Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 23 de agosto de 2005 - 15:15 GMT
Análisis: Después de la retirada
Martin Asser
BBC Jerusalén

Colonos judíos abandonan Netzarim
Es la primera vez que Israel realiza una evacuación unilateral.

¿Qué pasará después de que Israel evacue todos sus asentamientos y sus puestos de control en la Franja de Gaza, así como sus cuatro enclaves en Cisjordania? ¿Paz en nuestro tiempo o una nueva era en el conflicto? Y ¿qué pasará con el territorio palestino que Israel está dejando atrás?

Ésta no es la primera evacuación israelí de asentamientos en territorios ocupados en 1967: Israel demolió asentamientos y cedió territorio en el Sinaí, como parte del acuerdo de paz con Egipto hace un cuarto de siglo.

Pero es la primera vez que lo hace unilateralmente, sin las garantías que proveen los acuerdos firmados y los patrocinadores, y es ahí donde se esconden los peligros del plan de retirada del primer ministro de Israel, Ariel Sharon.

En las últimas fases ha habido algún grado de coordinación con la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y alguna mediación de Estados Unidos, pero muchas interrogantes cruciales siguen sin respuesta.

La tierra evacuada

Tras la partida de los colonos de la Franja de Gaza, el ejército israelí demolerá las casas -de estilo suburbano en su mayoría- y empresas de construcción palestinas y egipcias ayudarán a retirar los escombros.

Esto obedece a una solicitud de la ANP, que necesita construir edificios altos para lidiar con la crisis de viviendas en la densamente poblada Franja de Gaza.

Además, serán desmantelados y removidos los puestos del ejército, altamente fortificados, que protegían a los asentamientos, controlaban la libertad de movimiento de los palestinos y segmentaban su territorio.

El ejército israelí espera completar esta tarea en octubre, cuando los palestinos podrán entrar al territorio evacuado.

Por primera vez en décadas, los palestinos podrán usar toda la Franja de Gaza, de menos de 400 kilómetros cuadrados.

La ANP señala que un 5% de la tierra en la que estaban los asentamientos pertenecía a dueños privados y será devuelta.

El resto, de propiedad pública, será destinada a viviendas, industrias y agricultura, gracias a una masiva inyección de ayuda internacional.

Los colonos

El gobierno israelí querría ver a los colonos integrados en nuevas comunidades lo antes posible, para mitigar algo del sufrimiento y la dislocación de su evacuación forzosa.

Algunos serán instalados cerca de la Franja de Gaza o en algún lugar de la costa mediterránea, y otros irán a Cisjordania.

El gobierno está ofreciéndoles compensación y asistencia para empezar sus nuevas vidas, con un paquete financiero que le cuesta aproximadamente 500.000 millones de dólares.

Israel le ha pedido a Estados Unidos que le ayude a pagar tanto estos como los demás gastos de la retirada.

A pesar de que cientos de familias violaron la ley al no dejar los territorios voluntariamente antes de que se cumpliera el plazo del 17 de agosto, las autoridades no han aclarado qué harán con estos casos.

No parecería tener mucho sentido el criminalizar a una parte importante del electorado israelí cuando lo que el gobierno quiere es que se cierren las heridas lo antes posible.

Lo que sí es posible es que las autoridades traten con mayor severidad a los manifestantes radicales que llegaron de otras partes.

48 tumbas del asentamiento de Neve Dekalim -uno de los temas más sensibles para los judíos religiosos- serán trasladadas fuera de la Franja de Gaza.

Los 38 seminarios religiosos y sinagogas de la Franja también podrían ser llevados a otras partes, en lugar de destruirlos.

Seguridad

Los militantes palestinos están manteniendo un cese el fuego informal, aunque atacan a objetivos israelíes en lo que describen como actos de represalia.

Ahora que las fuerzas israelíes regresarán a la Línea Verde de antes de 1967, la capacidad de ataque de los militantes en Gaza se limitará al lanzamiento de cohetes y morteros contra bases y pueblos cercanos.

Pero Sharon ha prometido responder con toda severidad -lo que presumiblemente incluiría nuevas incursiones a Gaza- si los ataques continúan.

Sharon también dice que las futuras negociaciones con la ANP dependen de que ésta desarme a Hamas y a otras organizaciones militantes.

Sin embrago, es poco probable que esto suceda, ya que la ANP no tiene ni la fuerza ni la legitimidad popular para hacerlo.

Hamas, por su parte, podría estar interesada en consolidar su posición política en Gaza ¿ya está reivindicándose la retirada israelí como su propia victoria- y transferir su foco militar a Cisjordania.

Israel seguirá controlando las fronteras de Gaza con su propio territorio y con Egipto, y ha advertido que, en este último caso, sólo dejará de hacerlo si la ANP se esfuerza por evitar el tráfico de armas destinadas a los militantes.

Hay un acuerdo para el despliegue de 750 soldados egipcios a lo largo de la carretera Philadelphi, en la frontera de Gaza y Egipto, lo que constituye una enmienda al tratado de paz egipcio-israelí, que desmilitarizó la península del Sinaí.

Pero Hamas ha advertido que continuará los ataques si Israel mantiene el control de la carretera, convirtiendo a Franja de Gaza en lo que el líder de la organización, Mahmoud Zahhar, ha llamado "una gran prisión".

Futuro político

Al líder palestino Mahmoud Abbas le quedan pocos meses para demostrar su visión de la paz: poner fin a la lucha armada, llevar a Israel a la mesa de negociaciones y avanzar hacia el establecimiento de un Estado palestino en todas las tierras de antes de 1967.

Las elecciones legislativas están previstas para el 25 de enero de 2006 y Hamas se está preparando para tener una fuerte representación.

Por eso Abbas, también conocido como Abu Mazen, tiene que obtener rápidas victorias políticas con Israel si no quiere convertirse en un cero a la izquierda.

Los contactos palestino-israelíes, mediados por el enviado especial de Estados Unidos James Wolfesohn, han tenido algunos resultados positivos, pero hasta ahora sólo sobre el papel.

Entre estos resultados estarían una mayor libertad de movimiento para los palestinos entre Gaza y Cisjordania, la construcción de un puerto marino en la Franja de Gaza y la entrada de productos palestinos a Israel.

Pero, como todo en el proceso de paz palestino-israelí, hay que ver para creer. Y Sharon tendrá otra prioridad después de la retirada: enfrentarse a Binyamin Netanyahu por el control del partido Likud o formar un nuevo bloque de centro para presentarse a las elecciones del próximo año.

Otro aspecto preocupante de su política unilateral de retirada es la consolidación de bloques de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén oriental.

Israel dice que la barrera es una medida temporal de seguridad, pero la mayoría de los analistas lo ve como un intento de establecer las fronteras para anexar más tierras palestinas y apuntalar a una mayoría judía en el Estado israelí.

Un paso de ese tipo podría suspender la posibilidad de regresar a las conversaciones de paz por un largo tiempo.



ESCUCHE/VEA
Historia del conflicto de Gaza
BBC Internacional 16.08.05



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen