Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 25 de mayo de 2005 - 16:39 GMT
Qué significa un no
Verónica Psetizki
Verónica Psetizki
BBC Mundo

Francia y Holanda son los dos países que someten la Constitución Europea a consulta popular en estos días, el 29 de mayo y 1 de junio, respectivamente. En el primero ganó el "No", en el segundo los sondeos anticipan un final similar.

Un hombre sostiene un cartel que promueve el voto del "No"
Francia podría convertirse en el primer país en votar "No".

La Carta Magna busca lograr una mayor integración política entre los 25 países miembros de la Unión Europea, pero la idea no ha logrado convencer a todos y muchos temen que los países pierdan identidad y se cree un "super Estado".

En el caso francés, muchos de los opositores a la Constitución sostienen que el país perderá influencia en la Unión Europea.

Además, creen que la Constitución conduce al bloque hacia una dirección económica "neoliberal", que podría amenazar el modelo de seguridad social que brinda el gobierno.

Además, muchos consideran que el rechazo a la Carta Magna europea puede ser interpretado como un voto castigo al gobierno local.

Sergio Carrero, investigador del Centro de Estudios Europeos en Bruselas considera que "hay una tendencia bastante clara de que actitudes referentes a la Constitución dependen muchísimo de cómo se esté desarrollando el ambiente político a nivel estatal".

El experto en temas europeos agregó que en muchos casos los ciudadanos desconocen totalmente los principios que establece el texto constitucional y que su voto sólo refleja el apoyo o la oposición al gobierno.

Incertidumbre

Opositores a la Constitución Europea en Francia.
"No" a la Constitución, sí a preservar su identidad.

Hasta ahora 9 de los veinticinco países que integran la Unión Europea aprobaron la Constitución. Pero para que entre en vigor todos deberán refrendarla antes de noviembre de 2006.

Si un estado la rechaza, el camino a seguir no está del todo definido.

Iñigo Méndez de Vigo, europarlamentario español que presidió la delegación del Parlamento Europeo en la convención que redactó la constitución de la UE, dijo a BBC Mundo que un "no" francés sería una enorme decepción pero que eso no detendría el proceso de ratificación.

Algunos de los últimos países en integrarse a la Unión también están interesados en hacer oír su opinión. Según explicó Krzystof Bobinski, de la Fundación Unia & Polska en Polonia, "muchos de los pequeños Estados piensan, ¿por qué Francia debe tomar la decisión por todos los demás?".

Existe la posibilidad de realizar un segundo referendo en el caso de que un país decida por el "no". Sin embargo, los analistas coinciden en que esto es poco probable.

Sergio Carrero, del Centro de Estudios Europeos en Bruselas, dijo a BBC Mundo que la última palabra la tendrá el Consejo Europeo que se reunirá a fines de junio.

"En principio todos los países tienen derecho a pronunciarse. Pero si tenemos dos "no", por ejemplo, en el caso de Francia y Holanda, dos estados tradicionales de la Unión Europea, yo creo que los representantes debatirían si merece la pena seguir adelante o si se necesita un "plan B" para evaluar cuáles han sido los fallos y qué medidas se pueden llevar a cabo para solucionar los problemas que una no ratificación de la Constitución pueden traer a la Unión Europea", afirmó.

¿Crisis?

Un "no" daría un mensaje bastante negativo sobre el aspecto político de la Unión Europea.
Sergio Carrero, investigador del Centro de Estudios Europeos

El eventual rechazo a la Constitución plantea varios escenarios posibles. De acuerdo a analistas, uno es la conformación de un grupo de países más pequeño, posiblemente integrado por estados fundacionales de la Unión Europea, que buscarían integrarse más rápidamente que el resto.

Para muchos, uno de los significados más importantes del eventual rechazo a la Constitución es que pondría de manifiesto la incapacidad de la Unión Europea de tomar una de las dos mayores decisiones desde su ampliación en mayo de 2004. La que todavía queda por delante es la aceptación o no de Turquía como miembro de la Unión.

"Esta Constitución da fuerza a lo que muchos han llamado identidad europea", dice el analista Carrero. "Un "no" daría un mensaje bastante negativo sobre el aspecto político de la Unión Europea".

La defensa del "sí"

Los partidarios de la Carta Magna como el europarlamentario Iñigo Méndez de Vigo están seguros que los Estados no perderán su identidad con una aprobación de la Constitución Europea.

Proyección de la bandera de la Unión Europea en un edificio de París
La Constitución es la primera decisión importante desde la ampliación de la UE.

"Europa nunca será un super Estado. El artículo I de la Constitución define a la Unión Europea como una unión de Estados y de ciudadanos, por lo tanto los estados seguirán teniendo su propia personalidad, sus propias competencias. La Unión Europea lo que hace es complementarlas", afirmó.

En todo caso, más allá del "No" francés y de la decisión holandesa, el proceso seguirá adelante pero el camino no será fácil, especialmente en estados como Polonia, República Checa, Dinamarca y el Reino Unido.

Aunque un "no" en algunos de estos países no causaría un impacto tan fuerte como el rechazo a la Constitución en Francia u Holanda, de todas formas la entrada en vigor de una futura Carta Magna quedaría en duda.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen