OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 5 de agosto de 2008 - 16:08 GMT
Ruanda: claves del conflicto
Restos de ruandeses masacrados en 1994.
Unas 800.000 personas fueron asesinadas durante el genocidio de 1994.

Alrededor de 800.000 ruandeses fueron masacrados en tan sólo 100 días durante el genocidio de 1994.

El gobierno ruandés y las Naciones Unidas están tratando de utilizar diferentes métodos para llevar a la justicia a los responsables.







¿Cómo sucedió el genocidio?

Ruanda ha estado siempre dividida entre la etnia hutu, que conforma el 85% de la población, y la minoría tutsi, que forma la elite tradicional.

Monjas sentenciadas a prisión en Ruanda.
Las dos monjas entregaron a los refugiados a los asesinos.

En 1994, el gobierno hutu estaba desesperadamente tratando de detener el avance de los rebeldes tutsis.

En abril, el avión en que viajaba el presidente -de la etnia- hutu fue derribado. En unas horas, algunos miembros del gobierno, incluido el primer ministro, organizaron milicias por todo el país para matar sistemáticamente a los tutsis.

Se establecieron controles de carretera en los que se mataba a cualquiera que tuviese un documento de identidad que indicara que era tutsi. Los mataban de un disparo, o les daban machetazos hasta la muerte.

Se mataban entre vecinos, incluso a aquellos hutus moderados que se negaban a tomar parte en el genocidio. Monjas y curas también tomaron parte en las matanzas.

¿Qué hizo la comunidad internacional?

El mundo hizo poco para detener las masacres.

Después, las Naciones Unidas organizaron un Tribunal Internacional en Arusha, Tanzania, para juzgar a los instigadores del genocidio.

Ocho años después y con un coste de US$500 millones, el tribunal condenó a 17 personas.

El gobierno ruandés ha criticado al tribunal por su ineficacia, corrupción y por no hacer lo suficiente para proteger a los testigos.

¿Cómo ha respondido la ONU a estas críticas?

El jefe de la acusación de tribunal, Carla del Ponte, dijo que el gobierno ruandés estaba tratando de impedir que ella continuase investigando crímenes supuestamente cometidos por rebeldes tutsis, en 1994, antes de llegar al poder.

Afiche de un sospechoso.
La ONU ofreció recompensas por los presuntos autores del genocidio.

Sin embargo, a principios de este año, Carla del Ponte fue sustituida, -para que se concentrase en las tareas del tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia.

Nuevos jueces fueron nombrados para agilizar los procesos judiciales.

Los Estados Unidos ofrecieron recompensas de hasta US$5 millones para ayudar a encontrar a algunos de los instigadores del genocidio, que se habían escondido en varios países africanos.

¿Qué ocurre con los miembros de las milicias?

Aquellos miembros de las milicias con menor rango en la jerarquía están siendo juzgados en Ruanda, pero también en estos casos hay problemas.

Por el modo en que el genocidio sucedió, una cantidad enorme de gente estuvo involucrada.

Se arrestó a unas 120.000 personas, dejando las cárceles ruandesas a punto de reventar.

El gobierno ruandés dijo que podría llevar hasta 100 años juzgar a todos estos arrestados, y a principios de 2004 dejó en libertad a unos 20.000.

Estas personas liberadas estaban acusadas de crímenes menores, se habían declarado culpables y ya habían estado esperando a ser juzgados durante más tiempo (nueve años) de lo que les correspondería en caso de que hubieran sido condenados.

Pero aún así los grupos de supervivientes del genocidio estaban furiosos.

Unos 5.000 han vuelto a ser arrestados, tras ser acusados de crímenes más graves.

¿Qué más ha hecho Ruanda?

Se han llevado a cabo juicios masivos. En el mayor celebrado hasta ahora, 105 personas fueron condenadas y 37 absueltas.

El gobierno ruandés también introdujo juicios tradicionales, llamados "Gacaca", en los que los ancianos de los pueblos se reúnen para resolver disputas.

Los sospechosos van a los pueblos donde supuestamente cometieron los crímenes y son increpados directamente por los acusadores.

Estos juicios no están supervisados por jueces preparados legalmente, pero la población local los respeta por su integridad.

A más de diez años del genocidio sin embargo, las prisiones ruandesas todavía están a rebosar con sospechosos de las masacres.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen