Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 15 de enero de 2004 - 15:16 GMT
Batalla en el plano moral
Rachel Clarke
Rachel Clarke
BBC, Washington

Mujeres del servicio militar estadounidense rezando en Tikrit, Irak
Orar es parte importante de la vida de los estadounidenses, dicen los sondeos.

George W. Bush es quizás el presidente de Estados Unidos más abiertamente religioso de los últimos tiempos y muchos ven señales de su fe en sus actos de gobierno.

Una nueva restricción al aborto y el intento de limitar el matrimonio a la unión entre el hombre y la mujer son medidas que ciertamente complacen a los conservadores cristianos en el país.

Sin embargo, en muchos otros casos otros sectores del gobierno y del partido republicano han impulsado la agenda religiosa, dejando que el jefe Ejecutivo sólo aparezca posteriormente, por lo menos en público.

Esto podría cambiar en este año electoral en el que los demócratas, en su intento de recuperar la Casa Blanca, buscarán convencer al electorado de que tienen una superioridad moral.

La fe es una parte clave en la sociedad estadounidense, en general. Cerca del 60% de los ciudadanos dicen que la religión es "muy importante" en sus vidas, según una encuesta de Gallup realizada en noviembre.

Y como la religión es una parte tan central de la vida de mucha gente -otra encuesta del grupo de investigación Pew encontró que para el 81% de los estadounidenses orar es una parte importante de su vida cotidiana-, temas vinculados con la fe aparecerán en la campaña.

Fe en el sistema

Según el estudio de Pew, a finales de la década de 1980 la mayoría protestante estaba dividida más o menos en partes iguales entre republicanos y demócratas.

Mientras que los católicos -antes fervientes demócratas- están ahora divididos casi en partes iguales entre los dos partidos.

Los cristianos conservadores son ahora la base del Partido Republicano y seguirán siendo "cortejados" por el equipo de Bush, según afirman los observadores, quienes creen que en las elecciones de 2004 los partidos se concentrarán más en que sus seguidores salgan a votar que en buscar el apoyo de los independientes.

Voy a trabajar con congresistas y otros para hacer todo lo legalmente posible para defender la santidad del matrimonio
George W. Bush, presidente de EE.UU.

Dada le importancia de la religión en el estilo de vida estadounidense, Howard Dean, candidato demócrata que hasta ahora había realizado una campaña secular, decidió recientemente agregar "un poco de religión".

"Creo que la religión y los valores espirituales son importantes", manifestó en diciembre ante los votantes de Iowa.

Otros candidatos demócratas también comenzaron a enfatizar los valores morales y la fe.

En sus respectivos discursos, Dick Gephardt ha puesto el acento en la ética, mientras que Joe Lieberman se ha referido tanto a la religión como a la moral.

Divisiones

Ciertamente, los estadounidenses quieren saber lo que sus futuros líderes piensan sobre temas morales, pero hay dos puntos -el aborto y el matrimonio gay- que pueden llegar a generar problemas para los demócratas.

Aunque la encuesta de Pew señala que la prohibición del aborto en un estadio avanzado del embarazo -recientemente firmada por Bush- cuenta con un apoyo del 68% de los ciudadanos, los demócratas están divididos en este tema.

Y las discrepancias son aún mayores respecto del matrimonio entre personas de un mismo sexo.

Pareja homosexual
El matrimonio gay es un tema que ha creado divisiones dentro de los partidos.

Después de que la Corte Suprema de Massachusetts dictaminó que las uniones homosexuales deberían tener los mismos derechos que las heterosexuales, Bush señaló que esta decisión violaba un principio muy importante de la sociedad estadounidense.

"Voy a trabajar con congresistas y otros para hacer todo lo legalmente posible para defender la santidad del matrimonio".

La opinión del mandatario refleja el punto de vista de la mayoría de los estadounidenses. Según el sondeo de Gallup, el 65% se opone a que se reconozca el matrimonio gay.

Los más liberales dentro del Partido Demócrata se opondrían a una restricción de los derechos de los homosexuales.

Éste puede ser un argumento que los republicanos podrían utilizar si Howard Dean se convierte en el oponente oficial, ya que como gobernador de Vermont firmó un controvertido proyecto de ley legalizando las uniones gay.

En el Congreso

Pero mientras los temas morales pueden ser cruciales para ganar votantes, la Casa Blanca ha dejado a otros miembros del Partido Republicano continuar la pelea mientras que Bush permanece fuera de la contienda hasta el tramo final de la campaña.

El presidente puede ser un apasionado de estos temas, pero ha preferido dejar la discusión para el Congreso. Se espera que sea éste el que se pronuncie sobre el matrimonio gay.

Una de las razones del bajo perfil adoptado por Bush podría ser que, en una sociedad tan polarizada, el actual mandatario no quiere darle a sus potenciales votantes una razón para no votar por él.

En la carrera electoral de 2000, la elección del presidente se decidió por una diferencia de menos de un 1%.

Si esta vez la correlación de fuerzas parece tan pareja como en el pasado, una sencilla pregunta sobre un tema moral puede ser definitoria.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen