Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 27 de enero de 2005 - 14:29 GMT
Auschwitz y Alemania 60 años después
Sergio Correa
Sergio Correa
Alemania

Adolfo Hitler
¿Qué hizo que la llamada nación de poetas y pensadores terminara por producir uno de los mayores horrores de la historia?

Luego de algunos años de vivir en Alemania, las imágenes, historias, exposiciones, documentales, recordatorios, obras de todo tipo y formato no le hacen a uno olvidar ni por un día lo que sucedió durante los años del nazismo.

El enorme catálogo de crueldades se amplia casi cada semana, los detalles de la geografía del horror que cubrió a este país y se extendió a sus vecinos parece no terminar.

Pero este ritual que busca conjurar la historia de Alemania provoca a fin de cuentas sólo horror y rechazo.

Los muchachos alemanes de hoy casi no hablaron de eso con sus abuelos; cuando comenzaba el diálogo y ellos querían describir la fascinación que sentían por Hitler, venía, abrupta y final, la condena de sus nietos: "¿Cómo pudiste permitir que sucediera todo eso?", "¿Cómo pudiste apoyar a los nazis o ser uno de ellos?".

De hecho, la confrontación de los alemanes con su pasado es increíblemente reciente. Con la rebelión estudiantil del '68 comenzó la pregunta de esa generación a sus padres y abuelos sobre su participación en el nazismo.

En el lapso de apenas dos décadas, el milagro alemán hizo que ese país sepultado en escombros y vergüenza se volviera una de las naciones más ricas del mundo.

Economía

El explosivo desarrollo económico, la amenaza del comunismo y la necesidad de los aliados de reincorporar a Alemania al mundo occidental hicieron que la responsabilidad por historia reciente quedara casi sepultada por las nuevas tareas.

Y a pesar que la moderna historiografía alemana llama al período del nazismo una dictadura, las masas que todos hemos visto alguna vez al lado de Hitler parecían más bien dominadas por el fervor que por el temor al castigo.

Imagen del campo de exterminio de Auschwitz tomada por la Real Fuerza Aérea del Reino Unido
Auschwitz: "fabrica de muerte".

Tan masiva fue la participación de la población alemana en el nazismo que muchos de los que ocuparon puestos bajo Hitler debieron volver a ejercer cargos en la nueva democracia, incluyendo a muchos que los aliados consideraban criminales de guerra.

Las imágenes de Auschwitz valen por toda la época. Pero el horror y el rechazo que provocan tienden también a ocultar las preguntas decisivas: ¿por qué?, ¿cómo fue posible?, ¿qué hizo que la llamada nación de poetas y pensadores terminara por producir uno de los mayores horrores de la historia de la humanidad?

Las escrupulosas reconstrucciones históricas se dedican a documentar la época, pero no explican el proceso.

El ideal nazi

El nazismo fue, en parte, el intento de una nación de declararse como el inicio de una nueva cultura, de crear un nuevo tipo de hombre que suplantara la idea del humanismo por otro adiestrado en el poder, en la obediencia, la fidelidad y el desdén por la piedad.

Los nazis convirtieron a los judíos en una suerte de bacteria; se les quitó cualquier propiedad y dignidad humana.

Matar a un judío parecía ser una operación semejante a matar una mosca; el grado de brutalidad ideológica para ver a un hombre del todo semejante a ellos mismos como un no humano es, quizás, uno de los hechos decisivos del nazismo.

Rudol Höss, comandante de Auschwitz, durante su juicio por crímenes de guerra
Que fuera necesario o no ese exterminio en masa de los judíos, a mí no me correspondía ponerlo en tela de juicio, quedaba fuera de mis atribuciones
Rudolf Höss, comandante de Auschwitz

A pesar de que estamos acostumbrados a ver al régimen de Hitler como la culminación de la crueldad, una de las características centrales del genocidio nazi fue la frialdad, la escala, el método y el rigor con que exterminaron a los judíos.

Esto se ve claramente en la idea de "fábrica de la muerte" aplicada a Auschwitz, una suma de procesos rigurosamente calculados para matar eficientemente.

Poco antes de ser condenado a la horca, el comandante del campo de exterminio, Rudolf Höss, escribió en su diario:

"Por voluntad del Reichsführer de la SS, Auschwitz se convirtió en la mayor instalación de exterminio de seres humanos de todos los tiempos. Que fuera necesario o no ese exterminio en masa de los judíos, a mí no me correspondía ponerlo en tela de juicio, quedaba fuera de mis atribuciones".

"Si el mismísimo Führer había ordenado la solución final del problema judío, no correspondía a un nacional-socialista de toda la vida como yo, y mucho menos a un comandante de las SS, ponerlo en duda".

Höss fue ahorcado en 1947 frente a su casa de comandancia de Auschwitz, donde vivía con su esposa y dos hijas. Los presos lo recuerdan por su distancia, por su escrupuloso uniforme, por no mostrar nunca el menor rasgo de sadismo.



NOTAS RELACIONADAS
Recuerdan liberación de Auschwitz
27 01 05 |  Internacional
Sharon: el mundo "no movió un dedo"
26 01 05 |  Internacional
Alemania recuerda Auschwitz
25 01 05 |  Internacional
Auschwitz: una mirada al horror
25 01 05 |  Imágenes
El mundo "debe aprender del Holocausto"
24 01 05 |  De todo un poco
Una estampilla conmemora Auschwitz
20 01 05 |  De todo un poco


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen