OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 16 de marzo de 2009 - 15:54 GMT
"Aquí no hay donde hacer pie"
Redacción BBC Mundo

Enrique Iglesias, secretario general iberoamericano (Foto: gentileza SEGIB)

"La crisis es tan profunda que tiene que de alguna manera ponerse por arriba de la mesa el interés del mundo".

El Secretario General Iberoamericano, Enrique Iglesias, espera resultados concretos de la próxima cumbre de líderes del G-20, este jueves en Londres. La reunión tiene lugar en uno de los momentos más dramáticos e inciertos de la economía mundial.

Si las cosas siguen yendo mal, aquí nadie se salva. Esta es una crisis universal que nos afecta a todos. Aquí no hay donde hacer pie.
Enrique Iglesias, Secretario General Iberoamericano

Y si bien América Latina no ha generado la crisis, sufre las consecuencias. La caída de los precios de las materias primas, el colapso del crédito mundial, la caída en las remesas, son algunas de las manifestaciones en la región, la cual Iglesias conoce extensamente, tras 17 años como presidente del Banco Interamericano de Desarrollo.

La crisis ha dejado, según Iglesias, una gran lección: "nadie puede vivir por encima de sus posibilidades".

La gran pregunta es: ¿qué pueden hacer los líderes del G-20, una amalgama de naciones dispares -los ricos del G7, las nuevas potencias del BRIC (Brasil, Rusia, India, China), y países varios como Argentina, Corea del Sur, Turquía y Arabia Saudita, entre otros?

¿Y cuál debe ser la posición de América Latina?

Enrique Iglesias respondió a las preguntas de los lectores de BBC Mundo.


Si pudiera reformar, reestructurar o cambiar algo del Fondo Monetario Internacional desde el G-20, ¿Que sería?
Alfredo Reyes, Aguascalientes, México

El primer problema tiene que ver con la gobernabilidad del Fondo, que en estos momentos excluye a los países emergentes. Estoy pensando en China, India, Brasil, México.

O sea que lo primero sería cambiar un poco la estructura de gobierno para que los países emergentes que tienen peso importante en el mundo estén bien representados.

El Fondo hay que fortalecerlo, por una razón muy simple. En este momento los mercados de capital van a estar muy absorbidos por las emisiones de Estados Unidos y de Europa, que se van a quedar con toda la plata disponible

En segundo lugar, diría que hay que aumentar los recursos del Fondo. En estos momentos tiene una disponibilidad de recursos del orden de los US$250 mil millones, que es realmente muy poco frente a los desequilibrios que están teniendo hoy lugar en el mundo. Se está hablando de duplicar estos fondos a US$500 mil, yo creo que deberían triplicarse a US$750 mil.

En tercer lugar, creo que habría que pensar también en establecer nuevas políticas mucho más ágiles del Fondo para atender a los países, sobre todo con crisis que vienen de afuera, en las que los países son víctimas y no actores. Yo creo que debería haber políticas casi automáticas para países que tienen una situación macroeconómica sana. No tiene sentido pensar en los stanby , en los apoyos tradicionales.

Y por último, creo que una manera de fortalecer al Fondo sería usar este instrumento que son los derechos especiales de giro, que son moneda escritural que se creó en Río de Janeiro en 1967. Se ha usado muy poco, pero permite disponer de recursos abundantes para hacer frente a las necesidades de los países, que son muy grandes potencialmente.

Creo que América Latina, como el resto del mundo, por ejemplo los países de Europa del Este, están muy necesitados. El Fondo hay que fortalecerlo, por una razón muy simple. En este momento los mercados de capital van a estar muy absorbidos por las emisiones de Estados Unidos y de Europa, que se van a quedar con toda la plata disponible. Yo creo que para países pequeños el FMI debe ser el recurso más importante para las crisis de balanza de pagos.

Varios lectores quieren saber qué posición debe llevar América Latina a la cumbre del G-20 y qué ventajas puede sacar América Latina de la reconfiguración del sistema financiero mundial.

Yo creo que América Latina, primero, debe sumarse a estas demandas, como el fortalecimiento del FMI o el establecimiento de un sistema de regulación mucho más estricto que el que hay ahora, la asignación de las tareas de supervisión a alguna organización. Hay que regular y supervisar mucho mejor, sobre todo a los fondos que están fuera de la banca, que han sido los que han creado todos los problemas por último.

A nosotros hoy en día nos importa mucho fortalecer el capital del Banco Interamericano de Desarrollo y de la Corporación Andina de Fomento

América Latina tiene que insistir con esas líneas, con la gobernabilidad. Pero hay un punto en que se pusieron los gobiernos iberoamericanos en la reunión en Oporto hace unas semanas y es que a nosotros hoy en día nos importa mucho fortalecer el capital del Banco Interamericano de Desarrollo y de la Corporación Andina de Fomento, porque son organizaciones regionales que atienden sobre todo en materia de desarrollo a los países de América Latina, especialmente a los pequeños países de América Latina.

De modo que América Latina debería decir, vamos a aumentar el capital del FMI, eventualmente también del Banco Mundial, pero hay también que aumentar el capital de los bancos regionales, porque nosotros precisamos que esos bancos tengan capacidad de intervención.

Muchos lectores preguntan por el impacto que está teniendo la crisis en sus países.

Cada país tiene un impacto de distinto grado. Las formas como entra el impacto son más o menos las mismas, pero cómo afecta a cada país depende de cada situación especial .

El tema es que la crisis está mordiendo Nos entra por la caída de los precios de las materias primas, que han bajado entre un 30% y un 40%

En términos generales el impacto es grande, fíjense que el informe del FMI de hace unas semanas está anticipando que América Latina no va a crecer, sino que va a tener crecimiento negativo. Hace tres meses decíamos que América Latina no iba a estar en recesión y ahora el Fondo dice que va a estar con crecimiento negativo. El tema es que la crisis está mordiendo. Nos entra por la caída de los precios de las materias primas, que han bajado no tanto como pudiera haberse esperado, pero han bajado entre un 30% y un 40%, el petróleo 60%.

Ha habido una caída en las remesas de los migrantes, que está entre un 10% y un 15%. Eso significa más o menos unos US$10.000 millones de dólares menos que van al bolsillo de las familias pobres de América Latina

Nos ha entrado también por el tema de la falta de crédito. Ha colapsado el crédito mundial. No hay crédito ni para gobiernos ni para empresas sobre todo, que se financiaban afuera, y ahora ya no lo pueden hacer o lo hacen a tasas mucho más caras. Hace seis meses estaban pagando un 1% arriba del Libor y ahora están pagando un 4%, un 5%, hasta un 6% para tener acceso al capital. Todo esto implica costos para los países.

También ha habido una caída en las remesas de los migrantes, que está entre un 10% y un 15%. Eso significa más o menos unos US$10.000 millones menos que van al bolsillo de las familias pobres de América Latina. También está la caída del turismo.

Ahora, ¿cómo golpea a cada país? depende, hay países que están más expuestos que otros, sobre todo los países de Centroamérica y también México, que dependen mucho de la relación con EE.UU. y están mucho más expuestos al impacto de la crisis.

En el caso de otros países como Brasil, que tiene un gran mercado interno y tiene un comercio exterior muy diversificado -hacia EE.UU., América Latina, Europa y Asia- el impacto es más balanceado.

Pero todo el mundo va a sufrir, todo el mundo va a tener que sufrir la mordida de la crisis.

¿Qué podemos hacer, los ciudadanos comunes para evitar al máximo los efectos de la crisis en nuestros bolsillos?
Víctor, Tijuana, México

La gente está tratando de actuar con mucha prudencia con respecto al gasto (...) y creo que eso es lo más aconsejable

Hoy en día hay dos niveles. Si lo pregunta a nivel del país en su conjunto, consumir más es una solución para los países. En el plano individual eso es más difícil, la gente está tratando de actuar con mucha prudencia con respecto al gasto y una mejor administración de sus recursos y creo que eso es lo más aconsejable.

¿Por qué invitar a Argentina, país que vive una aguda crisis desde hace muchos años, y no por ejemplo a Chile, con una economía mas importante y sólida?
Jose Guillermo Guarnizo M., Bogota.

Todo el mundo va a sufrir, todo el mundo va a tener que sufrir la mordida de la crisis

Eso depende un poco de una decisión que se tomó cuando se creó el G-20, se hizo una distribución en función de Producto Bruto Interno de los países y de América Latina se tomaron Argentina, Brasil y México. En su momento fue una decisión de Alemania y EE.UU. que crearon este grupo.

Sergio, desde Buenos Aires, Argentina, escribe "si nunca tantos paises disímiles se pusieron de acuerdo en algo tan importante , ¿por qué cree que se van a poner de acuerdo ahora?"

¿Qué espera usted, siendo realista, de esta reunión?

Yo dejaría la pregunta sin responder muy firmemente, yo espero que salgan cosas concretas. Hay voces escépticas de que realmente salgan posiciones articuladas.

Dependerá de la voluntad que pongan los países de resolver cosas concretas. Especialmente hay una que me preocupa en que no sé si habrá acuerdo, que es el tema del proteccionismo. Hay mucha declaración, pero cuando llegamos al momento de poner en marcha las medidas, todo el mundo trata de resolverlas a su manera y los proteccionismos y los nacionalismos están rampantes en todas partes.

Precisamente, Rodolfo Herrero, de Ranelagh, Provincia de Buenos Aires, Argentina, le escribe "no tengo duda de que la globalización terminó. Ahora empieza un mundo proteccionista". ¿Usted qué opina?

Especialmente hay algo que me preocupa en que no sé si habrá acuerdo, que es el tema del proteccionismo.

Yo creo que es cierto lo que dice, ese peligro existe. La preocupación es que entremos en un proteccionismo, que sería suicida. Si algo pasó en los años 30 es que los países se cerraron y demoramos 10 años en salir del foso, que se hubiera podido achicar si hubiera habido una política mucho más positiva.

Los países quieren proteger el empleo y piensan que cerrando las fronteras lo van a lograr. Quizás lo logren en el corto plazo, pero en el mediano y largo plazo es realmente una política totalmente contraproducente para el crecimiento.

¿Cómo es posible que una crisis en un mercado de bienes raíces tan lejos de mi país tenga un impacto tan amplio en el resto del mundo?
Juan Carlos González, Asunción, Paraguay

Nosotros no hemos tenido arte ni parte pero sentimos las consecuencias, porque la globalización nos une con todo

Este señor de Paraguay tiene toda la razón de hacer esta pregunta. ¿Por qué se produce esto? Porque tenemos un mundo interdependiente. Hasta ahora veíamos en los últimos años a la globalización con su cara simpática, ahora la vemos con su cara más dura.

La globalización hace que todos estemos ligados con todo, y fíjense que una de las cosas que se pone de manifiesto con esta crisis, es que la crisis nace en los Estados Unidos, se expande hacia Europa y en parte a Japón, y nosotros no hemos tenido arte ni parte pero sentimos las consecuencias, porque la globalización nos une con todo.

Al lector le digo que tiene razón, que comparto su preocupación y que la misma pregunta nos la hacemos todos los días.

Se dice que EE.UU. irá a la cumbre con intereses muy diversos a los de Europa

Todos los países van a ir con agendas propias, pero creo que la crisis es tan profunda que éste es el momento, tiene que de alguna manera ponerse por arriba de la mesa el interés del mundo

Todos los países van a ir con agendas propias, pero creo que la crisis es tan profunda que éste es el momento, tiene que de alguna manera ponerse por arriba de la mesa el interés del mundo. Porque si las cosas siguen yendo mal, aquí nadie se salva. Esta es una crisis universal que nos afecta a todos. Aquí no hay dónde hacer pie.

Obama se ha dado cuenta que esto no lo arregla él solo, que ninguno de los conflictos del mundo los arregla EE.UU. sólo y que precisa de los demás

Yo diría que la presencia de Obama es un viento fresco en el mundo y en Estados Unidos. Es un hombre que está hablando con mucha más franqueza.

Y sobre todo creo que una cosa importante que ha demostrado, es que se ha dado cuenta que esto no lo arregla él solo, que ninguno de los conflictos del mundo los arregla EE.UU. sólo y que precisa de los demás. Si esto se extendiera a los demás países y se dieran cuenta que todo el mundo precisa de todos, puede ser que viéramos una actitud mucho más constructiva.

Yo espero que este sentido común prevalezca, pero la pregunta queda abierta. Vamos a ver cómo se responde en los hechos.

¿Qué lección aprenderemos con esta crisis?
Cristina S Fonseca, São Paulo, Brasil

La principal lección que debemos aprender, yo diría que es que nadie puede vivir por encima de sus posibilidades

La principal lección que debemos aprender, yo diría que es que nadie puede vivir por encima de sus posibilidades.

EE.UU. hace 15 años que viene viviendo por encima de sus posibilidades, el 70% de los ahorros del mundo lo recibía EE.UU., entonces resulta ser que los ahorros, incluso de los sectores pobres del mundo, estaban financiando el consumo y la inversión en los países poderosos.

Nadie puede vivir por encima de sus posibilidades, esa es la gran lección. Yo creo que Obama lo entendió y de alguna manera lo está poniendo en claro. Creo que lo más importante es entender que tanto en política como en economía EE.UU. no puede resolver ningún problema sólo, dependen también de los demás.

Si no se resuelve nada en esta reunión del G-20, si no se progresa, ¿qué está en juego? ¿qué puede pasar?

La gran diferencial entre esta crisis y la del 30 es que en aquella época (...) demoraron cuatro años en reunirse, hoy se reunieron a los tres meses

Yo creo que si esto queda librado a los vientos que puedan venir del mercado, podemos entrar en riesgos muy grandes. Existen hoy ya también. ¿Qué quiere que le diga? Yo espero que eso no se produzca. Si se produce tendríamos riesgos muy grandes, de una gran deflación o una gran inflación. Están todos los riesgos abiertos.

Pienso que la gran diferencial entre esta crisis y la del 30 es que en aquella época la crisis fue en octubre del 29 y se reunieron los gobiernos recién creo que en abril del 33 en Londres. Una reunión que fracasó. Demoraron cuatro años en reunirse, hoy se reunieron a los tres meses, lo que demuestra que los países se han dado cuenta que no pueden dejar que las crisis se arreglen solas.

Hay que ayudar a la expansión de la demanda, y la verdad que lo están haciendo, los países se han arremangado y están interviniendo los Bancos Centrales, ayudando a la compra de activos, intervenciones espectaculares, yo diría. Eso es saludable. Se han dado cuenta que tenían que reaccionar, y ese es el tema central que va a estar en la discusión en Londres.

Estados Unidos en este momento tiene alguna distancia con Europa, porque EE.UU. cree que hay que inyectar más dinero en el sistema, y Europa dice que ya ha inyectado bastante. Yo creo que se va a llegar a una posición intermedia, pero están hablando. Y eso es positivo.






 

banner watch listen