Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 11 de noviembre de 2004 - 04:27 GMT
¿Qué les queda a los palestinos?

Paul Reynolds
Analista de la BBC

La muerte de su símbolo y salvador, Yasser Arafat, podría finalmente forzar a los palestinos a optar: o bien negociar con Israel el "menos malo" de los acuerdos posibles o bien seguir combatiendo por un sueño que tal vez jamás se haga realidad.

Podría haber obtenido de Barak las garantías para un Estado palestino y la soberanía de zonas aledañas a Jerusalén. Sin embargo, para hacerlo, hubiera debido renunciar a partes de Cisjordania, y peor aún, al derecho de retorno de los refugiados palestinos.

También podría forzar a Israel a probar lo que siempre afirmó: que Arafat era el gran obstáculo a las conversaciones de paz. El gobierno israelí podría verse en la posición de demostrar que el argumento no era una simple excusa.

Arafat recurrió tanto a la lucha como al diálogo. Durante años combatió, personificando a la resistencia palestina.

Pero luego se mostró dispuesto a negociar. Aquella meta de recuperar Palestina en su totalidad dejó lugar al pragmatismo y al diálogo para asegurar aunque fuera parte de los territorios.

En 1993 Arafat estrechó la mano de Yitzhak Rabin, a quien llegó a llamar su amigo. En 2000 en Camp David, la residencia de descanso presidencial en Estados Unidos, el líder palestino negoció con otro de sus antiguos enemigos, Ehud Barak.

Sin embargo, Arafat se retiró de las conversaciones diciendo que la oferta de Israel no era lo suficientemente buena.

Arafat podría haber obtenido de Barak las garantías para un Estado palestino y la soberanía de zonas aledañas a Jerusalén. Sin embargo, para hacerlo, hubiera debido renunciar a partes de Cisjordania, y peor aún, al derecho de retorno de los refugiados palestinos.

Panorama sombrío

Como en otras ocasiones, los palestinos acabaron rechazando una oferta peor a las anteriores, sin perspectiva de ninguna oferta mejor en el futuro.

Todo indica que los palestinos sólo pueden esperar algo peor. Tal como están las cosas ahora podrían recuperar el control de Gaza, pero la posibilidad de que tengan su propio Estado es incierta

Todo indica que sólo pueden esperar algo peor. Tal como están las cosas ahora podrían recuperar el control de Gaza, pero la posibilidad de que tengan su propio Estado es incierta.

Mientras tanto, los israelíes siguen consolidando su control de parte de Cisjordania. Y en cuanto al este de Jerusalén, la soberanía sigue siendo apenas una débil esperanza para los palestinos.

¿Cómo puede evaluarse la decisión de Arafat de rechazar la oferta israelí? ¿Estaba el líder palestino defendiendo sus principios y su pueblo ante una oferta humillante? ¿O estaba cumpliendo la profecía del ex canciller israelí Abba Eban, según el cual los palestinos "nunca perdieron una oportunidad de perder una oportunidad"?

Un alto diplomático occidental señaló recientemente: "Lo que sucede es simplemente que los israelíes ganaron y están asentando las cosas como mejor les conviene".

Bien podría haber hablado de "asentamientos", el término utilizado para describir las comunidades israelíes incrustadas en Cisjordania.

El futuro no es auspicioso para los palestinos. Si no rebajan sus ambiciones, no obtendrán nada. Y la falta de avances sólo generará más resistencia y más violencia.

Riesgos

Los palestinos podrían apostar a hacer en Cisjordania lo que hicieron en Gaza: volver la situación insostenible para los israelíes. Esa bien puede ser la estrategia de los extremistas de Hamas, que querrían ver el fin del Estado judío.

Vigilia por Arafat cerca del hospital Percy
Arafat no quería tener rivales y no dejó un claro sucesor.

Pero no es seguro que los palestinos logren eso en Cisjordania. Y el riesgo para esos grupos es fracasar en el intento y caer en la oscuridad de la que los rescató Arafat en su momento.

Es verdad que ya no es posible que un primer ministro israelí afirme, como lo hizo Golda Meir, que "no existe el pueblo palestino".

Pero la existencia de un pueblo palestino no garantiza que se establezca un Estado palestino. La historia mundial da cuenta de innumerables pueblos que jamás llegaron a concretar el sueño del Estado propio.

El otro riesgo es que los palestinos se peleen entre ellos. Una de las debilidades de Arafat es que no le gustaba tener rivales y precisamente por eso no preparó su sucesión.

Es posible que surja una nueva figura que muestre un claro liderazgo. Es igualmente posible que prevalezcan las divisiones.

Bien podríamos ver otros 40 años de conflicto sin ningún logro para los palestinos.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen