Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 24 de marzo de 2004 - 12:58 GMT
Emigración: "Una fuerza de la historia"
George Alagiah

George Allagiah
El presentador de la BBC nació en Sri Lanka, estudió en Ghana y se estableció en Gran Bretaña.

Nací en un continente, viví un tiempo en otro, y me instalé finalmente en un tercero. Asia, África y Europa; Sri Lanka, Ghana y Gran Bretaña. Son las etapas hacia una vida mejor, que enmarcan el largo viaje de una familia emigrante.

Nuestra motivación para dejar la tierra natal hace 40 años no fue muy diferente a la razón por la que muchos emprenden hoy viajes similares.

Es cierto que nosotros optamos por una ruta legal mientras que algunos hoy se decantan por viajes a veces arriesgados, a menudo ilegales y siempre costosos, promovidos por traficantes de personas.

Otros piden un santuario al que no tienen derecho: son emigrantes económicos más que personas que verdaderamente estén huyendo de persecución. Pero el ímpetu es el mismo que nosotros teníamos: el deseo de mejorar.

Si el agua es una fuerza de la naturaleza, la emigración es una fuerza de la historia. El desafío no es cómo deternerla, sino cómo dirigirla

El hecho de que estos últimos emigrantes estén decididos a arriesgar tanto, subraya una de las verdades fundamentales sobre la emigración: es un flujo de gente desde países pobres y decadentes hacia países ricos y estables, tan inevitable como el agua que baja de la montaña.

Cualquier niño que haya construido alguna vez un montículo de arena en la playa podría contar lo fútil que puede ser tratar de hacerle frente a la marea. Si el agua es una fuerza de la naturaleza, la emigración es una fuerza de la historia. El desafío no es cómo detenerla, sino cómo dirigirla.

Emigración, alimento del progreso

El primer paso es ver la emigración como lo que realmente es, en lugar de a través de los ojos de algunos escritores de titulares.

Desde un punto de vista histórico, el efecto neto de la emigración ha sido positivo. ¿Dónde estaría América sin el flujo sin par de irlandeses durante la segunda mitad del siglo XIX? ¿Dónde estaría la Australia moderna si hubiese continuado abasteciéndose solamente del flujo de gente desde el país "madre"?. Sólo los intolerantes creen allá que los chinos, italianos, vietnameses y serbios, para mencionar sólo a unos pocos, no han contribuido en nada al avance de la sociedad.

Yo estoy donde estoy porque he podido aprovechar las oportunidades brindadas por una Gran Bretaña en su apogeo: una tierra de esperanza abierta y segura. Negarle estas oportunidades a una generación de emigrantes sería una injusticia para las personas implicadas, pero aún más importante, significaría una profunda falta de fe en el lugar que nuestra nación ocupa en este siglo nuevo de globalización.

¿Y dónde estaríamos nosotros en Gran Bretaña sin la energía comercial y las cualidades profesionales de la diáspora india? Sólo en el Servicio Nacional de Salud (NHS por sus iniciales en inglés) británico hay casi 10.000 indios trabajando. La NHS continúa siendo extremadamente dependiente del reclutamiento de extranjeros. Según datos del Ministerio del Interior, más de 44.000 trabajadores sanitarios extranjeros llegaron a Gran Bretaña el año pasado.

Los emigrantes forman un 8% de la población británica, pero contribuyen con un 10% del Producto Interior Bruto. ¿Cuántas botellas de leche o latas de "beans" no se habrán comprado a última hora gracias a que la tienda india de la esquina estaba abierta cuando ya todas las demás habían cerrado?

Mantener las oportunidades

Cuando hablo de emigración con gente que tiene opiniones sobre el tema radicalmente diferentes, siempre hay un momento cómico en el que se dan cuenta de que, a pesar de mi acento inglés, yo soy un inmigrante. Un embarazoso "Ah sí, pero tú eres diferente" es lo mejor que pueden ofrecer para esconder su prejuicio. Mi respuesta es siempre la misma. Es posible que el tímido niño kosovar que hoy se matricula en el colegio lea un día las noticias en la BBC.

Yo estoy donde estoy porque he podido aprovechar las oportunidades brindadas por una Gran Bretaña en su apogeo: una tierra de esperanza abierta y segura. Negarle estas oportunidades a una generación de emigrantes sería una injusticia para las personas implicadas, pero aún más importante, significaría una profunda falta de fe en el lugar que nuestra nación ocupa en este siglo nuevo de globalización.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen