Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 28 de agosto de 2003 - 16:44 GMT
Un soldado de a pie
En Birmingham, Alabama, la policía recurrió a los perros.

En los meses previos a la marcha a Washington, una batalla crucial por los derechos civiles tuvo lugar en Birmingham, Alabama, la ciudad más segregada en Estados Unidos. El "Coronel" Stone Johnson recuerda cómo Martin Luther King brillaba con una luz de esperanza en esos días oscuros.

La marcha a Washington, por libertad, justicia e igualdad hizo saber a la población sobre las cosas terribles que sucedían. Emitieron la marcha por televisión y millones de estadounidenses la vieron. No sabían que los negros eran apaleados y pateados en las calles. La marcha abrió los ojos al mundo.

Por años, los soldados de a pie -gente común como yo- demostrábamos contra la desventaja de los pobres. En Birmingham, los blancos tenían mucho odio y poco respeto hacia los negros.

Yo tenía un supervisor en mi trabajo en los ferrocarriles L&N que no respetaba a nadie, negro o blanco. Entonces yo era un representante sindical y solía decir que el era el infierno para los blancos y el doble infierno para los negros.

La segregación era la ley allí. Vi hombres blancos golpear negros y reírse de ello. Mucha gente estaba asustada.

No podíamos comer en los restaurantes. Uno tenía dinero y la comida olía bien, pero ellos te decían: "No servimos a negros". Pero así y todo todavía querían nuestro dinero. Nos dejaban comer en las cocinas pero teníamos que pagar el mismo precio que los blancos.

Hasta los baños eran segregados.
En esa época King estaba inmerso en boicots a autobuses en Florida. Parecía que perdía terreno, pero creo que era un plan de Dios para que pudiera venir a Birmingham. Lo necesitábamos tanto.
"Coronel" Stone Johnson

No importaba cuánta plata gastáramos en las tiendas de ropa, no podíamos usar sus baños. No había baños para lo que llamaban gente "coloreada".

En los meses previos a la marcha teníamos encuentros masivos cada lunes en iglesias distintas para alejar el miedo de nuestra gente.

Cuando las cosas se complicaron de verdad, nuestro líder el Reverendo Fred Shuttleworth, llamó al doctor Martin Luther King para que nos ayudara. En esa época King estaba inmerso en boicots a autobuses en Florida. Parecía que perdía terreno, pero creo que era un plan de Dios para que pudiera venir a Birmingham. Lo necesitábamos tanto.

El y Shuttleworth tuvieron buena química, juntos eran una inspiración.

Llamaron a voluntarios para el ejército no violento, para marchar y manifestar. No teníamos miedo porque sabíamos que era lo correcto.

Marchábamos todo el tiempo hacia las cortes en el centro de la ciudad. Los niños marchaban. Pero el jefe de policía "Bull" (Toro) Connor los arrestaba. Encarceló unos 600 niños en días previos a Pascua.

Ordenó que los perros de la policía fueran lanzados contra la gente y que las mangueras de los bomberos fueran apuntadas contra las marchas.

Quería romper las manifestaciones a cualquier precio. Sus fuerzas golpearon a periodistas de todo el mundo, no querían que se difundiera la noticia de su destrato contra seres humanos.



NOTAS RELACIONADAS
A 40 años de un sueño
27 08 03  |  Internacional
Miles recuerdan los 40 años de un sueño
23 08 03  |  De todo un poco
Contra el racismo y por Luther King
20 05 03  |  Internacional


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen