Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 20 de enero de 2005 - 02:22 GMT
EE.UU.: costosa juramentación
Kevin Anderson
BBC, Washington

Con una factura de US$40 millones, la celebración de tres días de la segunda toma de posesión del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, será la más cara de la historia.

Fuegos artificiales sobre la Casa Blanca en la víspera de la juramentación de George W. Bush
Los críticos señalan que no es apropiado celebrar con tanto lujo en tiempos de guerra.

Los festejos, las lujosas cenas y los ostentosos fuegos artificiales empezaron el martes y continuarán hasta la juramentación este jueves, seguidas de un desfile y nueve fiestas de baile inaugurales.

Los gastos serán cubiertos con donaciones individuales y corporativas, mientras que a la ciudad de Washington se le ha pedido que pague unos US$17 millones, que -se ha calculado- serán los costos en seguridad.

Algunos han criticado los gastos y señalan que no es apropiado celebrar con tanto esplendor mientras soldados estadounidenses mueren en Irak y el sudeste asiático aún se recupera del maremoto del mes pasado.

La crítica pública de una toma de posesión ha sido poco usual, pero también ha llamado la atención una encuesta realizada por el diario Washington Post, según la cual la mayoría de estadounidenses preferirían un evento más pequeño y tranquilo.

Grandes donantes

Sue Brannon, de Midland, Texas, la fiesta de la sociedad de ese estado
El miércoles se celebró el costoso baile de botas y corbata negra de la Sociedad del Estado de Texas.

La parte más costosa de la celebración se realizó este miércoles durante la fiesta de botas y corbata negra de la Sociedad del Estado de Texas (la "Black Tie & Boots Ball").

Desde el martes se prepararon 21.000 enchiladas, 20.000 quesadillas, 25.000 empanadas y más de 1.300 kilogramos de carne de res para barbacoa.

Como parte de las actividades, Bush rindió tributo a los hombres y mujeres militares con un concierto gratuito.

"Al tiempo que nos preparamos para celebrar la toma de posesión número 55, no puedo pensar en una mejor forma de empezar que dándoles las gracias por nuestra libertad a aquellos que la hacen posible", dijo el mandatario ante una audiencia de 7.000 personas.

El evento gratuito tuvo en parte su sesgo militar, pero también fue utilizado por los organizadores de la juramentación para contrarrestar las críticas a la "extravagancia" de la toma de poder.

Presidente anfitrión

Este miércoles, George W. Bush el presidente fue anfitrión de tres cenas formales a la que asistieron donantes individuales y corporativos que contribuyeron a solventar los festejos.

Los que abogan por reformas políticas señalan que las corporaciones esperan poder beneficiarse de la política energética propuesta por Bush, sus reformas en materia de inmigración y sus planes de convertir parcialmente el seguro social -un programa de pensión estatal- en cuentas de inversión privada.

Un plato con postres en el Willard Hotel, Washington
El costo de las celebraciones será cubierto con donaciones individuales y corporativas.

Los gigantes de defensa Northrop Grumman y Lockheed Martin aportaron cada uno US$100.000 al comité de la juramentación, suma que ascendió a US$250.000 en el caso de las petroleras ChevronTexaco y Exxon Mobil.

Tanto Coca-Cola como su rival Pepsi donaron US$100.000, mientras que las cadenas de hoteles Marriot y Ritz-Carlton entregaron US$250.000 cada una.

Quienes contribuyeron con US$250.000 recibieron boletas de entrada a varios eventos, incluyendo la ceremonia de juramentación, el desfile inaugural y un almuerzo exclusivo con Bush y el vicepresidente Dick Cheney.

Además recibirán boletos para uno de los nueve bailes de la toma de posesión.

Aunque las celebraciones parecen numerosas, la cantidad de fiestas es cinco veces menor que el número récord de 14 con las que Bill Clinton festejó su segunda toma de posesión en 1997.

Rey por un día

Pero no habrá sólo fiestas y cenas privadas. Para los asistentes a la toma de posesión con dinero para gastar, los hoteles de Washington ofrecen tentadores paquetes.

Si desea caminar estar en los zapatos de George W. Bush, se puede alojar en el Hotel Fairmont y adquirir el paquete "Presidente por cuatro días".

Presidente Bush durante un concierto gratuito para los militares
Bush honró a los militares durante un concierto gratuito antes de la toma de posesión.

Por apenas US$10.000 la noche, es posible contar con un equipo propio del Servicio Secreto -falso desde luego-, con dos actores que pretenderán ser sus guardaespaldas.

Pero si lo que desea es una juramentación inolvidable, el Hotel Mandarin Oriental ofrece cuatro noches por la suma de US$200.500.

A cambio, un jet privado lo trasladará a Washington, donde será recibido por un lujoso automóvil marca Maybach, conducido por un chofer.

Si no está bailando en una de las fiestas inaugurales, podrá celebrar en la suite presidencial de 3.500 pies cuadrados, con champán y caviar servido al anochecer.

Críticas inaugurales

Pero con el reciente maremoto en el Océano Índico y la continua guerra en Irak, algunos piensan que una ceremonia de juramentación tan cara es inapropiada y ostentosa.

"Los antecedentes indican que las celebraciones relacionadas con la toma de posesión deberían ser disminuidas, sino canceladas en tiempos de guerra", declaró el representante demócrata por Nueva York, Anthony Weiner, en una carta dirigida a Bush.

Weiner agregó que el dinero podría ser utilizado para comprar autos blindados Humvees 690 y pagar un bono de US$290 a cada soldado que sirve en Irak.

DONANTES DE US$250,000
Energía: ChevronTexaco, Exxon Mobil, Occidental Petroleum, Hunt Consolidated, New Energy Corp
Finanzas: Bank of America, Ameriquest Capital, Sallie Mae, Long Beach Acceptance Corp
Farmaceúticos: Pfizer, Bristol-Myers Squibb
Otros: AT&T, Time Warner, Ford Motor Company

Por su parte, los funcionarios de la ciudad Washington se han quejado de que por primera vez es la comuna y no el gobierno federal al que se solicita que pague la cuenta de las operaciones de seguridad.

Algunos republicanos dicen que las críticas a la toma de posesión son meramente ideológicas y preguntan por qué nadie habló de los gastos en la juramentación de Clinton.

La primera toma de posesión de Clinton costó US$30 millones, una cifra similar a la de la asunción de George Bush padre en 1989. En la segunda juramentación de Clinton se gastaron US$23 millones.

Según una encuesta realizada por el Washington Post y la cadena de televisión ABC, dos tercios de los estadounidenses piensan que las festividades deberían ser más sencillas, y esa proporción incluye a la mitad de los que votaron por el presidente Bush y al 80% de los seguidores de su rival demócrata en las elecciones, John Kerry.

Bush defendió la pomposidad de las fiestas cuando en una entrevista a la cadena de TV CBS declaró: "Usted puede estar igualmente preocupado por nuestras tropas en Irak y por los que sufrieron por el maremoto y al mismo tiempo celebrar por la democracia".



NOTAS RELACIONADAS
EE.UU./jura: seguridad sin precedentes
18 01 05 |  Internacional
Bush: cuatro años más
17 01 05 |  Internacional
Bush defiende su política en Irak
16 01 05 |  Internacional
Bush promueve reforma migratoria
12 01 05 |  Internacional
Polémica por retrato "simiesco" de Bush
22 12 04 |  Internacional
Bush confía en la economía y en Irak
20 12 04 |  Internacional


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen