Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 17 de marzo de 2004 - 13:55 GMT
EE.UU. ya no tan a favor

Lourdes Heredia
BBC, Washington

A un año de la guerra contra Irak, el pueblo estadounidense está más divido que nunca en su opinión sobre este conflicto.

Para algunos el ataque militar fue necesario para la seguridad de los EE.UU. y, a pesar de que no se han encontrado armas de destrucción masiva, aseguran que se logró la liberación del pueblo iraquí.

Para otros, sin embargo, la guerra es injustificable.

Que el gobierno diga la verdad, que deje de ocultar las cifras de víctimas y que traiga a nuestros soldados a casa ahora.
Gordon Clark, de la Promesa de Resistencia en Irak

"Estuvo basada en mentiras, en intereses de algunos grupos y el gobierno de Bush le mintió al pueblo estadounidense", señaló Maeda Benjamín, fundadora de un grupo de mujeres por la paz conocido como Code Pink.

No son los únicos que critican la guerra, cuyo costo económico y humano fue muy superior al que predijo el presidente hace un año.

Hasta ahora han muerto 550 soldados, cuyos restos llegaron a Dover, Delaware, donde no se permite que los medios saquen las fotos de los féretros.

"Que el gobierno diga la verdad, que deje de ocultar las cifras de víctimas y que traiga a nuestros soldados a casa ahora. Nadie debería morir en una guerra basada en causas falsas", dice Gordon Clark, de 43 años, coordinador de la Promesa de Resistencia en Irak.

La prueba mayor del "engaño" para estos críticos es la falta de las armas de destrucción masiva, la razón que citó el presidente Bush en su discurso sobre el Estado de la Nación antes de la guerra para respaldar la decisión de que Saddam Hussein era un "peligro inminente".

También señalan que tras la caída de Bagdad, e incluso la captura de Saddam Hussein el 13 de diciembre, la situación en el país árabe no mejora, con atentados en los que no sólo mueren soldados estadounidenses, sino también miles de civiles iraquíes.

A capa y espada

Pese a todas las criticas, y las distintas investigaciones que se están llevando para ver cómo fueron posibles tantos errores en la información proveída por los servicios de inteligencia, el gobierno de Bush defiende la decisión de ir a la guerra a capa y espada.

Irak
Para el gobierno, la guerra beneficia a la población iraquí.

El secretario de Estado, Colin Powell, asegura que la información sobre la amenaza de Irak dada a Naciones Unidas, al Congreso, al pueblo estadounidense y al mundo no fue manipulada ya que "eran los hechos como los percibimos según el análisis de la información".

"Tal vez no encontremos (esas armas), tal vez ya no existan, pero no hay que sugerir de que nosotros sabíamos eso", subrayó el fin de semana.

Por su parte, la asesora de Seguridad Nacional, Condoleezza Rice, defendió la doctrina "preventiva" según la cual EE.UU., de acuerdo al gobierno de Bush, tiene derecho a atacar a quien le amenace, antes de ser atacado.

"No podemos esperar hasta que sea inminente ... todos creímos que era una amenaza urgente. Y creemos hasta esta fecha que era una amenaza urgente", dijo.

El secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, también señaló que la invasión a Irak "fue lo correcto".

La justificación

El mandatario, durante este año, ha utilizado los mismos argumentos para justificar la guerra. Antes de atacar, defendió la necesidad de "desarmar" al gobierno de Saddam Hussein con o sin la autorización de las Naciones Unidas.

Una vez que su propio inspector, David Kay, declarara que no se encontrarían las armas, Bush insistió en que "dado lo que sabíamos entonces y lo que sabemos ahora, Estados Unidos hizo lo correcto en Irak".

Irak
Todos creímos que era una amenaza urgente. Y creemos hasta esta fecha que era una amenaza urgente
Condoleezza Rice

El objetivo de la guerra en la retórica del mandatario pasó desde el desarme hasta la liberalización del pueblo iraquí para lograr en el Medio Oriente un Irak "libre, pacífico y democrático".

Pero, ante las dificultades, la popularidad de Bush se ha resentido. Hace un año un 75% opinó en una encuesta del Washington Post que el mandatario estaba llevando bien la guerra. Ahora sólo tiene la aprobación del 46%.

El uso de información de los servicios secretos también ha sido polémico aunque, al igual que con la guerra, la población está muy dividida.

Según una reciente encuesta del Wall Street Journal, un 48% piensa que Bush dio al pueblo la información que tenía mientras que el 50% opina que exageró.

Estas percepciones pueden variar y podrían costarle la reelección a Bush en noviembre, porque en estos comicios no sólo valdrá la economía. Lo que pasé en Irak tendrá influirá en el electorado.

De eso está consciente el candidato demócrata John Kerry, quien arguye que Bush decidió ir a la guerra -con todo el costo económico y humano- sin haber agotado todos los espacios de negociación, incluida la ONU.

"Fuimos engañados, no solamente respecto a la información con que se contaba, sino engañados en la manera en que el presidente nos llevó a la guerra", dice Kerry, el senador y ex veterano de guerra de Vietnam que el año pasado dio su voto favorable en el Senado a la invasión de Irak.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen