Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 19 de abril de 2005 - 22:23 GMT
No tan profeta en su tierra
Sergio Correa
Sergio Correa
Alemania

Nadie podía creer la noticia en Alemania.

Silueta de la cúpula de la Catedral de Berlín
En la Catedral de Berlín inmediatamente se congregaron decenas de periodistas, y menos de diez feligreses.

Todos habían escuchado que Joseph Ratzinger, el poderoso guardián de la fe católica, la eminencia gris del Vaticano, la mano derecha de Juan Pablo II, tenía grandes posibilidades teóricas de ser elegido el nuevo Papa.

Sin embargo en Alemania mismo Ratzinger tenía y tiene la fama de ser un conservador extremo.

El año pasado su mano invisible prohibió la celebración de una misa ecuménica entre católicos y protestantes en Berlín, y poco antes había prohibido que los sacerdotes católicos alemanes participaran en los consejos a los que las mujeres que quieren abortar deben asistir.

Las reacciones de los católicos en Berlín fueron, en su mayoría, de decepción. "No creo, como muchos otros, que cambie de repente las posiciones de la iglesia en temas polémicos como el celibato, las mujeres sacerdotes... no creo de ningún modo que se vengan grandes reformas", dice Anna, una de las pocas personas que se acercó a la Catedral de Berlín y que de pronto se vieron rodeadas de periodistas.

Estoy impresionado, ¡un alemán como Papa! Me hubiera gustado alguien de Sudamérica o África
Feligrés en la Catedral de Berlín

Pocas horas después de que fuera proclamado un alemán como nuevo Papa es alemán, en la catedral de Berlín hay más periodistas que fieles.

Una señora me dice "creo que no estamos en el punto central del mundo; creo que en Alemania y aún en el resto del norte de Europa todos esperaban a alguien más liberal; no sé si este es el camino para todo el mundo".

"Estoy impresionado, ¡un alemán como Papa!" dice otro . "Me hubiera gustado alguien de Sudamérica o África", añade una tercera señora.

En las esferas políticas

La reacción de la cúpula política tuvo también más que ver con la nacionalidad del nuevo Papa que con él mismo.

Joseph Ratzinger despidiéndose de Munich en 1982.
En 1982, Ratzinger se despidió de Alemania para ocupar su cargo en el Vaticano.

"Es un gran teólogo, reconocido mundialmente : El papa Benedicto XVI es un digno seguidor de Juan Pablo II. Lo saludo en nombre del gobierno alemán y de todos los ciudadanos de su patria, Alemania, de todo corazón", dijo el canciller Gerhard Schröder, claramente sorprendido por la decisión.

El ministro de exteriores, Joschka Fischer fue aún más parco: "esperamos que el trabajo conjunto con la Santa Sede bajo Benedicto XVI sea tan bueno como con su antecesor".

Hace pocos días los diarios alemanes hablaban con cierto escepticismo de las aparentes posibilidades de Ratzinger de llegar a ser el nuevo Papa.

El semanario Der Spiegel citaba que sólo un cardenal alemán estaba dispuesto a votar por Ratzinger, el cardenal Joachim Mesine, conocido por su conservadurismo.

El resto parecía esperar a un Papa más liberal, aunque por todos era conocido que casi la totalidad del Colegio Cardenalicio había sido elegido por Juan Pablo II.

En casa

Otra cosa era hoy Baviera, la región de donde es oriundo Ratzinger y el principal enclave de catolicismo en Alemania.

Placa que marca el lugar de nacimiento del nuevo Papa.
En su ciudad natal sí salieron a celebrar su elección.

Miles de personas salieron a las calles y se reunieron alrededor de las iglesias para celebrar al primer Papa alemán después de 480 años.

El ministro presidente de Baviera, Edmond Stoiber, de la conservadora Unión Social Católica, llamó a la elección de Ratzinger "un día histórico para Baviera y toda Alemania".

Este verano será el encuentro mundial de las juventudes católicas en Berlín: a la cita ya se había comprometido el Papa Juan Pablo II; ahora será Ratzinger quien venga en quizás su primer viaje al extranjero.

Muchos de los católicos alemanes esperan que para entonces Benedicto XVI se haya transformado en algo distinto a lo que es su fama o su leyenda: las campanas que hoy suenan estarán otra vez repiqueteando para recibir a su compatriota, el Papa que nadie parece todavía conocer.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen