Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 20 de abril de 2005 - 15:09 GMT
Claves: Ratzinger, "rottweiler de Dios"
Quizás en los últimos 20 años no hubo polémica católica en la que el nuevo Papa, Benedicto XVI, no haya estado involucrado de alguna manera.

Papa Benedicto XVI
Benedicto XVI es contrario al aborto, la eutanasia y la ordenación sacerdotal de mujeres, entre otras cosas.
Si bien quienes lo conocen aseguran que durante su juventud Joseph Ratzinger fue un sacerdote progresista, a partir de fines de los años 60 sus posturas comenzaron a radicalizarse, a tal punto que hoy es calificado como uno de los miembros más controvertidos y reaccionarios de la curia romana.

También es uno de los más respetados intelectualmente.

En 1981, el ahora pontífice se hizo cargo de la Congregación para la Doctrina de la Fe -el equivalente a la antigua Inquisición-, desde donde ha defendido sus posturas con "mano de hierro".

No por nada uno de los sobrenombres que se le atribuye es el de "rottweiler de Dios", en alusión a esa férrea raza canina.

¿Cuáles son los temas por cuyas ideas Benedicto XVI ha sido definido como ultra conservador?

BBC Mundo preparó una guía con algunos de sus postulados más polémicos:








Anticoncepción, aborto y eutanasia

El nuevo pontífice ha manifestado en numerosas ocasiones su oposición a los métodos anticonceptivos. Según sus propias palabras son "intrínsicamente demoníacos", la misma definición que utiliza para definir la eutanasia y el aborto.

Incluso, durante la última campaña presidencial de Estados Unidos, Ratzinger llamó a excomulgar a los políticos pro-aborto.

En una entrevista que concedió hace algunos meses al diario italiano La Repubblica indicó que por culpa del uso de la píldora anticonceptiva "el acto sexual ha perdido su intencionalidad y su finalidad, que siempre había sido bien visible y determinante y todos los tipos de sexualidad se han vuelto equivalentes".

"De esta revolución se deriva sobre todo la equiparación entre homosexualidad y heterosexualidad", dijo el entonces cardenal en tono de crítica.


Homosexualidad

La homosexualidad es otro tema que el nuevo Papa considera como una "obra del demonio".

Ratzinger ha dicho que el matrimonio homosexual es destructivo para la familia y la sociedad.

Aunque considera que se debe "tener un gran respeto por estas personas que sufren y quieren encontrar su forma de vivir adecuada, crear la forma jurídica de una especie de matrimonio homosexual no ayuda en realidad a estas personas".

"El derecho crea la moral o una forma de moral, puesto que la gente normal considera comúnmente que lo que afirma el derecho también es moralmente lícito", afirmó en La Repubblica.

"Y si consideramos esta unión más o menos equivalente al matrimonio, tenemos una sociedad que ya no reconoce la especificidad ni el carácter fundamental de la familia, es decir, el ser propio del hombre y de la mujer, que tiene el fin de dar continuidad, no sólo en sentido biológico, a la humanidad", agregó.


Mujeres

Para Benedicto XVI, la Iglesia es un mundo de hombres.

Los sectores más liberales del catolicismo tenían la esperanza de que el sucesor de Juan Pablo II aumentara la participación de las mujeres en las actividades eclesiásticas.

Sin embargo, los analistas consideran que es muy difícil que durante el pontificado del nuevo Papa se produzcan avances en este tema.

Ratzinger ha dicho en reiteradas ocasiones que descarta la ordenación sacerdotal de mujeres.

Más aún: hay quienes afirman que incluso se opone a que las mujeres asistan a los sacerdotes en la preparación del altar y la entrega de la comunión durante las misas.


Relación con otras religiones

Muchos analistas afirman que la visión de Benedicto XVI sobre el acercamiento con otras iglesias es más rígida que la de su antecesor.

A modo de ejemplo se cita que después de que Juan Pablo II viajó a Atenas para pedirle disculpas a la Iglesia Ortodoxa por el Gran Cisma del siglo XI, el entonces cardenal Ratzinger publicó un documento insistiendo en que la Iglesia Católica era la "madre" de las otras denominaciones cristianas, en oposición a "hermana", una definición más común en los círculos ecuménicos.

>


Teología de la Liberación

Para Ratzinger esta visión del catolicismo que mezcla doctrinas religiosas y sociales es simplemente una herejía.

Sus críticos dicen que malinterpretó esta posición -que tuvo su auge durante las décadas del 60 y 70, sobre todo en América Latina- al mirarla desde una óptica europea.

En los 80 decidió luchar de frente contra ella. En mayo de 1985, fue el encargado de notificar al fraile franciscano brasileño Leonardo Boff que estaba condenado a un año de "silencio obsequioso". Más tarde, a Boff se le prohibió dictar clases y se le separó de la editorial en que trabajaba en Brasil.

Al nuevo pontífice también se le atribuye la destitución de muchos sacerdotes afines a la Teología de la Liberación de sus puestos en universidades e incluso dentro de la Iglesia.

Además, como mano derecha de Juan Pablo II, habría vetado a obispos "de tendencia liberal" de posiciones clave.


Doctrina

Ratzinger es enemigo de todo relativismo, un hombre que no admite dudas desde el punto de vista doctrinario y un fiel defensor de las raíces históricas del catolicismo.

Algunos analistas afirman que incluso una de sus intenciones es acabar con las lenguas vernáculas en misa y regresar a las liturgias en latín.



NOTAS RELACIONADAS
Benedicto XVI: su primera misa
20 04 05 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen