origen -jóvenes nacidos en el Reino Unido que no actúan por desesperación- la habilidad de la sociedad británica para enfrentar la situación podría tener una prueba muy difícil.

Esto es lo que más le preocupa a los líderes musulmanes.

En primer lugar, temen que haya una reacción violenta contra personas comunes y corrientes que conviven normalmente.

Sin embargo, también temen que la reacción pueda, a su vez, crear divisiones más profundas en las sociedad y crear más oportunidades para quienes buscan radicalizar a los jóvenes.

Los niveles de ansiedad han subido en todo el país y si esto se convierte en rabia, entonces podría provocar un inmenso efecto desestabilizador.



ESCUCHE/VEA
Las repercusiones del atentado en Londres
BBC Enfoque 08.07.2005



NOTAS RELACIONADAS
Londres: avance en la investigación
12 07 05 |  Internacional


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen