Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 20 de octubre de 2004 - 23:37 GMT
Guerra de los olivos en Cisjordania
James Shaw
BBC, Jerusalén

Miembros de la familia de Abdul Rahman cosechan aceitunas (Foto de Alon Farago)
Los miembros de la familia de Abdul Rahman temen ir solos a su huerto de olivos.

Las laderas de las colinas alrededor de la ciudad palestina de Naplusa están pobladas de olivares y en las cimas de muchas de ellas están los asentamientos judíos.

Desde la distancia todo parece pacífico. Pero en el terreno, una amarga guerra por la tierra se desarrolla entre los granjeros palestinos y los colonos israelíes.

A veces los colonos tiran piedras a los campesinos. A veces largan sus perros contra ellos. Hace unos días un granjero fue muerto a tiros.

En las boscosas laderas debajo del asentamiento de Tappuah, un campesino palestino, Hekmat Abdul Rahman, sólo se siente confiado de seguir con la cosecha porque él y sus trabajadores son acompañados por activistas de un grupo llamado Rabinos por los Derechos Humanos.

Los colonos comenzaron a golpear a los palestinos con palos y a decirles: 'Váyanse, esta no es vuestra tierra, es nuestra'"
David Nir, integrante de Rabinos por los Derechos Humanos

"No podemos venir aquí", dice Hekmat. "Esta es nuestra tierra, pero cuando alguno de nosotros viene aquí, ellos vienen. Ellos traen sus perros".

Hekmat golpea un olivo con un palo, desparramando algunas aceitunas en la tierra rojiza y polvorienta. "Hacen así. Ellos arruinan todo por aquí".

Grupo vigilante

Más arriba en la colina, dos jeeps policiales están estacionados entre los olivares y el asentamiento. Están fuertemente pertrechados, con armas de puño y automáticas.

Los colonos bien pueden estar mirando lo que sucede desde sus torres de observación, pero mientras la policía está allí parece que no intentarán aparecerse.

Uno de los activistas, David Nir, está dando a la policía un reporte de los últimos ataques. Ha ocurrido una serie de incidentes desde que comenzó la cosecha a principio de mes.

Policía israelí registra una denuncia de acosos de Hekmat Abdul Rahman con el asentamiento de Tappuah de fondo (Foto de Alon Farago)
La policía israelí tiene la misión de mantener separados a granjeros palestinos y colonos israelíes.

"Hace dos días en otro pueblo llegó un grupo de 12 o 13 colonos y comenzaron a golpear a los palestinos con palos y a decirles: 'Váyanse, esta no es vuestra tierra, es nuestra'", señaló.

La entrada a Tappuah esta custodiada por un soldado israelí. Él mueve una pesada puerta de hierro para permitir el ingreso de los visitantes.

El asentamiento es un conjunto de alrededor de 150 modernas casas de una sola planta. Bajando un polvoriento camino sobre el final de la villa hay un grupo de edificios con un cartel en el que se lee Complejo de la Brigada Canina Judía.

La Brigada Judía es un grupo de vigilantes que ha estado bajo investigación policial por colocar piquetes ilegales en las rutas, con la excusa de revisar los vehículos palestinos en busca de bombas.

Dicen que sus perros entrenados son para patrullar y para protección doméstica.

Buenas relaciones

Más adelante del camino está el puesto de vigilancia que domina los olivares. Un par de descascaradas casuchas portátiles y un gallinero rodean la torre.

Un policía está echado sobre el techo de su jeep, observando hacia abajo de la colina a través de una mira telescópica. Por lo demás, el lugar está desierto.

Jefe del consejo de gobierno del asentamiento de Tappuah, Hillel Yitzhak (foto de Alon Farago)
Hillel Yitzhak asegura que los colonos desean tener buenas relaciones con sus vecinos.

El jefe del consejo de la villa, Hillel Yitzhak, toma té en la galería de su casa. Ha estado en este asentamiento por 26 años, desde que fue fundado.

Dice no saber quién es el responsable del acoso a los granjeros de los olivos. La mayoría de los colonos desearía tener buenas relaciones con lo palestinos locales, dijo Yitzhak.

"La gente aquí va y viene más o menos como le place. Puedo responsabilizarme por el 99% de la gente aquí. Tal vez haya un 1% por los que no pueda hacerlo", señala.

"Hace unos días hubo un incidente. Lo chequeamos y descubrimos que había sido alguien que vino de fuera del asentamiento".

Yitzhak culpa a los políticos de ambos lados por alimentar las enemistades.

Rabinos por los Derechos Humanos continúa presentando diariamente su informe sobre la violencia e intimidación, aquí y en todas partes en el norte de Cisjordania.

La Policía y los activistas tienen un número limitado de efectivos y recursos. Con todo un mes aún por delante, parece que será una cosecha difícil.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen