Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 7 de junio de 2004 - 17:01 GMT
Reagan, Latinoamérica y la Guerra Fría
Ronald Reagan
Ronald Reagan vio en los sandinistas una amenaza para la seguridad de Estados Unidos.

Ronald Reagan es conocido por algunos analistas como el último mandatario estadounidense en hacer de América Latina el centro de la política exterior.

Cuando Reagan derrotó al demócrata Jimmy Carter, en noviembre de 1980, los sandinistas llevaban más de un año en el poder en Nicaragua tras haber derrocado el régimen de Anastasio Somoza.

Por otra parte, grupos guerrilleros se estaban conformando en El Salvador, Honduras y Guatemala, y el presidente de Cuba, Fidel Castro, había dicho que otros países latinoamericanos pronto se convertirían al socialismo.

Reagan vio esto como una creciente amenaza para la seguridad de Estados Unidos y lanzó su propio contraataque. Sus admiradores consideran que sus políticas frenaron el avance del comunismo en el continente, mientras que sus detractores lo acusan de profundizar la violencia.

Lo que en la Guerra Fría eran políticas de contención, pasaron a ser de disuasión. El gobierno de Reagan planteó las guerras de baja intensidad, la lucha antisubversiva, y la articulación de la lucha contra el narcotráfico.
Marcos Roitman, analista político

Para algunos, las políticas de Reagan marcaron un giro en la manera de concebir las relaciones exteriores: "Lo que en la Guerra Fría eran políticas de contención, pasaron a ser de disuasión. El gobierno de Reagan planteó las guerras de baja intensidad, la lucha antisubversiva, y la articulación de la lucha contra el narcotráfico", dijo a la BBC el analista político de la Universidad Complutense de Madrid, Marcos Roitman.

Para otros analistas, la política de Reagan con Latinoamérica demostró "una voluntad de aplicar medidas ilegales para confrontar el reto izquierdista en esa región", según Victor Bulmer Thomas, director del Real Instituto De Relaciones Internacionales en Londres.


El caso nicaragüense

Las críticas más fuertes al gobierno de Reagan se relacionan con la intervención estadounidense en Nicaragua, donde la guerra civil dejó más de 50.000 muertos y se prolongó durante más de una década.

El gobierno de Reagan autorizó a la CIA para brindar apoyo a los "contras", que se oponían al gobierno de los sandinistas y operaban desde Costa Rica y Honduras.

Daniel Ortega, ex presidente de Nicaragua
Es lamentable la muerte de un ser humano, pero es más lamentable que cuando ese ser humano estuvo ejerciendo un poder tan grande que es el poder de ser presidente de los Estados Unidos, haya cometido crímenes
Daniel Ortega, líder sandinista y ex presidente de Nicaragua

Según Marcos Roitman, la ayuda a Nicaragua representó "la primera vez en la historia de Estados Unidos que el país dedicó fondos públicos a revertir un proceso como el nicaragüense, armando a la 'contra'".

La presidencia de Reagan enfrentó su peor momento en 1986, cuando se conoció que Estados Unidos vendió armas a Irán para financiar y entrenar a los "contras", pese a la prohibición del Congreso estadounidense, en lo que se conoce como el escándalo "Irán-Contra".

Actualmente, las reacciones nicaragüenses a la muerte del ex presidente muestran el contraste entre las opiniones sobre la gestión estadounidense en el conflicto.

El ex presidente y líder sandinista Daniel Ortega, dijo que "es lamentable la muerte de un ser humano, pero es más lamentable que cuando ese ser humano estuvo ejerciendo un poder tan grande que es el poder de ser presidente de los Estados Unidos, haya cometido crímenes".

Adolfo Calero, quien era miembro del directorio político de los "contras", resaltó la labor de Reagan y dijo que "el problema de Nicaragua representaba un asunto de seguridad nacional para los Estados Unidos. Había una avanzada comunista y él no estaba dispuesto a tolerarla".


El Salvador
Guerrilleros del FMLN en El Salvador
EE.UU. dio ayuda militar al gobierno salvadoreño.

Críticas y alabanzas también se despertaron en El Salvador, donde el grupo guerrillero Frente de Liberación Farabundo Martí se opuso al gobierno durante un conflicto con una duración de 12 años que terminó con la firma de unos acuerdos de paz en 1992.

El gobierno de Reagan alcanzó a entregar US$3 mil millones en asistencia al gobierno salvadoreño.

El presidente actual de El Salvador, Tony Saca, dijo que "el ex presidente Reagan representó toda una época de democracia. Reagan se identificó con el país, con su democracia y ayudó en los momentos difíciles".

Por su parte Rubén Zamora, quien durante la guerra apoyó al FMLN, dijo que Reagan "ubicó a El Salvador en un contexto altamente ideológico, y ayudó a una prolongación del conflicto en el país. No sólo hizo que se prolongara, sino que se profundizara todavía más".


Malvinas/Falklands
Ronald Reagan y Alexander Haig
El gobierno de Reagan intentó buscar una salida diplomática al conflicto de las Falklands/Malvinas.

Durante la década de los ochenta, el gobierno militar en Argentina había lanzado una ofensiva contra el comunismo proporcionando armas y entrenamiento a los "contras" nicaragüenses en Honduras, con el apoyo del gobierno estadounidense.

Pero la decisión de desembarcar en las islas Falklands/Malvinas en 1982 puso en aprietos a Reagan, quien en una llamada telefónica intentó disuadir sin éxito al presidente de la junta militar, el teniente general Leopoldo Galtieri.

El secretario de Estado de Reagan, Alexander Haig, lanzó un esfuerzo diplomático infructuoso con ambas partes intentando frenar el inminente conflicto.

Los argentinos pidieron la aplicación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), un acuerdo firmado en 1947 por los países americanos que comprometía a los signatarios a tomar cualquier ataque extracontinental a un país como un ataque a todos los países americanos.

El senado estadounidense aprobó una resolución que exigía a Argentina el retiro de sus fuerzas militares de las islas, y la aplicación de sanciones económicas y militares contra Argentina.

Hay analistas que sugieren que, desde ese momento, se suspendió la presunta cooperación entre el gobierno estadounidense y el argentino en Centroamérica.


Invasión a Grenada
Soldados estadounidenses en la invasión de Granada.
Reagan ordenó la invasión militar de Granada en 1983.

Otro punto clave en la política exterior del gobierno de Reagan fue la invasión de la isla caribeña de Grenada el 25 de octubre de 1983, tras un golpe de estado en ese país.

Grenada se había convertido en otro escenario de la Guerra Fría después de que Maurice Bishop tomó el poder en 1979 y lideró un gobierno de inclinaciones marxistas con vínculos estrechos con Cuba y la Unión Soviética.

En 1983, Bishop fue asesinado por una facción radical de su propio gobierno. Reagan ordenó una invasión de las fuerzas militares, desafiando las críticas de las Naciones Unidas y la primera ministra británica, Margaret Thatcher.

Una de las razones esgrimidas por el gobierno estadounidense fue la sospecha de que Cuba estaba construyendo un aeropuerto que iba a ser utilizado por cubanos y soviéticos.

"Con la invasión a Grenada, las acciones encubiertas de las doctrinas de la seguridad nacional, se cambiaron por el concepto de guerras de baja intensidad", dice Marcos Roitman.


"Nueva derecha"
Oliver North
Oliver North, implicado en el escándalo Irán-Contras.

Para Roitman, otro hecho que marcó la presidencia de Reagan y los consiguientes gobiernos republicanos fue la publicación del "Documento de Santa Fe 1", en 1981 por un grupo de intelectuales conservadores.

El documento sugería, entre otros puntos, el aumento de los lazos militares con los gobiernos centroamericanos y la provisión de entrenamiento militar y programas de asistencia.

Con el documento "surge una nueva derecha que sigue con Bush padre y Bush hijo, ideólogos que no participan directamente del partido republicano pero que fueron configurando esta especie de renacimiento fundamentalista de la derecha estadounidense. Reagan cumplió la función de articulación de poderes que estaban por fuera de la propia dinámica del partido republicano y de los intereses más inmediatos", dice Roitman.



ESCUCHE/VEA
El legado de Ronald Reagan
BBC Enfoque 07.06.2004



NOTAS RELACIONADAS
El legado de Ronald Reagan
06 06 04 |  Internacional
Reagan: un "Errol Flynn de clase B"
07 06 04 |  De todo un poco
Muere ex presidente Ronald Reagan
05 06 04 |  Internacional
Ronald Reagan: "muy personal"
22 09 03 |  De todo un poco


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen